viernes, 25 de mayo de 2012

TRIUNFO DEL MODERNISMO Y PUÑETAZO A LA FIESTA

Para terminar de ponerle la guinda al pastel, ayer hicieron acto de presencia por la Calle Alcalá los amados y a la vez detestados animalejos de Cuvillo (me niego en redondo a llamar Toro a semejantes espantajos). Hace unos días notaba en pequeños pero a la vez sabrosos detalles que esta MIERDA de feria cambiaba muy lentamente el rumbo y que no era tarde para que se enderezase; pero en los dos últimos días que han llegado los Cuvis y los Juampedros (como no) para hacerme despertar del letargo.
Pero como a los Juampedros ya les di cera ayer, hoy centraré únicamente en la chotada-charlotada de los Cuvis. Yo, en mis casi 21 años de vida, he visto animales mal presentados, muy mal presentados, y luego a lo de ayer; y para terminar de rizar el rizo, después de todo eso, al tercer cuvillo de la tarde, primero del lote de Daniel Luque. Bichillos no ya anovillados, sino aunténticos becerros, que nada tendrán que envidiar a los que llevan a mi pueblo en las fiestas para la becerrada de las peñas.
¿La primera plaza del mundo? ¡¡Mis cojones!!
¿La primera feria del mundo? ¡¡Mis cojones!!
¿Cuvillo, una de las mejores ganaderías? ¡¡Mis cojones!!
¿Luque, un torero con futuro? ¡¡Mis cojones!!
¿Silveti, una esperanza mexicana? ¡¡Mis cojones!!
¿Faena de Puerta Grande de Mounsier Castellá? Allá los gustos de cada uno, pero a juzgar por el mio....... ¡¡Mis cojones!!
Y es que por mucho que ayer me dijeran de todo, no soy capaz de emocionarme con una faena a un animalillo chochón a más no poder, que se tragaba todo sin rechistar, bobalicón como una ovejilla y con menos peligro que un toro disecado. No soy capaz de emocionarme con una faena de doscientos mil pases en los que escupía al animal hacia fuera y con la pierna retrasada. Tampoco me emociona el clásico y ya tradicional encimismo de final de faena de Castella en la que saca a relucir todo su arsenal de circulares, péndulos, ochos ojedistas y demás numeritos de circo. Cierto es que yo vi tres naturales buenos de verdad y algunos pases del desprecio bonitos, bonitos, bonitos... Y también le reconozco a Castella con gran admiración y profundo respeto la gallardía que tuvo de venir a torear con los puntos aun frescos de una fuerte cornada hace una semana, y como aguantó aquel día durante más de una hora en el ruedo con la pierna rajada y echando sangre. Eso es tener vergüenza torera y un par de huevos bien puestos, dicho de otra manera, eso es de TORERO. Pero es que no es mi estilo, lo siento.
Ya se que soy joven, joder si como me dicen muchos mayores que me siguen el blog soy casi un niño todavía, y que la Tauromaquia 2.0 es lo que domina mi tiempo, y que lo normal en alguien de mi edad es que ayer jaleara sobremanera la faena de Castella. Pero no, tengo la cabeza de un viejo sobre los hombros de un joven, y me quedo con el Toro fiero y encastado de toda la vida, y con esa reliquia antigua que es la suerte de varas, y con los cánones clásicos del toreo clásico. Si a alguien no le gusta como pienso, que se joda, dicho sea de paso.
Inmediatamente antes y después del gran homenaje de Castella al modernismo, actuó un tío que llevan unos años intentando colárnoslo como figura, pero que a mí no me engañan. Este no vale ni para el toreo clásico, ni para el toreo moderno; y es por este último por el que parece que se decanta. Pero a lo único que se dedica es a aburrir y a aburrir con esos banderazos a media altura, fuera de cacho, descargando la suerte y con una distancia kilométrica entre su cuerpo y el del bichillo. De verdad, que si esto es el futuro... ¡¡que paren el mundo que yo me bajo!!
Al dinástico Silveti también intentan colárnoslo como promesa, y lo que más temo es que al tratarse del hijo, nieto, bisnieto y sobrino de.....  van a conseguir su objetivo sin pequeños problemas. No sería el primero. Pero tampoco me engañarán con este. Que lo lleven a una escuela de danza, que allí seguro que tiene mucho futuro, visto lo danzarín que estuvo ayer. Pero como torero... no lo veo la verdad.
Por Dios santo, que llegue ya el miércoles que viene y que salga ya el Toro... Que tanto esperpento ganadero y tanto toreo modernista están haciendo agonizar la Fiesta.


FICHA DEL FESTEJO


4 Toros de Núñez del Cuvillo (muy mal presentados por abecerrados; flojos, manejables, chochones y desesperadamente nobles); 1 Toro de Carmen Segovia (2º, sobrero) de comportamiento asnal y descastado; 1 Toro de Salvador Domecq (6º, sobrero) noblote y sin maldad.

Sebastián Castella (de purísima y oro): Silencio y ovación tras petición y dos avisos.
Daniel Luque (de burdeos y oro): Silencio y silencio.
Diego Silveti (de blanco y oro) CONFIRMA ALTERNATIVA: Palmas y silencio

8 comentarios:

Diego Cervera Garcia dijo...

Luis:
Madre mía!!! y eso que yo suelo ser duro y critico, pero tu me superas con creces!!

Cierto es que la corrida de ayer no estuvo en presentación a la altura de Madrid, y simplemente se tapaban por la cara.

Luis, te saco 10 años, pues dices que tienes 21, y te puedo asegurar que yo en mis años no he visto una feria vacía en contenido y con un ridículo mas espantoso como el de Julio Aparicio.

Un saludo

Emilio Roldán Hernández dijo...

*(cómo no...). Pienso lo mismo que tú, Luis. Y si seguimos tolerando este fraude ganadero y empresarial y este destoreo, a La Fiesta -como diría mi abuelo- le quedan dos cafés y un telediario. Un abrazo y hasta esta tarde.

Luis Cordón Albalá dijo...

Diego:
Soy un poquillo crítico, es cierto, pero ya no se si pensar que es bueno o malo.
Por otro lado, me pasa como a ti, creo que en mis años (recalco en los míos) no he visto una feria tan pésima. Ha habido cosillas puntuales, cierto, pero no recuerdo un año tan asqueroso e inaguantable. Mucho mérito tenemos los aficionados de aguantar esto, la verdad.
Un abrazo

Luis Cordón Albalá dijo...

Exactamente, querido Emilio... ¡¡¡como no!!!
Ahora, ya me dirás tú como paliar esta mentira que cada vez está más extendida. ¿Dos cafés y un telediario dice tu abuelo? Me conformo con que sea un chupito de anís y la chica del tiempo.
Un abrazo figura, hasta esta tarde.

Luis Cordón Albalá dijo...

Por cierto Diego, aunque todavía no haya podido demostrarlo, pero también soy muy sensible con las cosas buenas y disfruto y aplaudo como el que más cuando algo así pasa. Espero que la semana que viene te des cuenta.
Un saludo

Enrique Martín dijo...

Luis:
Hay una serie de clichés que se fijan y todos los siguen. Uno de ellos es que los Cuvillitos no van al caballo, son flojitos, pero luego son bravos en la muleta ¡Falso! Siguen el trapo como si fuera una mascota. No embiste queriendo cogerla.
Resulta que Castella es un torero valiente que se queda muy quieto y pone los pelos de punta ¡Falso! Es un torero de apariencias. Aparenta que es valiente con esos inicios de faena de los pases por detrás, cuando empieza a fijar al toro en la muleta muy de lejos y le marca la salida con tiempo para que cambie la trayectoria cómodamente y si no, se aparta, total, si encima se lo aplaude muchas más.
Los Fuente Ymbro son un dechado de bravura ¡Falso! Son como todos, con un puntito encastados, que con los berzas de toreros que hay, les hace aparentar fieras que se comen el mundo. Pero ese puntito no quiere decir que sean encastados, lo son solo una pizca más que las demás monas.
Y hay muchos más tópicos, que Manzanares compone bien, que no sé que es eso aparte de crear el Paquito el Chocolatero, que el Juli manda y tiene poder, sobre todo a toros que ya salen mandados de toriles. Pero bueno, aquí hay unos cuantos que quieren descubrir estas cosas. Y tú ya te has metido en este embolado, lo siento, como en el chiste, haber elegido muerte y no susto.
Un abrazo

Emilio Roldán Hernández dijo...

¡Cómo no! jejejjejeje

Luis Cordón Albalá dijo...

Enrique, aunque muchos piensen que estoy como un Cuvillo (perdón, como una cabra), al único Fuente Ymbro de ayer que salvo de la quema es al 3º. Eso sí es un verdadero toro de lidia, y nadie supo lidiarlo. Banderazos por aquí y banderazos por allá durante los dos primeros tercios, dejar al novillo a su aire por su querencia sin sacarlo a los medios a pararlo y, para colmo de males, un novillero que no lo macheteó por bajo ni supo como meterlo mano. Con una lidia en condiciones seguro que se podría haber visto otro toro, no para hacerle una faena de esas de 60 o 70 muletazos, pero sí diez muletazos bien pegados y alborotar Madrid. Ahora pregunto: ¿Para que coño sirven las escuelas? Pues por lo que tengo entendido, solo para aprender a torear con ventajas.
Otra cosilla, a lo mejor Fuente Ymbro no será un dechado de bravura, pero ningun figurín se apunta ya a estosy eso para mí es un valor añadido.
Un abrazo