viernes, 29 de marzo de 2019

FERIA DE SAN ISIDRO 2019 (II): LOS TOREROS

Diseminado el asunto ganadero, es tiempo ahora de hacer lo propio con quienes vestirán el chispeante. Como ya pasó hablando de ganaderías, llegamos a la conclusión de que faltar, más bien faltan pocos nombres de relieve. El primero que se nos puede venir a la cabeza es el mismo de siempre: José Tomás, pero cada año que pasa esta empresa cobra menos realismo. Casi tan poco realista como la fantasía de muchos consistente en haber tenido a Alejandro Talavante de vuelta. También resulta curioso ver cómo un nombre que despertó tantísima expectación en su época novilleril, véase Jesús Enrique Colombo, no haya dejado rastro a la hora de confeccionarse los carteles. No menos curioso resulta también la ausencia de quien abrió una puerta grande hace un par de veranos: Javier Jiménez, de quien tampoco se tiene noticia alguna. Y hablando de curiosidades, la  que despierta la ausencia de quien vendían hasta hace muy poco como futuro figurón del toreo: Antonio Catalán "Toñete", teniendo en cuenta además que lo apodera el propio Simón Casas. Al parecer, entre las clausulas existentes que podían encontrarse en ese acuerdo de apoderamiento, se encontraba la de no torear durante este 2019 en Sevilla y Madrid. No hace falta preguntar por los Morante-Cayetano-Manzanares, pues mordieron polvo al olor del bombo, y quizás (solo quizás) salvando al primero, la verdad es que mejor tal cual nos quedamos. Un quebradero de cabeza menos. Y sobre los lesionados Enrique Ponce y Jiménez Fortes, solo nos queda desearles una recuperación lo más pronta posible.




A ultimísima hora llegó la noticia de que los huecos vacantes que dejaba Ponce iban a ser ocupados por el... Bueno, por don Julián. De malos modos y de malas maneras, como acostumbra este sujeto cada vez que su nombre asoma en algún lado, sobre todo Madrid. Ausente en un primer momento junto a ese terceto antes mencionado (el bombo tenía mucho que ver), finalmente debió convencerle llevarse el parné que iba a cobrar Ponce en un primer momento. Y por supuesto, que sin necesidad de pasar por el bombo de Simón, se iba a llevar de calle la juampedrada y la cuvillada. Y yo me pregunto que si a Ponce le hubiera salido la bolita no ya de Adolfo Martín, si no del Puerto de San Lorenzo o de Fuente Ymbro ¿hubiéramos tenido este bajonazo de última hora haciendo un julipié la mar de hermoso? Sea como fuere, el caso se ha hecho efectivo gracias a la bajada de pantalones del palabrero que tenemos por empresario. Quizás, hubiera sido una oportunidad de oro para anunciar en la Corrida de la Beneficencia al triunfador de San Isidro, como se hacía antaño. Quizás hubiera sido oportuno también darle una segunda tarde a toreros que bien podrían haber merecido algo más que un solo festejo, caso de Gonzalo Caballero o Gómez del Pilar. En fin...






En cuanto a lo que sobra de la feria, principalmente (se lleva diciéndolo muchísimo tiempo y es repetirse hasta la saciedad), son festejos. Solo así nos ahorraríamos tanto relleno y se incentivaría de una vez por todas la calidad. Porque cantidad no es calidad, necesariamente. Y los últimos sanisidros son una buena prueba de ello. ¿Qué pintan dos tardes Luis David Adame, José Garrido o Juan del Álamo? ¿Qué pintan en la feria Eugenio de Mora, Daniel Luque, Juan Leal, El Fandi o Joaquín Galdós? ¿Y Finito de Córdoba, dónde va Finito de Córdoba? ¿Y a Antonio Ferrera no le hubiera bastado con dos tardes, y gracias? RE-LLE-NO.














TRES TARDES


DIEGO URDIALES (Fuente Ymbro - Alcurrucén/Lozano Hermanos - Núñez del Cuvillo): Entra en la feria como merece, ni más ni menos. Va bien colocado además con el ganado, teniendo la suerte de que el bombo le deparó Alcurrucén y, posteriormente, eligió mejor (Fuente Ymbro). Eso sí, a algunos nos hubiera gustado verlo menos con lo de Cuvillo y más con otra cosita. Pero bueno, si esto de Cuvillo tuviera los matices del pasado año, podría dar también una gran tarde.



PACO UREÑA (Juan Pedro Domecq - Alcurrucén/Lozano Hermanos - Victoriano del Río/Toros de Cortés): Reapareció en Valencia después de su grave percance, y felizmente demostró que sigue siendo el mismo. Madrid le espera, y espera que por fin pueda consumarse el golpe definitivo que le falta en esta plaza. Una pena que haya elegido la juampedrada para una de sus comparecencias, pero lo de Alcurrucén suele echar ejemplares encastados, y Victoriano del Río también, según tengan el día.



ROCA REY (Parladé - Adolfo Martín - Victoriano del Río/Toros de Cortés): El torero de moda irrumpe un año más en Madrid, llevándose además lo que muchos consideran "el coco del bombo" (lo del "coco" será por lo malo que lleva saliendo en los últimos años, porque por otra cosa...). Sin embargo, sus maneras un tanto tremendistas y otro tanto muy apegadas al toreo 2.0 no terminan de convencer al aficionado exigente de Madrid (a los cuatro o cinco que ya quedan). Veamos como viene este año.



LÓPEZ SIMÓN (Parladé - Puerto de San Lorenzo/La Ventana del Puerto - Santiago Domecq): Quien ya suma cinco puertas grandes en Madrid sin haber pegado un solo muletazo. Otra cosa no, pero un rato meritorio sí que es. Y aquí le tenemos un año más, anunciado tres tardes y esperemos que con la incentivación de querer cortar alguna oreja en Madrid después de torear, aunque sea por una vez en la vida.



OCTAVIO CHACÓN (Pedraza de Yeltes - Victorino Martín - Celestino Cuadri): Gran revelación del pasado 2018 en aquella dificilísima corrida de Saltillo, y reivindicándose en Otoño ante otro correoso ejemplar de Fuente Ymbro. Ha empezado la temporada muy bien en Valencia, y la ilusión por verle es máxima. Además, le tendremos una cuarta tarde dentro de poco, el próximo domingo 14 de abril y ante otra corrida de Victorino Martín. Una apuesta fuerte.



EMILIO DE JUSTO (Jandilla/Vegahermosa - Victorino Martín - Baltasar Ibán): Torero también revelación la pasada temporada con una puerta grande conseguida en Otoño, aunque un tanto barata. Jandilla por un lado, y por el otro dos compromisos fuertes con Victorino Martín y Baltasar Ibán. Bien por él. Esperemos que este año termine de convencer muleta en mano a quienes no consiguió meterse en el bolsillo hace un año.



GINÉS MARÍN (Montalvo - Garcigrande/Domingo Hernández - Alcurrucén/Lozano Hermanos): Se trata este de un matador dotado de un corte torero muy exquisito, y que apuntó alto al principio, llegando incluso a salir a hombros de esta plaza hace dos temporadas. Posteriormente no ha conseguido ratificar aquel triunfo, pasando de puntillas en sucesivas comparecencias por esta plaza. Le convendría pisar el acelerador este año.





ÁLVARO LORENZO (El Tajo/La Reina - Alcurrucén/Lozano Hermanos - Garcigrande/Domingo Hernández): Una puerta grande en este escenario a principios del 2018 le puso en órbita. Tres tardes es hacerle justicia.





SEBASTIÁN CASTELLA (Jandilla/Vegahermosa - Garcigrande/Domingo Hernández - Victoriano del Río/Toros de Cortés): Entró en el bombo y este no le pudo deparar mejor destino conforme a sus intereses: Jandilla. El resto, como siempre: cómodo y sin demasiadas complicaciones.



ANTONIO FERRERA (Zalduendo - Puerto de San Lorenzo/La Ventana del Puerto - Alcurrucén/Lozano Hermanos): Tres tardes son muchas tardes para un torero que lleva mucho tiempo sin justificarse en Madrid. Seguramente, las cosas del tener que rellenar tantos huecos.








DOS TARDES


JAVIER CORTÉS (La Quinta - Pedraza de Yeltes): Torero que ilusiona a los aficionados exigentes desde su época de novillero, llamó la atención en los desafíos ganaderos de 2017, y en 2018 se reivindicó. El 2019 debería seguir dejando el pabellón alto, y viendo con qué está anunciado, se podría decir a priori que tendrá material.



MIGUEL ÁNGEL PERERA (Fuente Ymbro - El Puerto de San Lorenzo/La Ventana del Puerto): No hace falta comentar mucho acerca de este matador. Si acaso, que sus dos comparecencias vendrán marcadas por dos hierros que últimamente están en buen momento. Pero en verdad, para lo que él suele ofrecer, que es la monofaena vulgar y pegapasista al uso, solo se puede desear que no acabe aburriendo también a los ejemplares que le toquen en suerte.



ROMÁN (El Tajo/La Reina - Adolfo Martín): Quien cuenta con un concepto del toreo poco ortodoxo y embarullado, aunque con algo muy positivo: siempre se preocupa de lucir a sus toros. Consiguió salir a hombros hace dos veranos, cosa que le hizo entrar en todas las ferias. El pasado año, en tres tardes, pasó de puntillas y además se dejó ir varios toros de nota, como el Hechizo (Fuente Ymbro) o el Taponero (Miura).



LUIS DAVID ADAME (Montalvo - Zalduendo): Mediano de la insufrible saga Adame, su toreo no se aleja demasiado de lo que ofrece su hermano el mayor. O sea, pegapasismo chabacano y muy alejado de las formas clásicas. Y además, también parece haberse copiado de su hermano hasta en eso de ponerle cara de perro al presidente de turno que no entra por el aro a la hora de regalarle las orejas. Hace un año sorteó al famoso Ombú, siéndole otorgado un despojo de tal ejemplar. Por lo demás, poco o nada digno de mención.



PABLO AGUADO (Montalvo - Santiago Domecq): La oreja cortada la pasada feria de otoño (un tanto benévola, por cierto), le hace entrar dos tardes en este serial, además de matar la de El Torero el próximo domingo de Resurrección. De novillero mostró finas maneras y un concepto que recuerda a la Escuela sevillana, pero como se dice ahora en el mundo del fútbol, le falta cocción.

JUAN DEL ÁLAMO (El Pilar - Las Ramblas): Su amplia colección de orejitas en esta plaza le han hecho un imprescindible año tras año en Madrid a la hora de rellenar huecos, aunque al aficionado le diga poco su toreo.



JOSÉ GARRIDO (El Pilar - Fuente Ymbro): Pasan los años y con ellos las ferias; y por más que lo intentamos y requeteintentamos, aún somos muchos los que no hemos conseguido verle a este torero ninguna de esas virtudes tan cacareadas desde que era novillero. Ya son muchas tardes pasando de puntillas por esta plaza, el asunto empieza a aburrir un poco.



EL JULI (Juan Pedro Domecq y Núñez del Cuvillo): Todo dicho.



FERNANDO ROBLEÑO (José Escolar - Valdellán): Por momentos pareció volver a sus antiguos fueros el pasado mes de septiembre ante el famoso Navarro de Valdellán, ofreciendo a la parroquia algunos naturales con mucha enjundia. Si fuera capaz de repetirlo ante los escolares o los valdellanes próximamente pero con más rotundidad, sería de cine.



CURRO DÍAZ (Baltasar Ibán - Zalduendo): Pinturero y cargadito de detalles, pero tomando cada año que pasa más precauciones.



MORENITO DE ARANDA (Las Ramblas - Fuente Ymbro): También muy pinturero, solo que este sí es de los que se ponen y saben torear de verdad. Por ende, siempre se le espera en Madrid, feudo donde ha dado buenas tardes de toros y ha dejado multitud de detalles, como por ejemplo un formidable ramillete de verónicas el pasado año, y el cual justificó las más de dos horas que duró ese tedioso festejo.



PEPE MORAL (Baltasar Ibán - Fuente Ymbro): Gran faena el pasado año al recordado Chaparrito, con la que por fin terminó de convencer a gran parte de la afición de Madrid. Se espera que  sea capaz de ratificar ese buen toreo. Con esas dos ganaderías a las que se enfrentará, todo hace prever que oportunidades tendrá.






UNA TARDE


RUBÉN PINAR (La Quinta): Abre feria un torero que en los últimos años parece haber encontrado su sitio en el circuito de las llamadas corridas duras. Y la verdad que, dejando aparte lo tosco que resulta su toreo, el hombre parece defenderse con solvencia en estos lares.



THOMAS DUFFAU (La Quinta): Francés que cortó una oreja el pasado mes de septiembre a un toro de Pallarés. Credencial suficiente para tenerlo en la feria.
.
FINITO DE CÓRDOBA (Fuente Ymbro): ¿Cuáles son los credenciales que presenta este señor para verse anunciado en Madrid una vez más? ¿Que le apodera Simón Casas? Es lo único que se le ocurre a uno. Hace muchísimos años que en Madrid no solo no interesa, sino que se le dejó de tragar. Y,
además, en un día tan señalado como lo es el 15 de mayo y en un cartel de lujo. No, no se entiende.



DAVID GALVÁN (Valdefresno/Fraile Mazas): Torero joven del que se lleva temporadas esperando cositas importantes, sin terminar de llegar estas. Se anuncia, además, el próximo domingo de Resurrección con los toros de El Torero.



JUAN ORTEGA (Valdefresno/Fraile Mazas): Muy grata fue la sorpresa que nos llevamos el pasado verano con este matador, el cual en su época de novillero no terminó de convencernos a unos cuantos. Sin embargo, mostró para la ocasión un toreo mucho más reposado y con formas muy clásicas. Puede ser una de las sensaciones de la feria, si los de Valdefresno se prestan a ello y él tiene el día. Completará también la terna del domingo de Resurrección.

JOAQUÍN GALDÓS (Valdefresno/Fraile Mazas): Poco más que añadir a lo anteriormente expuesto sobre este matador. Solo que ha gozado de unas cuantas oportunidades en esta plaza que han terminado cayendo en saco roto.



JOSELITO ADAME (El Tajo/La Reina): Primogénito de la familia Adame, y de quien también ha quedado todo expuesto.



GONZALO CABALLERO (El Pilar): Se trata este de un torero que dispone de muy buenas maneras y muy pocas oportunidades. ¿De verdad tanto hubiera costado incluirle una tarde más en el abono?

EL CID (Parladé): En el año de su adiós a los toros, se espera y desea que Manuel Jesús salga con ganas de dar un recital en memoria a sus mejores años.



ÁNGEL TÉLLEZ (Jandilla/Vegahermosa): Confirmará la alternativa en plena feria quien ha sido un novillero de más nombre que argumentos dejados en el ruedo.



DAVID DE MIRANDA (Juan Pedro Domecq): Es una inmensa alegría ver anunciado a este torero en San Isidro, después de la lesión sufrida hace dos veranos. Viene a confirmar alternativa y, además, también se espera que confirme las buenas sensaciones que dejó en sus tiempos de novillero.



JUAN LEAL (Pedraza de Yeltes): De Francia, y que lleva algunas temporadas colándose en la feria sin reeditar créditos de un año para otro, en verdad.



GÓMEZ DEL PILAR (José Escolar): Se ha hecho un huequecito en las corridas donde el Toro hace aparición (vulgarmente conocidas como duras), y el hombre parece ir creciendo a pequeños pasos en ese circuito. Por cierto, ¿no hubiera merecido este señor entrar en una 2ª tarde, en detrimento de otros espadas los cuales no se sabe muy bien qué pintan anunciados?



ÁNGEL SÁNCHEZ (José Escolar): Novillero de altos vuelos en su época, tomó la alternativa el pasado año en la corrida de Adolfo Martín, estando poco acertado aquella tarde. Muchos confían en él, y el hecho de haberse curtido matando mucho santacoloma da a pensar que puede funcionar en ese circuito. Está también anunciado para el día 2 de mayo.



DANIEL LUQUE (Victorino Martín): He aquí el que iba para figura, y se ha quedado para los restos de los restos. En verdad tiene más que suficiente con una tarde, pero ¿alguien hubiera echado en falta su ausencia?



MANUEL ESCRIBANO (Adolfo Martín): Poca historia se recuerda de este matador desde el indulto al toro Cobradiezmos en la Maestranza. Y de eso han pasado ya tres temporadas. Se sabe que dentro lleva buenas maneras para enfrentarse a este tipo de corridas, pero debería apretar el acelerador, pues no puede vivir toda la vida de aquella renta.



DAVID MORA (Alcurrucén): Caso muy parecido al anterior: aquella faena al Malagueño de Alcurrucén hace tres ferias no debería durar toda la vida. Lleva ya tiempo arrastrándose por las plazas y dando sensación de tristeza, hecho agravado además por la cosa de que siempre se lleva al mejor toro de cada festejo, y se lo deja ir sin torear.



TOMÁS CAMPOS (Las Ramblas): Actuó el verano pasado en esta plaza y, los que le vieron, afirman rotundamente que es un torero a seguir. Bienvenido sea y deseando que ratifique tan buenas sensaciones.



EUGENIO DE MORA (El Ventorrillo): Relleno, relleno, relleno y más relleno. Y por si a alguien no le ha terminado de quedar claro... RE-LLE-NO.



SEBASTIÁN RITTER (El Ventorrillo): Merecía entrar este año con todas las de la ley, después de vérselas con muchísima dignidad y solvencia el pasado año con los demonios andantes de Saltillo.



FRANCISCO JOSÉ ESPADA (El Ventorrillo): Mucho ruido, y pocas nueces. El pasado año, sin ir más lejos, se le fue con las orejitas puestas un gran toro de Baltasar Ibán al cual no fue capaz de someter, y todo lo cacareado por los adeptos al sistema sobre él ha tenido poco refrendo por su parte. Tiene esta oportunidad y, además, la del 2 de mayo.



IVÁN VICENTE (Valdellán): Destellitos y elegantes poses, pero resbala (y mucho) en el toreo fundamental. Se le recuerdan buenos naturales hace dos años, un 12 de octubre. Pero poco más.



CRISTIAN ESCRIBANO  (Valdellán): La oreja cortada el pasado mes de septiembre a un toro de Saltillo le hace entrar una tarde en la feria y, además, vestirse de goyesco el 2 de mayo.



RAFAELILLO (Celestino Cuadri): Fijo en este tipo de corridas, Rafaelillo se trata de un torero que ha combinado magníficas faenas en esta plaza con otras tardes en las que no ha querido ni verse a sí mismo. ¿De qué palo le tendremos esta vez?



LÓPEZ CHAVES (Celestino Cuadri): Un torero que hace años también era un fijo en este tipo de corridas, y la empresa ha considerado oportuno desempolvarlo para dar cuenta de la corrida de Cuadri. Seguramente tampoco habría muchos candidatos para estos menesteres.



EL FANDI (Santiago Domecq): Una, y gracias. Y si hubiera sido ninguna, habría sido muchas gracias. En fin...





martes, 26 de marzo de 2019

FERIA DE SAN ISIDRO 2019 (I): LOS TOROS

Pues nada, que ya tenemos a nuestra disposición la cartelería de la feria de San Isidro 2019. O como dirían los intelectuales, Habemus San Isidro. Uno nunca pierde la esperanza de que alguna vez pudiera darse la circunstancia de no recurrir a la clásica frase de siempre: "Esta feria es peor que la del año pasado, y mejor que la del que viene". Pero en este 2019, por desgracia, la esperanza cae en saco roto y tenemos que decir, un año más, que LA FERIA DE SAN ISIDRO 2019 ES PEOR QUE LA DEL 2018, Y PROBABLEMENTE MEJOR QUE LA DE 2020. 

¿Que qué le faltaría a esta feria para que podamos decir que es una gran feria? Hombre, ya puestos, pudieramos decir que le faltan nombres tipo Manolete, Gallito, Manolo Vázquez, el Viti, Belmonte, Curro Romero... Y también del tipo Aleas, Vicente Martínez, Coquilla, Graciliano Pérez-Tabernero... Si por pedir, no será. Ahora bien, siendo realistas, a esta feria la verdad es que faltarle, lo que se dice faltar, le faltan pocas cosas, porque bien es cierto que, prácticamente, no hay más cera que la que arde. Tiempo habrá en sucesivas entradas de hablar sobre los toreros: lo que hay, lo que no hay, lo que pudo haber y no hubo, lo que sobra, lo que falta... Pero ya habrá tiempo para esas cosas.




Es tiempo ahora de hablar de los toros. ¿Qué es lo que tenemos? De todo, pero sobre todo muchísima paja. ¿Qué falta? Por desgracia, poca cosa. Al tratarse de la feria más importante del Mundo (o eso dicen), se puede decir que la mítica vacada de Miura debería estar anunciada sí o sí. Pero hay muchas connotaciones en este apartado. Primero, que el descalabro del año pasado, con positivo en afeitado incluido, la hacen merecedora de quedarse fuera un tiempecito; y por otro, que estos ganaderos anteponen Sevilla y Pamplona a Madrid, y eso desemboca en que es muy complicado que todos los años saque una corrida para Madrid que cumpla los estándares mínimos.
¿Saltillo? Al parecer, solo comparecerá en desafío ganadero más adelante, lo que lleva a pensar que no tiene toros suficientes. Aunque sobre Saltillo es justo decir que son cada vez menos aficionados los que la echan de menos. Bien es cierto que ahí quedan toros de la talla de Horquillito o Viergado, pero convertir en costumbre eso de lidiar corridas que en otra época hubiera provocado aunténticos escándalos y desórdenes públicos... Como que no. ¿Dolores Aguirre? Ciertamente se le echa de menos. ¿Partido de Resina? Sin noticias de Holanda, que se suele decir, aunque después de lo del pasado 12 de octubre, mejor dejarla para otro momento. ¿Cebada Gago? ¿Torrestrella? ¿Rehuelga? ¿Flor de Jara? ¿Mauricio Soler Escobar? ¿Juan Luis Fraile? ¿Alguna de la rama de Vega-Villar como Barcial o Monteviejo? ¿Algo de Murube para lidiarse a pie? ¿La rama vazqueña de la mano de Concha y Sierra o Prieto de la Cal? ¿Aquella rama antiquísima del Conde de la Corte con la marca a fuego del Cura Valverde? Si no será por falta de ganaderías, pero en la inmensa mayoría nos topamos con la misma frase: "no tienen toros para Madrid". Y es la puñetera realidad, pero yo pregunto a qué se debe esto. ¿Puede ser en gran parte a que el fallo realmente está en la mentalidad de los aficionados, que ven trapío únicamente en los kilos, el tamaño y la cornamenta, y ello se ha trasladado a presidentes y veterinarios?





Por otro lado, ¿se podría conseguir una feria de mayor calidad si se prescinde de lo supérfluo? Por supuesto. Básicamente, lo que sobra, son festejos. Treinta y cuatro tardes son muuuuuuchas tardes. Demasiadas. Al final, eso obliga a rellenar los muchos huecos existentes, y así es como llegamos al punto en que hay anunciados unos cuantos hierros que mejor hubiera sido dejarlos en la finca, toreros que hacen dobletes cuando en realidad con una sola tarde hubieran ido que chutan; y otros que vienen anunciados en una tarde y cuya presencia no está del todo justificada. ¿Qué sentido tiene confeccionar una feria tan larga, para luego a la hora de pasar por taquilla al abonado se le va a dar la oportunidad de echar la quiniela, llegando así en muchos festejos al dantesco espectáculo de la media plaza? ¿No se hubiera ganado en calidad, y también economicamente, reduciendo el número de festejos, e incluirlos todos en un solo abono, sin posibilidad de eliminar festejos, y a un precio más asequible?

En cualquier caso, lentejas es lo que hay. Como ya habrá tiempo más adelante de hablar de los toreros anunciados, centrémonos ahora principalmente en el Toro, el cual viene cargadito de cosas, buenas, menos buenas,  malas, y de ahí a paupérrimas e inexplicables. Cae bien el triplete de una gandería como Fuente Ymbro, dados las enormes tardes que ha ofrecido últimamente, así como la presencia de los clásicos denominados toristas como Baltasar Ibán, Valdellán, La Quinta, José Escolar, el regreso de Celestino Cuadri y, aunque fuera de ese denominado torismo, Alcurrucén con otro doblete, la cual también suele echar ejemplares de nota. Más entrados en materia, el Toro de San Isidro es el que sigue:


LA QUINTA (*14 de mayo --》Rubén Pinar/Javier Cortés/Thomas Duffau.
*27 de mayo (novillada) --》Ángel Jiménez/El Galo/Francisco de Manuel): Doblete de una ganadería de procedencia Santa Coloma, con corrida de toros y novillada. De esos dobletes que nada molestan, y además abriendo feria. Nada mal para abrir boca.


FUENTE YMBRO (*15 de mayo --》Finito de Córdoba/Diego Urdiales/Miguel Ángel Perera.
*3 de junio (novillada) --》 Juanito/Antonio Grande/Diego San Román.
*14 de junio --》 Morenito de Aranda/Pepe Moral/José Garrido): Presente en tres tardes, con todo el merecimiento del mundo. Ejemplares como Hurón, Laminado, Agitador o Damasco tienen la culpa de esto, de que los aficionados la tengan cada vez más en cuenta y, dicho de paso, de que los figurones del todo y de a la vez nada cada vez se apunten menos a ella. Ay, la casta...


VALDEFRESNO/FRAILE MAZAS (16 de mayo --》 David Galván/Juan Ortega/Joaquín Galdós): Dicen los que la vieron que lidió buenos ejemplares el pasado 15 de agosto en 2018, pero ciertamente esta gandería ha provocado desde tiempos lejanos numerosas tardes de tedio y solemnes cabreos. Como un grano no hace granero, se le puede considerar una ganadería de relleno en esta feria. Vamos, que sobra.






EL TAJO/LA REINA (17 de mayo --》Joselito Adame/Román/Álvaro Lorenzo): La ganadería del maestro Joselito suele echar toros que no se emplean en varas, van con la casta justita y ofrecen grandes oportunidades de triunfo a quienes los sortean. La corrida que lidió el pasado año con motivo de la Goyesca fue claro ejemplo de ello.


MONTALVO (18 de mayo --》Ginés Marín/Luis David Adame/Pablo Aguado): Irregular donde las haya, y que lo mismo se planta un año y lidia una buena corrida de toros, que pasan tres o cuatro años echando aunténticos saldos de borregos inválidos que le dan la tarde al más pintado.


CONDE DE MAYALDE (Novillada, 20 de mayo --》Rafael González/Marcos/Fernando Plaza): Habitual en novilladas y sobreros de corridas de toros, sobre todo cuando aparecen la figuras. Esto último lo dice todo: animales más bien flojos en los primeros tercios de la lidia y que luego en la muleta se vienen arriba y sacan esa nobleza y dulzura empalagosa.


EL PILAR (21 de mayo --》Juan del Álamo/José Garrido/Gonzalo Caballero): ¿Cuánto tiempo hace que esta ganadería no se presenta en Madrid con una corrida medianamente aceptable?¿Cuánto tiempo hace que no se libra de los escándalos con novillotes adelantados, inválidos e inservibles para otra cosa que no sea carne? Su presencia, un año más, clama al cielo, y si algún poder divino no lo remedia a última hora, ese día el aficionado volverá a ser víctima de esta chacota.


PARLADÉ (22 de mayo --》El Cid/López Simón/Roca Rey): La que apunta a ser una de las últimas corridas que se lidiará en Madrid con este hierro. Siempre se le recordarán buenos ejemplares para la muleta, pero a costa de convertir la suerte de varas en una pantomina. El medio-toro de toda la vida.


JANDILLA/VEGAHERMOSA (23 de mayo --》Sebastián Castella/Emilio de Justo/Ángel Téllez): Siempre nos quedará la esperanza de que eche otra similar a la buena corrida de toros que se lidió en la feria del año 2017. Que para esperpentos ganaderos como el del pasado San Isidro, día en que lidió una auténtica borregada inválida, ya habrá tiempo de pensar.


JUAN PEDRO DOMECQ (24 de mayo --》El Juli/Paco Ureña/David de Miranda): No, definitivamente no se puede aceptar semejante porquería en San Isidro solo porque sea una de las favoritas de los figurones de todo y a la vez de nada. Para el empresario, como imán para atraer al bombo a aquellos, le habrá venido de lujo, pero al final el que paga es el aficionado, y está harto de tragar año tras año con los innumerables petardos que ha protagonizado esta ganadería. Dos buenos encierros en esta plaza: 2011 y 2015, de acuerdo. ¿Y el resto, qué? ¿No cuenta? A algunos hasta le servirá aquel ejemplar del año pasado llamado Ombú para justificar su presencia este año, pero si eso se supone que es el nova más de la bravura, apaga y vámonos.


PEDRAZA DE YELTES (25 de mayo --》Octavio Chacón/Javier Cortés/Juan Leal): Unas cuantas tardes decepcionantes lleva acumuladas este hierro en esta plaza. No termina de cogerle el punto el ganadero a Madrid, plaza donde causa expectación. ¿Se dará este año el fin de la mala racha?


JOSÉ ESCOLAR (28 de mayo --》Fernando Robleño/Gómez del Pilar/Ángel Sánchez): Favorita del aficionado, el pasado año sobresalió el buen Chupetero dentro de un conjunto boyante y justito de casta. Siempre se espera mucho más.


VICTORINO MARTÍN (29 de mayo --》Octavio Chacón/Daniel Luque/Emilio de Justo): Quién la ha visto y quién la ve. No hay manera de convencerse de que es solo un bache y que volverá a sus antiguos fueros. De un año para otro queda más en evidencia que Victorino Martín García no busca precisamente la casta.


ADOLFO MARTÍN (30 de mayo --》Manuel Escribano/Román/Roca Rey): Un caso parecido al de sus primos-hermanos de Las Tiesas, pero mucho más extremo. El Chaparrito de hace un año no hace olvidar los innunerables petardos que lleva acumulados en los últimos años, siendo ofrecidos además por partida doble al anunciarse año sí y año también en mayo y octubre. El último, hace seis meses, allá por Otoño. Baste como ejemplo de su lamentable estado que ha entrado a sortearse en un bombo repleto de figuras, quienes no parecen haber puesto demasiados reparos en rifársela. El regalito, al final, le cayó a Roca Rey.


ALCURRUCÉN/LOZANO HERMANOS (*31 de mayo --》David Mora/Paco Ureña/Álvaro Lorenzo.
*7 de junio --》Antonio Ferrera/Diego Urdiales/Ginés Marín): El hierro de los Lozano suele agasajar al personal venteño con buenos ejemplares casi todos los años. Este año seguro que no será menos. Es más, apostaría a que el toro de la feria pueda salir de aquí. Y si me piden que afine, diría que será el día 31 de mayo. Y si hay que afinar aún más si cabe, será lidiado en primer o cuarto lugar. ¿Que por qué? Cada uno que deje echar a volar su imaginación...


ZALDUENDO (1 de junio --》Antonio Ferrera/Curro Díaz/Luis David Adame): Lo que en un primer momento parecía (y se deseaba) que fuera una bromilla de mal gusto, se ha tornado en realidad. Zalduendo llevaba décadas sin aparecer por aquí, nadie la echaba en falta y las únicas noticias que llegaban desde fuera sobre ella eran que si desaparecía le hacía un favor a la cabaña brava. Pues nada, que aquí la tenemos, y algo así solo se puede esperar de quien tuvo la idea de asar la manteca. Y de don Simón, claro, que aunque pudiera parecer, no son la misma persona. ¿O sí? En cualquier caso, lo que ocurrió hace pocos días en Valencia no hace sino ratificar que es una burla meterla en San Isidro. Por favor, si ni siquiera las figuras se han apuntado.


LAS RAMBLAS (4 de junio --》Morenito de Aranda/Juan del Álamo/Tomás Campos): Ganadería típica en San Isidro que hace las veces para rellenar tantos huecos existentes. Qué poquitos ejemplares dignos de mención se le recuerdan.


GARCIGRANDE/DOMINGO HERNÁNDEZ (5 de junio--》Sebastián Castella/Álvaro Lorenzo/Ginés Marín): Hierro fetiche por excelencia de los figurones de todo y a la vez de nada. Todavía está muy presente en la mente de los aficionados aquel Granadino de hace dos años, lidiado en el marco de una buena corrida de toros que sorprendió gratamente. Sobre la del año pasado, los que la vieron hablan de otra corrida con mucho que torear. Con estos antecedentes, será grato acercarse a la plaza para verla.


EL PUERTO DE SAN LORENZO/LA VENTANA DEL PUERTO (6 de junio --》Antonio Ferrera/Miguel Ángel Perera/López Simón): Habitual en Madrid, su camino siempre ha discurrido entre dos aguas: la de las mojigangas que causaban tardes aburridas e insufribles, y la de las corridas con casta e interés. Ciertamente, lleva dos o tres temporadas echando alguna que otra de las últimas, por lo que se espera que este año siga en esta tónica.



BALTASAR IBÁN (9 de junio --》Curro Díaz/Emilio de Justo/Pepe Moral): Hierro siempre venerado en Madrid por derecho propio. Cuántas tardes de toros gloriosas no nos habrá dado. Y las que les queda.



EL VENTORRILLO (10 de junio --》Eugenio de Mora/Sebastián Ritter/Francisco José Espada): Hay que remontarse muchos años atrás para recordar los buenos tiempos de este hierro, allá por la época en la que Paco Medina andaba al mando. Aquello por desgracia ya pasó, y ahora nos vemos año tras año más ante una ganadería de bueyes que de toros de lidia. De relleno hasta decir basta.


VALDELLÁN (11 de junio --》Fernando Robleño/Iván Vicente/Cristian Escribano): Tras años implorando a la corte celestial su presencia en Madrid, por fin asomó el pasado mes de septiembre. Y los resultados fueron más que satisfactorios, pues el ejemplar apodado Navarro hizo honor a su sangre santcolomeña con todas las de la ley. Vuelve meses después, esta vez con corrida completa, y la expectación generada en torno a ella no es insignificante, ni mucho menos.


NÚÑEZ DEL CUVILLO (12 de Junio): Lidiará cuatro toros que serán lidiados por el Juli y Diego Urdiales, completándose la terna por Diego Ventura a caballo, que rejoneará dos toros de Los Espartales. Se compone así la Beneficencia de este 2019. Cuvillo es otro de esas ganderías por las que hay palos entre los importantes del escalafón por anunciarse con ella, y las dos corridas lidiadas el año pasado explica el por qué: toritos muy justos de trapío, sin remate en los cuartos traseros, y que rompen con los moldes de la lidia en tres tercios, pues la suerte de varas se convierte en algo totalmente prescindible. En la muleta son obedientes, nobilísimos, empalagosos y todas esas cosas que sustentan el toreo 2.0.


CELESTINO CUADRI (13 de junio --》Rafaelillo/López Chaves/Octavio Chacón): Divisa muy venerada por el aficionado de Madrid, y que no pasa por su mejor momento. El pasado año se ausentó después de algunas temporadas nada afortunadas. Con ilusiones renovadas se afronta su vuelta, deseando que salgan ejemplares que muestren por qué el aficionado la desea.


VICTORIANO DEL RÍO/TOROS DE CORTÉS (15 de junio --》Sebastián Castella/Paco Ureña/Roca Rey): Ganadería de grandes ocasiones que siempre ha estado ahí ahí, con corridas que pedían el carnet (casualmente las figuras andaban muy lejos en ocasiones así), otras que eran un regalito para eso de disfrutar y tal, y otras también las cuales era imposible meter mano (las dos bueyadas del año pasado, sin ir más lejos). Habitual con dos corridas, este año se ha quedado sorprendentemente en una.


SANTIAGO DOMECQ (16 de junio --》 El Fandi/López Simón/Pablo Aguado): Para cerrar San Isidro, nada mejor que otra befa: meternos con calzador una ganadería que hacía años que no aparecía por aquí, y que invoca recuerdos los cuales no son precisamente felices. No obstante, hay quienes aseguran que está en buen momento y que merece la pena probar. Los experimentos, ante todo, con gaseosa.

domingo, 24 de marzo de 2019

PRIMERA DEL AÑO EN MADRID: CIENTO SESENTA Y OCHO DÍAS DESPUÉS...

Ciento sesenta y ocho (168). Cifra que puede resultar, así de primeras, insignificante e intrascendental. Pero si se analiza calmada y profundamente, en realidad guarda detrás mucho más significado que un simple número. Si se cuenta en días, ciento sesenta y ocho (168) son los días que han pasado desde aquel apoteósico 7 de octubre de 2018, fecha de una tarde culmen en nuestra plaza de Madrid por obra gracia de dos toreros y un ganadero. Desde aquel suceso, imborrable de nuestra mente, han sucedido más acontecimientos tanto dentro como fuera del planeta taurino, hemos cambiado de año, se ha iniciado una nueva temporada... Y nos hemos plantado en este domingo 24 de marzo de 2019, día en que Las Ventas ha iniciado su nueva temporada taurina, precisamente con la misma ganadería que protagonizó aquella apoteosis hace ciento sesenta y ocho (168 días) y tres novilleros que, se supone (y solo se supone) que son la cúspide de la novillería actual y futuros mandones de esto. Dios nos pille confesados.





Iluso de aquel iluminado que viera lo del 7 de octubre del 2018 algo así como una revolución, o mejor dicho una contrarrevolución. Igual creíamos que el magisterio clásico de Diego Urdiales y la no menos importante labor lidiadora y no exenta de torería por parte de Octavio Chacón, pondrían a cavilar a lo largo del largo invierno a las nuevas generaciones de esto de la tauromaquia, haciéndoles llegar a la conclusión de que hay vida más allá de pegar pases, citar al hilo, esconder la pierna, meter el pico, los pendulazos de pie y de rodillas, pegar esos circulares, las bernardinas y todo ese montón de amaneramientos que acumula la nefasta tauromaquia 2.0. Ilusos, más que ilusos.





Por lo menos, en lo que respecta a los tres caballeros que esta tarde han inaugurado la temporada en Madrid, ha quedado demostrado que ellos no han cavilado lo más mínimo acerca de aquel 7 de octubre de 2018, y que prefieren seguir apegados a esa vulgar Tauromaquia 2.0. Si a ellos les sirve, pues bien por ellos. Enhorabuena. Y si a parte de los que se sienten en el tendido también les sirve, felicitaciones también para ellos. A otros cuantos, desde luego, no nos da por tragar con esto a sabiendas de que hay mucha vida más allá de los modernismos hoy tan al uso.




La terna que ha abierto la temporada de Las Ventas, formada por Rafael González, Ángel Téllez y Francisco de Manuel, ha bien podría editar con lo de esta tarde un completísimo manual de Tauromaquia 2.0, Nivel Avanzado. Los dos primeros, con sus faenas calcadas las unas de las otras, de hoy y de otros días, han pasado de puntillas y apenas han despertado el más mínimo interés entre el personal. Francisco de Manuel, por su parte, lleva poco más de un año como novillero con picadores, demostrando en muchas ocasiones que él sabe torear alejado de los vicios modernos y apegado a las buenas maneras, pero bien es verdad que quizás le ha venido todo un pelín rápido. Como está de moda decir ahora en el mundo del fútbol, le falta cocción. O taurinamente hablando, le falta mucho poso a su toreo. Le falta quizás aprender que el capote no sirve para pegar esos telonazos que tanto mal le hacen a los toros, sino que se utilizan para recoger cuidadosamente y con suavidad a los toros, llevarlos por abajo, enseñarlos a embestir y tratarlos con cariño; y luego ya se puede hablar de torear de capa finamente. Le falta quizás (y sin quizás) que alguien de su entorno más íntimo le coja frente a frente y le diga: "Mira niño, no pongas banderillas más en tu vida, porque vaya desastre. Tienes tres banderilleros para algo". De hecho, es muy probable que haya ocurrido algo así una vez terminado su quehacer ante el tercero, pues en el 6º toro ha sido su cuadrilla la que se ha hecho cargo del segundo tercio. Le falta a Francisco de Manuel, quizás, andar más reposado corriendo la mano; tirar de los toros con más suavidad. Le falta alcanzar el secreto del temple. Y eso le llegará con entrenamientos, rodaje y mentalización. Le ha faltado esta tarde eso que sí ha tenido otras veces, que es colocarse en el sitio y no quedarse tantas veces fuera de cacho. Tiene tiempo y maneras el muchacho para pulir las cosas, y si lo consigue seguro que funcionará. Una oreja, muy baratita, del tercer novillo le ha sido otorgada, ejemplar este que tenía cosas dentro; y ha sido desbordado por el encastado sexto, el mejor novillo de la tarde.




De la novillada de Fuente Ymbro decir, simple y llanamente, que las hemos visto y veremos mejores. Y que también las hemos visto y veremos peores. Solo es cuestión de ver el vaso medio lleno o verlo medio vacío.


martes, 5 de marzo de 2019

ÁNGELA, UNA VERDADERA LUCHADORA POR LOS DERECHOS DE LA MUJER

La sociedad de hoy día vive una época convulsa en la que, al parecer, ni el ser humano se reconoce así mismo. Ese buenismo y el ser políticamente correcto ha ido a desembocar, paradójicamente, en una sociedad poco o nada tolerante entre sus iguales, y que no le hace ningún bien a nadie. Quien hoy día quiera manifestar abiertamente sus opiniones, orientaciones políticas o sexuales, sus gustos y aficiones o hasta a veces incluso su equipo de fútbol, ha de andarse con pies de plomo para no despertar la fiera que llevan dentro los ofendiditos. Imposible hoy en día eso de opinar de manera sana y respetuosa sobre algo y que el -ista de turno no salte a la yugular. Y es que esta parece ser la "Era de los -istas": ecologistas, animalistas, separatistas, independentistas, feministas... Y así un larguisimo etcétera que hacen de sus ideas un dogma de fe incuestionable y que ha de calar sí o sí, aunque sea a la fuerza, en todas y cada una de las mentes que poblan este mundo. Esa parece ser la lucha diaria de esos -istas, sean de la vertiente que sean, y que se han empeñado en ser una especie de mosca cojonera a la cual la única forma de tranquilizar es la de darles la razón, aunque en realidad no la tengan. La razón como a los tontos. Ya lo dice un dicho muy popular: a veces, quien calla no siempre otorga, es simplemente que a veces no le apetece discutir con idiotas. Como para decirle al ecologista de turno que un cazador, un agricultor o un ganadero hace más por la supervivencia del ecosistema que todos los miembros (y miembras, no se me vayan a ofender los feministos y feministas) de Greenpeace juntos.
A ver quién sería el guapo que le dice al paisano de turno que "maltrato animal" como tal es adoptar a un galgo para luego tenerle encerrado en un piso de 80 metros cuadrados en el centro de Madrid; o que un ganadero de bravo lucha más por el bienestar de los toros que aquel parias que se coloca las banderillas de ventosa en la espalda y se encenaga de pintura roja que simula sangre. 

¿Que a qué viene todo esto? Sencillamente a que por los fueros de la Piel de Toro llevamos unos días escuchando tambores de guerra por parte de los -istas por excelencia, los (y las) feministas, con motivo de eso que hacen llamar "Huelga Feminista", y que se celebrará el 8 de marzo. Y uno, que no es de piedra, se aburre y hasta cabrea de tanta paparrucha junta que sueltan por la boca los de aquellos menesteres. Que igual más de uno se sorprenderá de que en este humilde blog en el que siempre se habla de toros se vaya a tratar un tema a priori totalmente ajeno a los toros. Nada más lejos de la realidad. Al tema taurino, como no podía ser de otra manera, es donde pretendo ir a parar, aunque haya tenido que pegarme semejante rodeo para llegar al punto exacto en el que quiero desembocar. Y este punto no es otro que una persona grandiosa, mujer para más señas como no podía ser de otra manera, que tanto dignificó en su día, primero, la lucha por la igualdad real de hombres y mujeres; y segundo, su profesión. Una verdadera feminista, al fin y al cabo. Una luchadora radicalmente opuesta a los espantajos que hoy día forman el conjunto del "feminismo" (convertido en feminazismo), y que, lejos de una lucha por la igualdad real de la mujer en la sociedad y por conseguir alcanzar unos derechos y una dignidad por el sexo femenino, causan naúseas y vergüenza ajena.

Igual si suelto así de primeras el nombre de María Ángeles Hernández Gómez, a muchos les suene a chino. Pero si nombro a Ángela, torera de los años setenta, posiblemente a la mayoría les empiece a sonar de qué va la historia. Y es inevitable acordarse de Ángela en estos tiempos, especialmente en los días que corren, días en los que el pseudofeminismo de pandereta e hipócrita ocupa grandes áreas de la opinión pública con sus bochornosas arengas sobre cómo tenemos que hablar, qué tenemos que pensar, cómo tenemos que vestir, qué está bien dicho y qué no, o de qué hay que reírse y de qué no. Algo, en definitiva, muy alejado del verdadero espíritu feminista de antaño que verdaderamente luchó por los derechos de las mujeres, y por el que muchos y muchas se dejaron bastantes cosas por el camino, la vida incluida en algunos casos. 

Ángela encarniza a la perfección ese espíritu de lucha por unos derechos, y bien es cierto que no estaría de más que algunas autoproclamadas "feministas" de hoy en día se fijaran en el ejemplo de esta gran mujer. 

Mejor será comenzar desde el principio. Ángela nació en 1946, años negros en la historia de nuestro país. Su infancia fue, como para muchos de su generación, muy difícil, teniendo de ganarse la vida trabajando en el campo o de repartidora. Para colmo se quedó huerfana con 13 años, por lo que tuvo que dejar su tierra natal para marchar a Madrid en busca de un futuro mejor. Allí consiguió incluso hacer sus pinitos en el cine, pero por entonces su afición por los toros ya le removía las entrañas. Su maestro, Paquito Esplá, padre del maestro Luis Francisco. Pero por entonces pasaba que el Reglamento Taurino prohibía expresamente la participación de mujeres en el toreo a pie. No así en el rejoneo, arte en el que Ángela logró meter la cabeza. Pero a ella lo que le apasionaba era el toreo a pie, y el rejoneo no terminaba de llenarla. Y como en España no se les permitía tal cosa a las mujeres, marchó a Francia y México para abrirse camino en la disciplina taurómaca que más le hacía sentirse feliz: el toreo a pie. 
Llegó el año 1972, y con ello la cruzada de Ángela contra ese artículo 49 párrafo C del Reglamento Taurino, el cual hacía que Angela no pudiera torear en su país. Ángela encontró apoyo jurídico para ganarle la batalla al injusto Reglamento Taurino en el abogado José Briones, y juntos lucharon a favor de su causa contra el Ministerio de Gobernación, el Ministerio de Trabajo y el Sindicato Nacional de Espectáculos. O lo que es lo mismo, contra el Régimen franquista y contra una sociedad que en aquel entonces sí era verdaderamente machista. Con menos valor que aquel, cualquier mortal mataría seis toros de Saltillo en Madrid.
Tras meses y meses de pleitos judiciales que llegaron incluso al Tribunal Supremo, y tras conseguir que más de cien compañeros de profesión firmaran una petición formal dirigida al Sindicato Nacional del Espectáculo, Ángela cantó por fin victoria en agosto de 1974: el Ministerio de Gobernación emitió una Orden por la cual levantaba el veto a las mujeres para torear. Su lucha dio frutos.
Y así, el 15 de septiembre de 1974, Ángela realizó por fin su sueño toreando un festival en Jerez de los Caballeros, con Antonio Lebrija, Pepe Cámara, Antonio Medina y Yiyo. Siguió haciendo historia en los meses sucesivos, llegando a debutar con picadores en Palma de Mallorca el 25 de mayo de 1975. Pero tanto esfuerzo quedó truncado por un cúmulo de lesiones graves que le hicieron tener que abandonar demasiado pronto su carrera, aunque sin desligarse nunca del mundo sel toro, su mundo y al que tanto llegó a dignificar con su lucha. Se dedicó al apoderamiento de toreros como Luis Rubias, El Nico o Conchi Ríos, e incluso llegó a ser representante de las ganderías de Aguadulce y María Palma. Murió el 2 de marzo de 2017.

La mala suerte quiso que Ángela apenas pudiera saborear sus propios frutos, aunque bien podría decirse que ella fue en gran parte la precursora de todo lo que vino después: Maribel Atiénzar, Mary Fortes, Cristina Sánchez, Mari Paz Vega, Raquel Sánchez, Ana Infante, Sandra Moscoso, Conchi Ríos, Rocío Romero y tantísima otras que lucharon en algún momento por abrirse camino en un mundo tan complicado, y otras muchas que en estos momentos se encuentran batalla por cumplir su sueño de ser toreras. Se me viene en estos momentos a la cabeza  también el nombre de Marta Reíllo, una novillera sin picadores a quien se le ha visto en los últimos días con su muleta salir a los toros de capea en el Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo.

Ángela, en definitiva, luchó. Y ganó. En una época difícil de verdad dada la coyuntura política y social del momento. Seguramente muchas de las que hoy integran el movimiento feminista no tendrían reparo alguno en llamarla asesina y maltratadora de animales si escucharan su historia. La ignorancia es muy atrevida, y la mala baba causa ese tipo de estragos. No importa. Ángela consiguió mucho y, seguramente sin darse cuenta en su momento, también fue un ejemplo para todos.

Gracias maestra.