martes, 26 de marzo de 2019

FERIA DE SAN ISIDRO 2019 (I): LOS TOROS

Pues nada, que ya tenemos a nuestra disposición la cartelería de la feria de San Isidro 2019. O como dirían los intelectuales, Habemus San Isidro. Uno nunca pierde la esperanza de que alguna vez pudiera darse la circunstancia de no recurrir a la clásica frase de siempre: "Esta feria es peor que la del año pasado, y mejor que la del que viene". Pero en este 2019, por desgracia, la esperanza cae en saco roto y tenemos que decir, un año más, que LA FERIA DE SAN ISIDRO 2019 ES PEOR QUE LA DEL 2018, Y PROBABLEMENTE MEJOR QUE LA DE 2020. 

¿Que qué le faltaría a esta feria para que podamos decir que es una gran feria? Hombre, ya puestos, pudieramos decir que le faltan nombres tipo Manolete, Gallito, Manolo Vázquez, el Viti, Belmonte, Curro Romero... Y también del tipo Aleas, Vicente Martínez, Coquilla, Graciliano Pérez-Tabernero... Si por pedir, no será. Ahora bien, siendo realistas, a esta feria la verdad es que faltarle, lo que se dice faltar, le faltan pocas cosas, porque bien es cierto que, prácticamente, no hay más cera que la que arde. Tiempo habrá en sucesivas entradas de hablar sobre los toreros: lo que hay, lo que no hay, lo que pudo haber y no hubo, lo que sobra, lo que falta... Pero ya habrá tiempo para esas cosas.




Es tiempo ahora de hablar de los toros. ¿Qué es lo que tenemos? De todo, pero sobre todo muchísima paja. ¿Qué falta? Por desgracia, poca cosa. Al tratarse de la feria más importante del Mundo (o eso dicen), se puede decir que la mítica vacada de Miura debería estar anunciada sí o sí. Pero hay muchas connotaciones en este apartado. Primero, que el descalabro del año pasado, con positivo en afeitado incluido, la hacen merecedora de quedarse fuera un tiempecito; y por otro, que estos ganaderos anteponen Sevilla y Pamplona a Madrid, y eso desemboca en que es muy complicado que todos los años saque una corrida para Madrid que cumpla los estándares mínimos.
¿Saltillo? Al parecer, solo comparecerá en desafío ganadero más adelante, lo que lleva a pensar que no tiene toros suficientes. Aunque sobre Saltillo es justo decir que son cada vez menos aficionados los que la echan de menos. Bien es cierto que ahí quedan toros de la talla de Horquillito o Viergado, pero convertir en costumbre eso de lidiar corridas que en otra época hubiera provocado aunténticos escándalos y desórdenes públicos... Como que no. ¿Dolores Aguirre? Ciertamente se le echa de menos. ¿Partido de Resina? Sin noticias de Holanda, que se suele decir, aunque después de lo del pasado 12 de octubre, mejor dejarla para otro momento. ¿Cebada Gago? ¿Torrestrella? ¿Rehuelga? ¿Flor de Jara? ¿Mauricio Soler Escobar? ¿Juan Luis Fraile? ¿Alguna de la rama de Vega-Villar como Barcial o Monteviejo? ¿Algo de Murube para lidiarse a pie? ¿La rama vazqueña de la mano de Concha y Sierra o Prieto de la Cal? ¿Aquella rama antiquísima del Conde de la Corte con la marca a fuego del Cura Valverde? Si no será por falta de ganaderías, pero en la inmensa mayoría nos topamos con la misma frase: "no tienen toros para Madrid". Y es la puñetera realidad, pero yo pregunto a qué se debe esto. ¿Puede ser en gran parte a que el fallo realmente está en la mentalidad de los aficionados, que ven trapío únicamente en los kilos, el tamaño y la cornamenta, y ello se ha trasladado a presidentes y veterinarios?





Por otro lado, ¿se podría conseguir una feria de mayor calidad si se prescinde de lo supérfluo? Por supuesto. Básicamente, lo que sobra, son festejos. Treinta y cuatro tardes son muuuuuuchas tardes. Demasiadas. Al final, eso obliga a rellenar los muchos huecos existentes, y así es como llegamos al punto en que hay anunciados unos cuantos hierros que mejor hubiera sido dejarlos en la finca, toreros que hacen dobletes cuando en realidad con una sola tarde hubieran ido que chutan; y otros que vienen anunciados en una tarde y cuya presencia no está del todo justificada. ¿Qué sentido tiene confeccionar una feria tan larga, para luego a la hora de pasar por taquilla al abonado se le va a dar la oportunidad de echar la quiniela, llegando así en muchos festejos al dantesco espectáculo de la media plaza? ¿No se hubiera ganado en calidad, y también economicamente, reduciendo el número de festejos, e incluirlos todos en un solo abono, sin posibilidad de eliminar festejos, y a un precio más asequible?

En cualquier caso, lentejas es lo que hay. Como ya habrá tiempo más adelante de hablar de los toreros anunciados, centrémonos ahora principalmente en el Toro, el cual viene cargadito de cosas, buenas, menos buenas,  malas, y de ahí a paupérrimas e inexplicables. Cae bien el triplete de una gandería como Fuente Ymbro, dados las enormes tardes que ha ofrecido últimamente, así como la presencia de los clásicos denominados toristas como Baltasar Ibán, Valdellán, La Quinta, José Escolar, el regreso de Celestino Cuadri y, aunque fuera de ese denominado torismo, Alcurrucén con otro doblete, la cual también suele echar ejemplares de nota. Más entrados en materia, el Toro de San Isidro es el que sigue:


LA QUINTA (*14 de mayo --》Rubén Pinar/Javier Cortés/Thomas Duffau.
*27 de mayo (novillada) --》Ángel Jiménez/El Galo/Francisco de Manuel): Doblete de una ganadería de procedencia Santa Coloma, con corrida de toros y novillada. De esos dobletes que nada molestan, y además abriendo feria. Nada mal para abrir boca.


FUENTE YMBRO (*15 de mayo --》Finito de Córdoba/Diego Urdiales/Miguel Ángel Perera.
*3 de junio (novillada) --》 Juanito/Antonio Grande/Diego San Román.
*14 de junio --》 Morenito de Aranda/Pepe Moral/José Garrido): Presente en tres tardes, con todo el merecimiento del mundo. Ejemplares como Hurón, Laminado, Agitador o Damasco tienen la culpa de esto, de que los aficionados la tengan cada vez más en cuenta y, dicho de paso, de que los figurones del todo y de a la vez nada cada vez se apunten menos a ella. Ay, la casta...


VALDEFRESNO/FRAILE MAZAS (16 de mayo --》 David Galván/Juan Ortega/Joaquín Galdós): Dicen los que la vieron que lidió buenos ejemplares el pasado 15 de agosto en 2018, pero ciertamente esta gandería ha provocado desde tiempos lejanos numerosas tardes de tedio y solemnes cabreos. Como un grano no hace granero, se le puede considerar una ganadería de relleno en esta feria. Vamos, que sobra.






EL TAJO/LA REINA (17 de mayo --》Joselito Adame/Román/Álvaro Lorenzo): La ganadería del maestro Joselito suele echar toros que no se emplean en varas, van con la casta justita y ofrecen grandes oportunidades de triunfo a quienes los sortean. La corrida que lidió el pasado año con motivo de la Goyesca fue claro ejemplo de ello.


MONTALVO (18 de mayo --》Ginés Marín/Luis David Adame/Pablo Aguado): Irregular donde las haya, y que lo mismo se planta un año y lidia una buena corrida de toros, que pasan tres o cuatro años echando aunténticos saldos de borregos inválidos que le dan la tarde al más pintado.


CONDE DE MAYALDE (Novillada, 20 de mayo --》Rafael González/Marcos/Fernando Plaza): Habitual en novilladas y sobreros de corridas de toros, sobre todo cuando aparecen la figuras. Esto último lo dice todo: animales más bien flojos en los primeros tercios de la lidia y que luego en la muleta se vienen arriba y sacan esa nobleza y dulzura empalagosa.


EL PILAR (21 de mayo --》Juan del Álamo/José Garrido/Gonzalo Caballero): ¿Cuánto tiempo hace que esta ganadería no se presenta en Madrid con una corrida medianamente aceptable?¿Cuánto tiempo hace que no se libra de los escándalos con novillotes adelantados, inválidos e inservibles para otra cosa que no sea carne? Su presencia, un año más, clama al cielo, y si algún poder divino no lo remedia a última hora, ese día el aficionado volverá a ser víctima de esta chacota.


PARLADÉ (22 de mayo --》El Cid/López Simón/Roca Rey): La que apunta a ser una de las últimas corridas que se lidiará en Madrid con este hierro. Siempre se le recordarán buenos ejemplares para la muleta, pero a costa de convertir la suerte de varas en una pantomina. El medio-toro de toda la vida.


JANDILLA/VEGAHERMOSA (23 de mayo --》Sebastián Castella/Emilio de Justo/Ángel Téllez): Siempre nos quedará la esperanza de que eche otra similar a la buena corrida de toros que se lidió en la feria del año 2017. Que para esperpentos ganaderos como el del pasado San Isidro, día en que lidió una auténtica borregada inválida, ya habrá tiempo de pensar.


JUAN PEDRO DOMECQ (24 de mayo --》El Juli/Paco Ureña/David de Miranda): No, definitivamente no se puede aceptar semejante porquería en San Isidro solo porque sea una de las favoritas de los figurones de todo y a la vez de nada. Para el empresario, como imán para atraer al bombo a aquellos, le habrá venido de lujo, pero al final el que paga es el aficionado, y está harto de tragar año tras año con los innumerables petardos que ha protagonizado esta ganadería. Dos buenos encierros en esta plaza: 2011 y 2015, de acuerdo. ¿Y el resto, qué? ¿No cuenta? A algunos hasta le servirá aquel ejemplar del año pasado llamado Ombú para justificar su presencia este año, pero si eso se supone que es el nova más de la bravura, apaga y vámonos.


PEDRAZA DE YELTES (25 de mayo --》Octavio Chacón/Javier Cortés/Juan Leal): Unas cuantas tardes decepcionantes lleva acumuladas este hierro en esta plaza. No termina de cogerle el punto el ganadero a Madrid, plaza donde causa expectación. ¿Se dará este año el fin de la mala racha?


JOSÉ ESCOLAR (28 de mayo --》Fernando Robleño/Gómez del Pilar/Ángel Sánchez): Favorita del aficionado, el pasado año sobresalió el buen Chupetero dentro de un conjunto boyante y justito de casta. Siempre se espera mucho más.


VICTORINO MARTÍN (29 de mayo --》Octavio Chacón/Daniel Luque/Emilio de Justo): Quién la ha visto y quién la ve. No hay manera de convencerse de que es solo un bache y que volverá a sus antiguos fueros. De un año para otro queda más en evidencia que Victorino Martín García no busca precisamente la casta.


ADOLFO MARTÍN (30 de mayo --》Manuel Escribano/Román/Roca Rey): Un caso parecido al de sus primos-hermanos de Las Tiesas, pero mucho más extremo. El Chaparrito de hace un año no hace olvidar los innunerables petardos que lleva acumulados en los últimos años, siendo ofrecidos además por partida doble al anunciarse año sí y año también en mayo y octubre. El último, hace seis meses, allá por Otoño. Baste como ejemplo de su lamentable estado que ha entrado a sortearse en un bombo repleto de figuras, quienes no parecen haber puesto demasiados reparos en rifársela. El regalito, al final, le cayó a Roca Rey.


ALCURRUCÉN/LOZANO HERMANOS (*31 de mayo --》David Mora/Paco Ureña/Álvaro Lorenzo.
*7 de junio --》Antonio Ferrera/Diego Urdiales/Ginés Marín): El hierro de los Lozano suele agasajar al personal venteño con buenos ejemplares casi todos los años. Este año seguro que no será menos. Es más, apostaría a que el toro de la feria pueda salir de aquí. Y si me piden que afine, diría que será el día 31 de mayo. Y si hay que afinar aún más si cabe, será lidiado en primer o cuarto lugar. ¿Que por qué? Cada uno que deje echar a volar su imaginación...


ZALDUENDO (1 de junio --》Antonio Ferrera/Curro Díaz/Luis David Adame): Lo que en un primer momento parecía (y se deseaba) que fuera una bromilla de mal gusto, se ha tornado en realidad. Zalduendo llevaba décadas sin aparecer por aquí, nadie la echaba en falta y las únicas noticias que llegaban desde fuera sobre ella eran que si desaparecía le hacía un favor a la cabaña brava. Pues nada, que aquí la tenemos, y algo así solo se puede esperar de quien tuvo la idea de asar la manteca. Y de don Simón, claro, que aunque pudiera parecer, no son la misma persona. ¿O sí? En cualquier caso, lo que ocurrió hace pocos días en Valencia no hace sino ratificar que es una burla meterla en San Isidro. Por favor, si ni siquiera las figuras se han apuntado.


LAS RAMBLAS (4 de junio --》Morenito de Aranda/Juan del Álamo/Tomás Campos): Ganadería típica en San Isidro que hace las veces para rellenar tantos huecos existentes. Qué poquitos ejemplares dignos de mención se le recuerdan.


GARCIGRANDE/DOMINGO HERNÁNDEZ (5 de junio--》Sebastián Castella/Álvaro Lorenzo/Ginés Marín): Hierro fetiche por excelencia de los figurones de todo y a la vez de nada. Todavía está muy presente en la mente de los aficionados aquel Granadino de hace dos años, lidiado en el marco de una buena corrida de toros que sorprendió gratamente. Sobre la del año pasado, los que la vieron hablan de otra corrida con mucho que torear. Con estos antecedentes, será grato acercarse a la plaza para verla.


EL PUERTO DE SAN LORENZO/LA VENTANA DEL PUERTO (6 de junio --》Antonio Ferrera/Miguel Ángel Perera/López Simón): Habitual en Madrid, su camino siempre ha discurrido entre dos aguas: la de las mojigangas que causaban tardes aburridas e insufribles, y la de las corridas con casta e interés. Ciertamente, lleva dos o tres temporadas echando alguna que otra de las últimas, por lo que se espera que este año siga en esta tónica.



BALTASAR IBÁN (9 de junio --》Curro Díaz/Emilio de Justo/Pepe Moral): Hierro siempre venerado en Madrid por derecho propio. Cuántas tardes de toros gloriosas no nos habrá dado. Y las que les queda.



EL VENTORRILLO (10 de junio --》Eugenio de Mora/Sebastián Ritter/Francisco José Espada): Hay que remontarse muchos años atrás para recordar los buenos tiempos de este hierro, allá por la época en la que Paco Medina andaba al mando. Aquello por desgracia ya pasó, y ahora nos vemos año tras año más ante una ganadería de bueyes que de toros de lidia. De relleno hasta decir basta.


VALDELLÁN (11 de junio --》Fernando Robleño/Iván Vicente/Cristian Escribano): Tras años implorando a la corte celestial su presencia en Madrid, por fin asomó el pasado mes de septiembre. Y los resultados fueron más que satisfactorios, pues el ejemplar apodado Navarro hizo honor a su sangre santcolomeña con todas las de la ley. Vuelve meses después, esta vez con corrida completa, y la expectación generada en torno a ella no es insignificante, ni mucho menos.


NÚÑEZ DEL CUVILLO (12 de Junio): Lidiará cuatro toros que serán lidiados por el Juli y Diego Urdiales, completándose la terna por Diego Ventura a caballo, que rejoneará dos toros de Los Espartales. Se compone así la Beneficencia de este 2019. Cuvillo es otro de esas ganderías por las que hay palos entre los importantes del escalafón por anunciarse con ella, y las dos corridas lidiadas el año pasado explica el por qué: toritos muy justos de trapío, sin remate en los cuartos traseros, y que rompen con los moldes de la lidia en tres tercios, pues la suerte de varas se convierte en algo totalmente prescindible. En la muleta son obedientes, nobilísimos, empalagosos y todas esas cosas que sustentan el toreo 2.0.


CELESTINO CUADRI (13 de junio --》Rafaelillo/López Chaves/Octavio Chacón): Divisa muy venerada por el aficionado de Madrid, y que no pasa por su mejor momento. El pasado año se ausentó después de algunas temporadas nada afortunadas. Con ilusiones renovadas se afronta su vuelta, deseando que salgan ejemplares que muestren por qué el aficionado la desea.


VICTORIANO DEL RÍO/TOROS DE CORTÉS (15 de junio --》Sebastián Castella/Paco Ureña/Roca Rey): Ganadería de grandes ocasiones que siempre ha estado ahí ahí, con corridas que pedían el carnet (casualmente las figuras andaban muy lejos en ocasiones así), otras que eran un regalito para eso de disfrutar y tal, y otras también las cuales era imposible meter mano (las dos bueyadas del año pasado, sin ir más lejos). Habitual con dos corridas, este año se ha quedado sorprendentemente en una.


SANTIAGO DOMECQ (16 de junio --》 El Fandi/López Simón/Pablo Aguado): Para cerrar San Isidro, nada mejor que otra befa: meternos con calzador una ganadería que hacía años que no aparecía por aquí, y que invoca recuerdos los cuales no son precisamente felices. No obstante, hay quienes aseguran que está en buen momento y que merece la pena probar. Los experimentos, ante todo, con gaseosa.

1 comentario:

MARIN dijo...

Estamos de vuelta Luis. Digo que estoy de vuelta por aquí yo Luis, que no se me apetece mucho escribir, y hoy leyéndote, pos mira, me he animado que ya es mucho.
a ver, estoy de acuerdo contigo en que faltan muchos hierros y sobre todo mucho encaste. A mi me apetece mucho ver a Barcial, El cura de Valverde, Concha y Sierra, Rehuelga, Cebada...y sobre todo a Prieto de la Cal después de un temporadón que hizo el año pasado y con unas camadas espectaculares.

En cuanto a lo de apretar la feria y reducir festejos que quieres que te diga. Yo no aguantaría 34 tardes seguidas, pero también hay que tener en cuenta un pliego que se ofertó en su día y que hay que cumplir. A lo mejor nos vemos el 24 de mayo, que por otro lado es lo único que voy a ver de San Isidro (incluido televisión). No os quejeis que tenéis el San Isidro mas triguereño de la historia jajaja

Un abrazo