viernes, 29 de marzo de 2019

FERIA DE SAN ISIDRO 2019 (II): LOS TOREROS

Diseminado el asunto ganadero, es tiempo ahora de hacer lo propio con quienes vestirán el chispeante. Como ya pasó hablando de ganaderías, llegamos a la conclusión de que faltar, más bien faltan pocos nombres de relieve. El primero que se nos puede venir a la cabeza es el mismo de siempre: José Tomás, pero cada año que pasa esta empresa cobra menos realismo. Casi tan poco realista como la fantasía de muchos consistente en haber tenido a Alejandro Talavante de vuelta. También resulta curioso ver cómo un nombre que despertó tantísima expectación en su época novilleril, véase Jesús Enrique Colombo, no haya dejado rastro a la hora de confeccionarse los carteles. No menos curioso resulta también la ausencia de quien abrió una puerta grande hace un par de veranos: Javier Jiménez, de quien tampoco se tiene noticia alguna. Y hablando de curiosidades, la  que despierta la ausencia de quien vendían hasta hace muy poco como futuro figurón del toreo: Antonio Catalán "Toñete", teniendo en cuenta además que lo apodera el propio Simón Casas. Al parecer, entre las clausulas existentes que podían encontrarse en ese acuerdo de apoderamiento, se encontraba la de no torear durante este 2019 en Sevilla y Madrid. No hace falta preguntar por los Morante-Cayetano-Manzanares, pues mordieron polvo al olor del bombo, y quizás (solo quizás) salvando al primero, la verdad es que mejor tal cual nos quedamos. Un quebradero de cabeza menos. Y sobre los lesionados Enrique Ponce y Jiménez Fortes, solo nos queda desearles una recuperación lo más pronta posible.




A ultimísima hora llegó la noticia de que los huecos vacantes que dejaba Ponce iban a ser ocupados por el... Bueno, por don Julián. De malos modos y de malas maneras, como acostumbra este sujeto cada vez que su nombre asoma en algún lado, sobre todo Madrid. Ausente en un primer momento junto a ese terceto antes mencionado (el bombo tenía mucho que ver), finalmente debió convencerle llevarse el parné que iba a cobrar Ponce en un primer momento. Y por supuesto, que sin necesidad de pasar por el bombo de Simón, se iba a llevar de calle la juampedrada y la cuvillada. Y yo me pregunto que si a Ponce le hubiera salido la bolita no ya de Adolfo Martín, si no del Puerto de San Lorenzo o de Fuente Ymbro ¿hubiéramos tenido este bajonazo de última hora haciendo un julipié la mar de hermoso? Sea como fuere, el caso se ha hecho efectivo gracias a la bajada de pantalones del palabrero que tenemos por empresario. Quizás, hubiera sido una oportunidad de oro para anunciar en la Corrida de la Beneficencia al triunfador de San Isidro, como se hacía antaño. Quizás hubiera sido oportuno también darle una segunda tarde a toreros que bien podrían haber merecido algo más que un solo festejo, caso de Gonzalo Caballero o Gómez del Pilar. En fin...






En cuanto a lo que sobra de la feria, principalmente (se lleva diciéndolo muchísimo tiempo y es repetirse hasta la saciedad), son festejos. Solo así nos ahorraríamos tanto relleno y se incentivaría de una vez por todas la calidad. Porque cantidad no es calidad, necesariamente. Y los últimos sanisidros son una buena prueba de ello. ¿Qué pintan dos tardes Luis David Adame, José Garrido o Juan del Álamo? ¿Qué pintan en la feria Eugenio de Mora, Daniel Luque, Juan Leal, El Fandi o Joaquín Galdós? ¿Y Finito de Córdoba, dónde va Finito de Córdoba? ¿Y a Antonio Ferrera no le hubiera bastado con dos tardes, y gracias? RE-LLE-NO.














TRES TARDES


DIEGO URDIALES (Fuente Ymbro - Alcurrucén/Lozano Hermanos - Núñez del Cuvillo): Entra en la feria como merece, ni más ni menos. Va bien colocado además con el ganado, teniendo la suerte de que el bombo le deparó Alcurrucén y, posteriormente, eligió mejor (Fuente Ymbro). Eso sí, a algunos nos hubiera gustado verlo menos con lo de Cuvillo y más con otra cosita. Pero bueno, si esto de Cuvillo tuviera los matices del pasado año, podría dar también una gran tarde.



PACO UREÑA (Juan Pedro Domecq - Alcurrucén/Lozano Hermanos - Victoriano del Río/Toros de Cortés): Reapareció en Valencia después de su grave percance, y felizmente demostró que sigue siendo el mismo. Madrid le espera, y espera que por fin pueda consumarse el golpe definitivo que le falta en esta plaza. Una pena que haya elegido la juampedrada para una de sus comparecencias, pero lo de Alcurrucén suele echar ejemplares encastados, y Victoriano del Río también, según tengan el día.



ROCA REY (Parladé - Adolfo Martín - Victoriano del Río/Toros de Cortés): El torero de moda irrumpe un año más en Madrid, llevándose además lo que muchos consideran "el coco del bombo" (lo del "coco" será por lo malo que lleva saliendo en los últimos años, porque por otra cosa...). Sin embargo, sus maneras un tanto tremendistas y otro tanto muy apegadas al toreo 2.0 no terminan de convencer al aficionado exigente de Madrid (a los cuatro o cinco que ya quedan). Veamos como viene este año.



LÓPEZ SIMÓN (Parladé - Puerto de San Lorenzo/La Ventana del Puerto - Santiago Domecq): Quien ya suma cinco puertas grandes en Madrid sin haber pegado un solo muletazo. Otra cosa no, pero un rato meritorio sí que es. Y aquí le tenemos un año más, anunciado tres tardes y esperemos que con la incentivación de querer cortar alguna oreja en Madrid después de torear, aunque sea por una vez en la vida.



OCTAVIO CHACÓN (Pedraza de Yeltes - Victorino Martín - Celestino Cuadri): Gran revelación del pasado 2018 en aquella dificilísima corrida de Saltillo, y reivindicándose en Otoño ante otro correoso ejemplar de Fuente Ymbro. Ha empezado la temporada muy bien en Valencia, y la ilusión por verle es máxima. Además, le tendremos una cuarta tarde dentro de poco, el próximo domingo 14 de abril y ante otra corrida de Victorino Martín. Una apuesta fuerte.



EMILIO DE JUSTO (Jandilla/Vegahermosa - Victorino Martín - Baltasar Ibán): Torero también revelación la pasada temporada con una puerta grande conseguida en Otoño, aunque un tanto barata. Jandilla por un lado, y por el otro dos compromisos fuertes con Victorino Martín y Baltasar Ibán. Bien por él. Esperemos que este año termine de convencer muleta en mano a quienes no consiguió meterse en el bolsillo hace un año.



GINÉS MARÍN (Montalvo - Garcigrande/Domingo Hernández - Alcurrucén/Lozano Hermanos): Se trata este de un matador dotado de un corte torero muy exquisito, y que apuntó alto al principio, llegando incluso a salir a hombros de esta plaza hace dos temporadas. Posteriormente no ha conseguido ratificar aquel triunfo, pasando de puntillas en sucesivas comparecencias por esta plaza. Le convendría pisar el acelerador este año.





ÁLVARO LORENZO (El Tajo/La Reina - Alcurrucén/Lozano Hermanos - Garcigrande/Domingo Hernández): Una puerta grande en este escenario a principios del 2018 le puso en órbita. Tres tardes es hacerle justicia.





SEBASTIÁN CASTELLA (Jandilla/Vegahermosa - Garcigrande/Domingo Hernández - Victoriano del Río/Toros de Cortés): Entró en el bombo y este no le pudo deparar mejor destino conforme a sus intereses: Jandilla. El resto, como siempre: cómodo y sin demasiadas complicaciones.



ANTONIO FERRERA (Zalduendo - Puerto de San Lorenzo/La Ventana del Puerto - Alcurrucén/Lozano Hermanos): Tres tardes son muchas tardes para un torero que lleva mucho tiempo sin justificarse en Madrid. Seguramente, las cosas del tener que rellenar tantos huecos.








DOS TARDES


JAVIER CORTÉS (La Quinta - Pedraza de Yeltes): Torero que ilusiona a los aficionados exigentes desde su época de novillero, llamó la atención en los desafíos ganaderos de 2017, y en 2018 se reivindicó. El 2019 debería seguir dejando el pabellón alto, y viendo con qué está anunciado, se podría decir a priori que tendrá material.



MIGUEL ÁNGEL PERERA (Fuente Ymbro - El Puerto de San Lorenzo/La Ventana del Puerto): No hace falta comentar mucho acerca de este matador. Si acaso, que sus dos comparecencias vendrán marcadas por dos hierros que últimamente están en buen momento. Pero en verdad, para lo que él suele ofrecer, que es la monofaena vulgar y pegapasista al uso, solo se puede desear que no acabe aburriendo también a los ejemplares que le toquen en suerte.



ROMÁN (El Tajo/La Reina - Adolfo Martín): Quien cuenta con un concepto del toreo poco ortodoxo y embarullado, aunque con algo muy positivo: siempre se preocupa de lucir a sus toros. Consiguió salir a hombros hace dos veranos, cosa que le hizo entrar en todas las ferias. El pasado año, en tres tardes, pasó de puntillas y además se dejó ir varios toros de nota, como el Hechizo (Fuente Ymbro) o el Taponero (Miura).



LUIS DAVID ADAME (Montalvo - Zalduendo): Mediano de la insufrible saga Adame, su toreo no se aleja demasiado de lo que ofrece su hermano el mayor. O sea, pegapasismo chabacano y muy alejado de las formas clásicas. Y además, también parece haberse copiado de su hermano hasta en eso de ponerle cara de perro al presidente de turno que no entra por el aro a la hora de regalarle las orejas. Hace un año sorteó al famoso Ombú, siéndole otorgado un despojo de tal ejemplar. Por lo demás, poco o nada digno de mención.



PABLO AGUADO (Montalvo - Santiago Domecq): La oreja cortada la pasada feria de otoño (un tanto benévola, por cierto), le hace entrar dos tardes en este serial, además de matar la de El Torero el próximo domingo de Resurrección. De novillero mostró finas maneras y un concepto que recuerda a la Escuela sevillana, pero como se dice ahora en el mundo del fútbol, le falta cocción.

JUAN DEL ÁLAMO (El Pilar - Las Ramblas): Su amplia colección de orejitas en esta plaza le han hecho un imprescindible año tras año en Madrid a la hora de rellenar huecos, aunque al aficionado le diga poco su toreo.



JOSÉ GARRIDO (El Pilar - Fuente Ymbro): Pasan los años y con ellos las ferias; y por más que lo intentamos y requeteintentamos, aún somos muchos los que no hemos conseguido verle a este torero ninguna de esas virtudes tan cacareadas desde que era novillero. Ya son muchas tardes pasando de puntillas por esta plaza, el asunto empieza a aburrir un poco.



EL JULI (Juan Pedro Domecq y Núñez del Cuvillo): Todo dicho.



FERNANDO ROBLEÑO (José Escolar - Valdellán): Por momentos pareció volver a sus antiguos fueros el pasado mes de septiembre ante el famoso Navarro de Valdellán, ofreciendo a la parroquia algunos naturales con mucha enjundia. Si fuera capaz de repetirlo ante los escolares o los valdellanes próximamente pero con más rotundidad, sería de cine.



CURRO DÍAZ (Baltasar Ibán - Zalduendo): Pinturero y cargadito de detalles, pero tomando cada año que pasa más precauciones.



MORENITO DE ARANDA (Las Ramblas - Fuente Ymbro): También muy pinturero, solo que este sí es de los que se ponen y saben torear de verdad. Por ende, siempre se le espera en Madrid, feudo donde ha dado buenas tardes de toros y ha dejado multitud de detalles, como por ejemplo un formidable ramillete de verónicas el pasado año, y el cual justificó las más de dos horas que duró ese tedioso festejo.



PEPE MORAL (Baltasar Ibán - Fuente Ymbro): Gran faena el pasado año al recordado Chaparrito, con la que por fin terminó de convencer a gran parte de la afición de Madrid. Se espera que  sea capaz de ratificar ese buen toreo. Con esas dos ganaderías a las que se enfrentará, todo hace prever que oportunidades tendrá.






UNA TARDE


RUBÉN PINAR (La Quinta): Abre feria un torero que en los últimos años parece haber encontrado su sitio en el circuito de las llamadas corridas duras. Y la verdad que, dejando aparte lo tosco que resulta su toreo, el hombre parece defenderse con solvencia en estos lares.



THOMAS DUFFAU (La Quinta): Francés que cortó una oreja el pasado mes de septiembre a un toro de Pallarés. Credencial suficiente para tenerlo en la feria.
.
FINITO DE CÓRDOBA (Fuente Ymbro): ¿Cuáles son los credenciales que presenta este señor para verse anunciado en Madrid una vez más? ¿Que le apodera Simón Casas? Es lo único que se le ocurre a uno. Hace muchísimos años que en Madrid no solo no interesa, sino que se le dejó de tragar. Y,
además, en un día tan señalado como lo es el 15 de mayo y en un cartel de lujo. No, no se entiende.



DAVID GALVÁN (Valdefresno/Fraile Mazas): Torero joven del que se lleva temporadas esperando cositas importantes, sin terminar de llegar estas. Se anuncia, además, el próximo domingo de Resurrección con los toros de El Torero.



JUAN ORTEGA (Valdefresno/Fraile Mazas): Muy grata fue la sorpresa que nos llevamos el pasado verano con este matador, el cual en su época de novillero no terminó de convencernos a unos cuantos. Sin embargo, mostró para la ocasión un toreo mucho más reposado y con formas muy clásicas. Puede ser una de las sensaciones de la feria, si los de Valdefresno se prestan a ello y él tiene el día. Completará también la terna del domingo de Resurrección.

JOAQUÍN GALDÓS (Valdefresno/Fraile Mazas): Poco más que añadir a lo anteriormente expuesto sobre este matador. Solo que ha gozado de unas cuantas oportunidades en esta plaza que han terminado cayendo en saco roto.



JOSELITO ADAME (El Tajo/La Reina): Primogénito de la familia Adame, y de quien también ha quedado todo expuesto.



GONZALO CABALLERO (El Pilar): Se trata este de un torero que dispone de muy buenas maneras y muy pocas oportunidades. ¿De verdad tanto hubiera costado incluirle una tarde más en el abono?

EL CID (Parladé): En el año de su adiós a los toros, se espera y desea que Manuel Jesús salga con ganas de dar un recital en memoria a sus mejores años.



ÁNGEL TÉLLEZ (Jandilla/Vegahermosa): Confirmará la alternativa en plena feria quien ha sido un novillero de más nombre que argumentos dejados en el ruedo.



DAVID DE MIRANDA (Juan Pedro Domecq): Es una inmensa alegría ver anunciado a este torero en San Isidro, después de la lesión sufrida hace dos veranos. Viene a confirmar alternativa y, además, también se espera que confirme las buenas sensaciones que dejó en sus tiempos de novillero.



JUAN LEAL (Pedraza de Yeltes): De Francia, y que lleva algunas temporadas colándose en la feria sin reeditar créditos de un año para otro, en verdad.



GÓMEZ DEL PILAR (José Escolar): Se ha hecho un huequecito en las corridas donde el Toro hace aparición (vulgarmente conocidas como duras), y el hombre parece ir creciendo a pequeños pasos en ese circuito. Por cierto, ¿no hubiera merecido este señor entrar en una 2ª tarde, en detrimento de otros espadas los cuales no se sabe muy bien qué pintan anunciados?



ÁNGEL SÁNCHEZ (José Escolar): Novillero de altos vuelos en su época, tomó la alternativa el pasado año en la corrida de Adolfo Martín, estando poco acertado aquella tarde. Muchos confían en él, y el hecho de haberse curtido matando mucho santacoloma da a pensar que puede funcionar en ese circuito. Está también anunciado para el día 2 de mayo.



DANIEL LUQUE (Victorino Martín): He aquí el que iba para figura, y se ha quedado para los restos de los restos. En verdad tiene más que suficiente con una tarde, pero ¿alguien hubiera echado en falta su ausencia?



MANUEL ESCRIBANO (Adolfo Martín): Poca historia se recuerda de este matador desde el indulto al toro Cobradiezmos en la Maestranza. Y de eso han pasado ya tres temporadas. Se sabe que dentro lleva buenas maneras para enfrentarse a este tipo de corridas, pero debería apretar el acelerador, pues no puede vivir toda la vida de aquella renta.



DAVID MORA (Alcurrucén): Caso muy parecido al anterior: aquella faena al Malagueño de Alcurrucén hace tres ferias no debería durar toda la vida. Lleva ya tiempo arrastrándose por las plazas y dando sensación de tristeza, hecho agravado además por la cosa de que siempre se lleva al mejor toro de cada festejo, y se lo deja ir sin torear.



TOMÁS CAMPOS (Las Ramblas): Actuó el verano pasado en esta plaza y, los que le vieron, afirman rotundamente que es un torero a seguir. Bienvenido sea y deseando que ratifique tan buenas sensaciones.



EUGENIO DE MORA (El Ventorrillo): Relleno, relleno, relleno y más relleno. Y por si a alguien no le ha terminado de quedar claro... RE-LLE-NO.



SEBASTIÁN RITTER (El Ventorrillo): Merecía entrar este año con todas las de la ley, después de vérselas con muchísima dignidad y solvencia el pasado año con los demonios andantes de Saltillo.



FRANCISCO JOSÉ ESPADA (El Ventorrillo): Mucho ruido, y pocas nueces. El pasado año, sin ir más lejos, se le fue con las orejitas puestas un gran toro de Baltasar Ibán al cual no fue capaz de someter, y todo lo cacareado por los adeptos al sistema sobre él ha tenido poco refrendo por su parte. Tiene esta oportunidad y, además, la del 2 de mayo.



IVÁN VICENTE (Valdellán): Destellitos y elegantes poses, pero resbala (y mucho) en el toreo fundamental. Se le recuerdan buenos naturales hace dos años, un 12 de octubre. Pero poco más.



CRISTIAN ESCRIBANO  (Valdellán): La oreja cortada el pasado mes de septiembre a un toro de Saltillo le hace entrar una tarde en la feria y, además, vestirse de goyesco el 2 de mayo.



RAFAELILLO (Celestino Cuadri): Fijo en este tipo de corridas, Rafaelillo se trata de un torero que ha combinado magníficas faenas en esta plaza con otras tardes en las que no ha querido ni verse a sí mismo. ¿De qué palo le tendremos esta vez?



LÓPEZ CHAVES (Celestino Cuadri): Un torero que hace años también era un fijo en este tipo de corridas, y la empresa ha considerado oportuno desempolvarlo para dar cuenta de la corrida de Cuadri. Seguramente tampoco habría muchos candidatos para estos menesteres.



EL FANDI (Santiago Domecq): Una, y gracias. Y si hubiera sido ninguna, habría sido muchas gracias. En fin...





No hay comentarios: