lunes, 28 de mayo de 2012

BASTONITO SIGUE ESPERANDO

Después del día festivo que otorgan las corridas de rejoneo, esta tarde volvimos a la plaza los habituales con las pilas cargadas y las ilusiones renovadas para encauzar el último tramo de San Isidro, el más interesante y donde todos los aficionados tenemos el ojo puesto desde que conocimos los carteles de la feria. Hoy tocó la corrida de Baltasar Ibán, una ganadería que aunque venida a menos en los últimos años siempre se la espera con ilusión por si suena la flauta y la reencarnación de Bastonito sale por chiqueros. Pero la flauta, más que sonar, ha desafinado; aunque en algunos pasajes de la corrida ha entonado una dulce melodía con dos toros, 2º y 3º, de interesante juego y con un cortijo cada uno, pero que igualmente se encuentran a años luz de aquel mítico Toro lidiado heroicamente por César Rincón. Menos mal, porque no quiero ni pensar como se las hubieran apañado Fermín Spínola, Serafín Marín y Rubén Pinar con un caballero de ese talante. Sobre todo los dos últimos, que tuvieron en sus manos dos animales que hacían a uno rico al instante. El 2º, Pistolero, fue recibido por Marín con unas verónicas de cierto calado. Repitió como un tren en la muleta de un Serafín perfilero que andó duditativo en los primeros compases de faena y que posteriormente sacó una tanda buena por la derecha. Lo demás, falta de acople y de mando a un toro noble y encastadito que fue ovacionado en el arrastre. Sin torear se fue al desolladero, al igual que su hermano Camarito, que hizo de 3º. Otro buen toro con otro cortijo que le hizo la vida imposible a Rubén Pinar, que fue generoso de quere lucirlo en la distancia larga pero sin terminar de cuajar la cosa. Destoreó descaradamente, como suele ser habitual en este torero, y pegó unos banderazos más propios de Ultra Sur o Frente Atlético.
Gustó también, aunque en menor medida, el 4º de la tarde. Noble el toro llendo a menos durante la faena de muleta de Spínola, que no supo entendérselas con él, citando con el pico siempre al hilo del pitón y dejando la patita bien escondidita. Tuvo menos fuelle que los dos anteriores, pero con cosas importantes dentro.
Los demás toros, babosas de comportamiento asnal que pocas oportunidades ofrecieron para el lucimiento de una terna insustancial y aburridora. El momento más aplaudido de la tarde fue el tercio de banderillas al 4º ,en el cual El Chano puso en pie por unos instantes a la concurrencia tras dos excelentes pares. Vicente Yangüez volvió a demostrar lo buen rehiletero que es dejando dos buenos pares de banderillas al 4º; y también dio muestras de su poca profesionalidad con ese tablero contrachapado que usa como capote. De esta tarde nos quedaremos pues las banderillasde El Chano y con Pistolero y Camarito, dos buenos que se han ido sin torear al desolladero. Vamos, lo que suele ser tan tristemente habitual en los últimos tiempos.

FICHA DEL FESTEJO

6 Toros de Baltasar Ibán, de buena presentación. 2º y 3º, los mejores oor nobles y encastados.

Fermín Spínola (de azul verdoso y oro): Silencio y silencio tras aviso.
Serafín Marín (de azul marino y oro): Saludos y silencio, tras aviso en ambos.
Rubén Pinar (de grana y oro): División tras aviso y silencio.
Publicar un comentario