viernes, 20 de abril de 2012

¡¡QUE VIENEN LAS FIGURAS!!

Esta mañana mientras trabajaba había una voz imaginaria que me atronaba la cabeza al grito de:

- ¡¡Que llegan las figuras a Sevilla!!

-¿Y eso es bueno o es malo? - me parecía oir preguntar otra voz que surcaba mi imaginación.

- Pues mire usted - empezaba a contestar mi ego imaginariamente - según se mire, porque si usted va y se lo pregunta por ejemplo al empresario de la plaza le dirá que es cojonudo, porque seguro que hará buena recaudación en taquilla. Si se lo pregunta a uno de esos señoritos sevillanos que tan impecablemente ataviados acuden al tendido de La Maestranza con el clavel en la solapa y el purito en la boca a dar palmas como si les hubieran dado cuerda para ello, pues supongo que tan contentos porque hoy , al haber glamour en el ruedo, seguro que se divertirán. Pero si me lo pregunta a mí, le contesto que me dan ganas de salir corriendo, porque para mí el término "figura del toreo" es sinónimo de monotonía, vulgaridad, mamoneo, tontuna bovina, descastamiento y no sé cuantas cosas más.

Luego, una vez acomodado en el sofá de mi casa, mientras veía la corrida me daba por ponerme en el pellejo de los pobrecitos que pagan un mínimo de treinta y pico pavos para ver a un señor torear de salón. Porque es lo que esta tarde ha hecho José María Manzanares en sus dos actos. Bueno, hoy y la mayoría de los días me parece a mí. Para eso me cojo el metro y me voy al Batán (yo que soy de Madrid) y me deleito con los chavales de la Escuela mientras entrenan. Porque total, no creo que exista una diferencia tan abismal entre el comportamiento de los dos pastelitos que le han cabido en suerte a Manzanilla esta tarde y el comportamiento de un carretón. Si es que parecían cochecitos teledirigidos manejados a distancia desde el callejón por Papá Manzanares o por el Tito Matilla... Vamos, es que hubiera sido para matarle si no llega a cortar las 4 orejas. Luego las dos estocadas son para echarlas a comer aparte, poque Manzanares otra cosa no, pero a la hora de ejecutar la suerte suprema no le gana ni Cristo, y de dos tremendas estocadas recibiendo ha aniquilado a sus dos compadres (que no oponentes). Sin duda, lo mejor de la tarde, lo que más me ha emocionado y lo único que me ha merecido la pena de verdad.

Ha habido otro cochecito teledirigido corrido en tercer lugar, aunque poco le ha durado la batería. Supongo que el señor Martínez Erice no la ha dejado enchufada a la luz lo suficiente como su compañero de triunvirato, el señor Matilla. Aún así ha servido para que el pacense Talavante tocara pelo y se llevara otra oreja. El sexto una ovejilla sin chicha ni limoná, se movía a duras penas y con el que Alejandro se ha terminado poniendo pesado abusando de las cercanías.

Tambien ha hecho el paseo esta tarde Juan José Padilla, y con especial cariño se le ha tratado en Sevilla. Suyo ha sido el peor lote, con el que solo ha podido mostrarse voluntarioso y dispuesto.

Pues eso, que las figuras ya están aquí, y para no defraudarnos buen sobo nos han dado con sus torillos a modo, sus elegantes posturitas, sus finas maneras, sus arrimones ante marmolillos y así hasta un largo etcétera de tormentos. Y mañana los Garcichicos con el gladiador Fundi (José Pedro, que bajo has caído dejándote anunciar con semejantes bazofias, tú que eres lo que eres gracias a los Toros de verdad); el Genio de la Puebla (otro que tal baila, ¿cuando se dará cuenta de que su sitio está con otro tipo de toros?); y Don Tancredo Castella.

 







FICHA DEL FESTEJO



Toros de Victoriano del Río; Toros de Cortés (4º y 6º). Pobres de presencia, nulos de casta y con nobleza desesperante.

Juan José Padilla (de berenjena y oro con cabos negros): Ovación y ovación.

Jose María Manzanares (de azul marino y oro): Cuatro orejas. Salió por la Puerta del Príncipe.

Alejandro Talavante (de caña y oro): Oreja y ovación.

6 comentarios:

Emilio Roldán Hernández dijo...

¡Olé!. Esta es otra de las reseñas tuyas que firmo en su integridad. Bueno, casi. El "casi" es debido a la utilización del verbo "apostillar" en su conjugación de participio. El uso de ese término léxico nada tiene que ver con el que le has querido dar, o puede que me equivoque y no lo haya yo interpretado en su literalidad metafórica, muy usual en tus estilísticamente notables textos. El verbo "apostillar" tiene dos acepciones: la primera tiene como significado el hecho de "anotar algo al margen o subrayar un texto o algo dicho anteriormente" y la segunda es " poner o ataviar con apostillas" que en léxico vulgarizado es similar a añadir "costra" a algo xD. Siento corregirte, para mí es un marrón, -espero que de nuevo no te importe y lo aceptes con el humor que te caracteriza-, únicamente intento que seas -contando con alguna ayudita de mis modestos conocimientos lingüisticos-, además de un genial crítico taurino como ya apuntas en cada crónica, un escritor sin ningún tipo de fallos en tus preclaras críticas de buen "aficionado a los Toros". Llegarás lejos, aunque las voces que contrarían a los figurines del toreo Pop no son bien recibidas, ya sabes...
La crónica torista o racional-taurina de esta tarde en lo acontecido en el coso de El Baratillo que muestras aquí, la comparto completamente. Ya están todos los medios halagando hasta la furgoneta del supuesto triunfador y no paro de dudar de nuestra posición crítica acerca de La Fiesta. ¿Estaremos mal de la sesera ?.Es que la "crítica" barata que domina los escalafones del mundo taurino Web no puede ser más triunfalista, ni más ventajista cuando hoy ni había toros ni había emoción porque para que haya lo segundo es siempre necesario lo primero. Pero si los torillos que llevaban debajo del brazo los tres diestros eran tres cabras mochas...,no tenían ni presentación, ni un mínimo de cualidades que deben exigirse en la raza bovina a la que pertenecen, nada. Puro toreo de salón, como bien dices, y amplias dosis de pico y de lo de siempre; pases que no saben a nada. Hablan de "tarde de gloria histórica" para el hijísimo...Pero cómo va a ser una tarde de triunfo en la historia de la Tauromaquia si ni ha habido toro... A estos les pones delante un Toro-toro con un poquito de cualidades, con peligro, con hechuras, con casta verdadera, que embista y salga a luchar, astifino y bien armado y salen por peteneras. Todo se acababa poniendo un puesto fronterizo en Manuel Becerra y otro en el Puente de Ventas, requisarles cuando lleguen con sus chiringuitos todo lo que llevan en sus equipajes y decirles que ya les espera en los chiqueros una corrida de Cuadri, Miura, Adolfo o los de Escolar. Ahí veríamos si son figuras, pasarelistas del vacuno o son bailarinas de claqué. Bueno, a ver que vemos mañana de Morante con las mochas bobas; me ciño a tus palabras: el torero que nos estamos perdiendo... Hasta el martes que viene no hay nada que interese de verdad en Sevilla.
Un abrazo Luis y gracias por deleitarnos con tus letras.

Emilio Roldán Hernández dijo...

Dejo aquí mi apostilla. xD
Si no sale de chiqueros un toro sino una cabra mostrenca y dócil, no se puede calificar como "torear" el acto de lidiarlo, ni a esta fiesta como la de "Los Toros"...

Luis Cordón Albalá dijo...

Corregido, muchas gracias por el quite jajaja ya queda corregido.
Ayer es que Manzanares no toreaba, solo pasaba a los toros con la muleta en línea recta y sin bajar la mano en exceso, porque sino se les desmontaban allí mismo como un castillo de cartas. En fin estaremos mal de la sesera como tu dices, a este paso voy a exiliarme a Francia voluntariamente, que por lo menos por allí sigue saliendo el toro-toro. Hoy directamente ni la veré, estaré dando coba a mi Madrid que esos esta tarde si que tienen un señor Toro con el que lidiar, veremos si no se le va al corral...
Un saludo camarada y muchas gracias por estar siempre por aquí.

Emilio Roldán Hernández dijo...

Ocho garcigrandes fueron rechazados hoy en el apartado de Sevilla. Vergonzoso. Eso pasa en Madrid, como el año pasado le pasó a Cuvillo y este año les regalan dos tardes...

Luis Cordón Albalá dijo...

Pues como deberían ser para que los rechacen en Sevilla...
En Madrid el año pasado ya le rechazaron 13 toros al mismo ganadero.

Emilio Roldán Hernández dijo...

Estoy esperando su reseña, caballero...