miércoles, 12 de febrero de 2014

UNA DE PREDICCIONES (APUNTES DE LOS CARTELES DE FALLAS)

POR GLORIA CANTERO MARTÍNEZ, AFICIONADA DE MURCIA.


 La anunciada Feria de Fallas 2014, aún defendida por algunos como "la mejor rematada de los últimos años", retoma la degeneración sufrida por la mayoría de plazas no sólo del mediterráneo, sino y por extensión, de todo el territorio hispano. Mucho "estilista", abundancia de arte, eso si, con minúsculas. Esto de "El arte", cada vez parece más una patraña que han reinventado cuatro ególatras para tapar las carencias, miedos e incompetencias de lo más granado del escalafón y sus cohortes celestiales a quienes importa muy poco el derrumbamiento de la tauromaquia, entendida como aquellos sabios quehaceres delante de aquel animal que parece cada vez más un triste fósil de lo que debiera ser un Toro de lidia. Me temo la retahíla de borregos inválidos o de moruchos sin clase asociados cual siameses isquiópagos a esta panda de socorristas o cuidadores que no toreros. Evito la condescendencia a la cita aunque esta vaya camuflada de una múltiple oferta novilleril, o la colocación de una tarde para los de D. Adolfo. De nuevo, las carencias dominan sobre las presencias. Dominen, pues su capacidad de sorpresa, pues mucho me temo que la "personalidad de la plaza" ajusticiará sin remilgos toda esperanza de anhelo en eso tan grandioso que toda la vida se ha llamado TOREAR, lidias completas incluidas, pardiez!. Y si "al tiempo le pido tiempo", les aseguro, mucho me gustaría equivocarme, disculpen el atrevimiento, y, ruego, humildemente a Uds. que si así sucediera, me hagan copiar cien veces: "Erré al afirmar: ¡Cierto son los toros!"

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero que demagogicos sois.
Si no os gusta no vayáis, no pasa nada, La fiesta de los toros sobrevive sin vosotras 300 personas que dais dogma de los que es el toro, el torero, el empresario, incluso el espectador y el gusto que tiene que tener.
Hacéis muy flaco favor a todo y a los que nos gustan los toreros y ganaderias que criticais nos estais aburriendo.

Ya esta bien de que lo unico bueno y correcto es lo que a vosotros os gusta.
Dejarnos en paz.

Luis Cordón Albalá dijo...

¿Sabe usted, "Anónimo", que es lo que pasa? Que si a ustedes les aburren nuestras críticas, a nosotros aún mucho más los mismos toreros y las mismas ganaderías en todas las ferias y todos los años.
Por otro lado, no es imponer ningún dogma ni ningún gusto, es querer desear lo que siempre ha imperado en la Fiesta: Toro encastado y fiero (que no animalillo dócil y en muchos casos manipulado) frente al torero poderoso y capaz (que no pegapases ventajista).
Un saludo

Gloria cantero martinez dijo...

Sr. Anónimo:

Eso de usar el anonimato para pedir nuestra expulsión, me parece, no sólo de cobardes, sino también de ignorantes y demasiado aventurados.
Como también los son sus palabras. A diferencia de Ud. nosotros si damos la cara, mostramos sin recato, nuestros nombres y apellidos, y de igual forma, una visión como aficionados, que, podrá Ud. no compartir, pero que al menos debería tener la decencia de respetar.
¿Quién es Ud. para mandarnos fuera de algo que sentimos como una pasión heredada y que por esa razón, la queremos íntegra y fundamentada en el riesgo y la emoción?

¿Acaso Ud. tiene la solución a tantos desmanes que están llevando la Fiesta de los toros a eso de lo que nos tacha con tanta energía, "aburrimiento"?

Agradeceríamos sobremanera, expusiese sus argumentos fundamentados desde la razón y el convencimiento, le aseguro que, a diferencia de Ud. estamos dispuestos a escuchar, leer y tolerar.
Nadie está en uso exclusivo de la verdad, pero de ahí a descalificar, hay un enorme trecho que, algunos malintencionados se atreven a cruzar; le aconsejo, desde el respeto, no caiga Ud. en semejante error.

Saludos.

Enrique Martín dijo...

Anónimo:
Tiene mucha razón de quejarse, toda la del mundo y mucha más para que a usted le guste lo que mejor le parezca. Es más, no consienta que nadie le imponga sus gustos, hasta ahí podríamos llegar. Ni el hacedor de este blog, ni las personas a las que invita. Pero yo le ruego una cosa, si usted me lo permite, tampoco nos quiera hacer caer en la confusión, en ese gran equivoco de hacernos creer que todos somos aficionados a lo mismo, nooooooo. Usted habla de algo a lo que llama la fiesta de los toros, y por lo que dice le gustan unos animales que parecen toros, pero no son toros,unos señores que parecen toreros y una espectáculo que podría parecer toreo, pero que a nada que uno se para a observar, ve que nada tiene que ver con ello. Llámelo usted la Fiesta de la Cucamona, toreadores bailarines, desfile de animales moribundos, remedo desnatado de los Toros, cómo a usted más le plazca, pero no lo llame Fiesta de los Toros, si el toro no asoma por ninguna parte. Es como si me dice que le gusta el cine, sobre todo esas películas que van en hojas impresas, con dibujitos y palabras escritas. Nooooo, eso es un tebeo, unas caricaturas, pero no una película. Vamos, como eso que a usted le gusta, que es una caricatura de lo que es la Fiesta del Toro. Y si usted me obliga a admitir lo de Juan Pedro, los Cuvillitos, Victorianos del Río, Garcigrandes y todo eso que pasaportan las figuritas, me ofuscaré tanto como usted cuando cree que alguien le quiere imponer sus gustos. No quiera imponerme c que esto es un toro. Así que en paz. Ah y otra cosa, como cada cosa que usted ame la abandone en cuanto vea el menor problema y no pretenda arreglarla, pues apañado va. A estos señores les coge su amor al toro de arriba a abajo y quieren que vuelva a lo que fue. Poco bueno se podría decir de ellos si a las primeras de cambio dejan la Fiesta tirada en la cuneta. Única y exclusivamente para que usted esté cómodo sin tener que escuchar opiniones contrarias a las suyas.
Un saludo señor Anónimo. A propósito, ¿tiene usted algo que ver con los Anónimos que escribieron el Lazarillo, el Cantar del Mío Cid, los que compusieron tantas obras musicales y tanto dieron al arte? Era para darle la enhorabuena.