martes, 24 de abril de 2012

ALGO DE LUZ ENTRE TANTA ESPESURA

Unos cuantos días llevábamos ya deambulando sin parar por el espeso bosque de la domecqsticación, con la hartura, el aburrimiento y el cabreo que esto produce. Cinco días, para ser exactos, en los que han querido hacernos creer que hemos visto plantaciones hermosas de Manzanillas que, sin embargo, no me terminan de convencer. No obstante, estábamos todos esperando a que llegase un viejo leñador de Galapagar para que, con sus hachas cárdenas bien afiladas, talara por completo tanta mediocridad de arboleda que tan poquito bien hace al este paraje verde que es la Fiesta. Y lo consiguió a medias. Vino hoy el viejo Victorino Martín con unos hachas menos afilados de lo que suele acostumbrar, pero suficientemente eficaces para dejar pasar algo de luz y que pudiésemos refrescarnos un poco esta tarde y salir de la oscuridad.

Y es que, despues de lo visto días atrás, la corrida de Victorino Martín, sin ser ni la mitad de lo que siempre se espera de estos albaserradas que pastan en Moraleja provincia de Cáceres, puso un poco las cosas en su sitio y volvió a dar la emoción perdida días atrás con tanta borreguez. Pero no solo fueron los toros del de Galapagar quienes pusieron un poco las cosas en su sitio, sino también Iván Fandiño, que arreó de lo lindo esta tarde. Con solvencia y dignidad resolvió la difícil papeleta que le presentó la asardinada alimaña que abrió plaza; y con mando, arrojo, estética y una buena estocada cortó una oreja al tercero, animal noble y encastado que metía bien la cara y que a la postre reesultó ser el mejor de la corrida. Bueno fue también el que hizo de quinto, y del que el Presidente racaneó otra merecida oreja al torero de Orduña después de conseguir dos series en redondos de muy buen trazo y dejar otra gran estocada. Buena tarde la de Fandiño hoy, que esperemos refrende con los adolfos que dentro de un mes le esperarán en Las Ventas.

La antítesis de Fandiño fue un medroso y desconfiado David Mora. No le vi en ningún momento ponerse en el sitio ni ofrecer la muleta plana, y estuvo falto de mando con las encastadas embestidas que le tributó a principio de faena el cuarto, que bien poco duró. No sé porque, pero después de verle en dos ocasiones este año se me está desinflando poquito a poco las ilusiones que tenía en él. Le veo muy pero que muy ventajista y muy vulgar, espero equivocarme porque es un buen torero y disfruté mucho con él el año pasado. Ojalá el viernes con los de El Pilar me demuestre lo contrario. En tí confío, David.

Otro de los grandes momentos de la tarde corrieron a cargo de un buen rehiletero que es El Chano, que puso dos siberbios pares cargados de torería y pureza, aunque cuando coje el capote ya es otro cantar.

Bueno, y después de esto, mañana nos tocará otra vez más oscuridad de la mano de los frondosos y enfermísimos árboles de Don Borja Domeq. Qué cruz, por Dios, por la Virgen y por el Espíritu Santo.



FICHA DEL FESTEJO


Toros de Victorino Martín, desiguales de presentación y de juego. Los mejores, 3º y 5º.


Iván Fandiño (de rosa y oro): Saludos, oreja y dos vueltas al ruedo tras fuerte petición.
David Mora (de rosa y oro): Saludos, silencio y silencio.


Publicar un comentario