lunes, 23 de marzo de 2015

ANÁLISIS DE SAN ISIDRO II: LOS TOREROS

En cuanto a los toreros que vienen y dejan de venir a la feria de San Isidro, se dice que no hay más cera que la que arde y que es lo que hay. Está claro que los que sobran son más que los que faltan, pero ante todo lo que sobra, como ya hemos dicho muchas veces, son días. De esta forma no sólo nos ahorraríamos nombres, sino unos cuantos carteles innecesarios e infumables que a lo único que nos llevan es a la crispación tarde tras tarde.
Algo que también ha llamado mucho la atención, ha sido la ausencia de alternativas y confirmaciones. A esto se refirió el empresario argumentando que "los toreros de arriba son muy exigentes a la hora de cerrar carteles". Y seguro que se quedarán todos tan anchos. ¿Tan exigentes como para bloquear, por decirlo de alguna manera, el futuro y la regeneración de la Fiesta? Claro que no solo será harina de este costal, pues tal y como está el patio, cualquiera le dirá a José Garrido o a Lama de Góngora,  por poner un ejemplo, que vayan a confirmar la alternativa con toros que no sean de Cuvillo, Juan Pedro o Victoriano del Río.
Sorprende también, de manera poco grata, que nadie aún se digne a darle la alternativa a ese novillero llamado Gonzalo Caballero y que tanto que decir tiene en esto de los toros. De novillero, pinta ya poco el chaval. 
Por lo demás, esto es lo que hay:


TRES TARDES

Diego Urdiales: Gran triunfador del año pasado, aun sin ninguna puerta grande ni hacer faenas de ochenta pases por minuto. Con un solo natural de este señor, se manda al carajo todas las mentiras de la Tauromaquia 2.0. Pero necesita toro. Sí, de eso que Cuvillo y en ocasiones Victoriano del Río no crían. Casualmente, dos de las corridas que va a matar a lo largo de esta feria. Ojalá se alinearan los astros y ese día diera una lección a los que compartirán cartel con él, y de paso a todos los seguidores de estos. Su tercera corrida será la de Adolfo Martín. 

Miguel Ángel Perera: También triunfador de 2014, pero por otro camino: El de la vulgaridad y la mentira por bandera. Así está la Fiesta. Matará la del Pilar, Parladé, y Victoriano del Río.

Alejandro Talavante: El camaleón vestido de luces. Después de que en 2014 le intuyéramos ganas de TOREAR, este año hay cierto ánimo por verle. Eso sí, de Juan Pedro Domecq, el Ventorrillo y Cuvillo, no sale. Cualquiera vuelve a apuntarse a los cárdenos, ¿eh Alejandro?

Sebastián Castella: Figura de la Tauromaquia 2.0 que este año se ha apuntado a la corrida de Adolfo para imponer su monofaena. ¿Por qué será que les ha dado a algunas figuras a matar la de Adolfo? También le tendremos en la de Alcurrucén y Cuvillo.

Miguel Abellán: Pasando por alto su encerrona en Otoño, apetece verlo, y mucho, después de su tarde el año pasado con aquella difícil y dura corrida del Montecillo. Otra cosa es que este año venga con las mismas ganas. Anunciado con Parladé, Puerto de San Lorenzo y Jandilla.

DOS TARDES

Iván Fandiño: Después de un 2014 deambulando como una figurita más por esas corridas de toros sin toros, este 2015, entre pitos y flautas, debería ser el de su lavado de cara y, por consiguiente, vuelta a ese torero que un día nos ilusionó con su toreo y sus palabras. Amén de su encerrona dentro de unos días, tiene dos corridas por delante en feria: Parladé y Victoriano del Río.

Daniel Luque: Si ya, cuando no había mérito aparente, había que tenerle hasta en la sopa, después de su puerta (chica) grande del año pasado, ¿qué podíamos esperar? Pues nada, a fastidiarse por enésimo año consecutivo y a encontrar amparo en el Candy Crash para que todo transcurra rápido. Está anunciado con las corridas del Puerto de San Lorenzo y Juan Pedro Domecq.

El Juli: Mis plegarias no se han hecho realidad, y por consiguiente, Julián, al igual que algunos de sus otros compañeros de la G, no hará lo mismo en Madrid que en Sevilla. Una pena, porque aguantar su toreo, sus imposiciones y a sus "juligans", no es moco de pavo. Aguantarles a todos toca en una de las tardes de Alcurrucén, y en Beneficencia, con lo de Victoriano del Río.

Juan del Álamo: Revelación de 2014. Joven y con ganas de comerse el mundo; unas veces, un vulgar pegapases 2.0; y otras, con buenas maneras. Sus bazas serán El Cortijillo y Pedraza de Yeltes.

El Cid: A pesar de que su mejor época ya pasó, este año ha querido darnos algo que hacía ya mucho tiempo que nos debía a los aficionados de Madrid: Encerrarse con seis de Victorino. Por todo lo que nos hizo disfrutar en un pasado remoto, y porque la apuesta en sí lo merece, deberíamos tener una tarde memorable ese 5 de junio. Días antes, matará la corrida del Ventorrillo.

Juan José Padilla: Para abrirle el cartel a las figuras, está muy bien. Pero para que a los aficionados nos le cuelen dos tardes, no tanto. Y aún menos con el Ventorrillo y el Pilar. Si todavía fuera con sus ganaderías de antaño... Ah, ¿que no está físicamente para ello? Comprendo.

El Fandi: Aun siendo un horror verle con los los palos y la muleta, otros años hemos sido capaces hasta de romper una lanza en favor de este torero por su manejo del capote. Como en las últimas veces que le hemos visto ni eso ha demostrado, la respuesta es clara: Sobra en San Isidro. Y en la Fiesta también. Que vuelva a coger los esquís y deje las charlotadas. Está colocado en la de Jandilla y una de las de Victoriano del Río.

Joselito Adame: Aunque, siendo generosos, no deja de ser uno más, el taurinismo nos lo vende como una gran promesa del toreo, maltratado por los presidentes y esos "integristas". Pues para ellos, pero lejos de Las Ventas, por favor. Abrirá la feria con la del Cortijillo, y días después volverá con la del Montecillo. Quien sabe, quizás uno de esos días por fin nos demuestra alguna virtud que no conseguimos verle.

Paco Ureña: Este sí que lo sabe hacer, y por ello se ha ganado sus dos tardes. Y ante toros de verdad, no con simulacros de medio - toro. Con Fuente Ymbro y Pedraza de Yeltes le veremos.

Javier Castaño: Y cuadrilla, por supuesto. De no ser por sus hombres... pues eso. Les veremos en dos de las tardes de más interés: Miura y Pedraza de Yeltes.

Alberto Aguilar: Los años pasan, y este torero no termina de romper de ninguna de las maneras. Y es una lástima, porque el tío sabe torear y de hecho sabe hacerlo muy bien. Pero no se puede vivir solo de las ilusiones que se generan: Hay que ir más allá y generar algo más. Ojalá le salga lo que tiene dentro, que es mucho y bueno, ante los del Montecillo y Cuadri.

Juan Bautista: Ausente el pasado año, en 2015 vuelve a Madrid para... Para... Para... ¿Para rellenar cartel, por ejemplo? Hace ya mucho tiempo que dejó de venir a otra cosa. Se las verá con Alcurrucén y el Montecillo.

Fernando Robleño: Surge el respeto ante él cuando leemos su nombre año tras año en corridas como Escolar, Victorino, Palha, o Cuadri y Baltasar Ibán, como es el caso de este año. Pero es verle en la cara del toro, y empezar a desear que no volviera por aquí hasta que no regresara al torero de sus comienzos.

Serafín Marín: Dos tardes este año como premio a dejarse sin torear un buen toro de Miura el año pasado. Y supongo que por sus verbeneras orejas en verano y octubre, también. Entonces el día que a alguno le dé por torear bien de verdad, ¿le anunciamos los 31 días de la feria, o cómo va esto? Que a los ibanes y a los miuras, y por supuesto a los aficionados, nos sea leve.

Manuel Escribano: Torero muy bullidor con capote, muleta y banderillas; y pegapases como el que más. Otro que viene de perlas para rellenar huecos. Los de Jandilla Y Adolfo Martín le corresponde.

Antonio Ferrera: Este torero, ahora que ha experimentado un cambio notable en los últimos años, se ha vuelto más apetecible de tenerlo anunciado. Más lidiador, dando a cada toro lo que necesita, y toreando más erguido, aunque le falta dejar de banderillear. Viene más "aliviado" que otros años: Alcurrucén y Puerto de San Lorenzo.

 UNA TARDE

Morante de la Puebla: ¿Qué decir de un torero que se ha ido esquivando almohadillas en sus cuatro - cinco actuaciones en esta plaza? ¿Qué se puede decir de alguien al que se le da todo lo que pide, incluido alisar el piso de la plaza, para luego verle hacer el ridículo? ¿Qué podemos comentar acerca de un hombre impone sus chotos por sus santas pelotas, como si Las Ventas se tratara del patio de su casa? Nada, queda todo dicho. 
Vale que torea con el capote como nadie lo hace hoy, y que ha puesto en ebullición a la afición de Madrid unas cuantas veces, pero no sé hasta qué punto puede compensar eso a lo anteriormente expuesto. Nada, no compensa absolutamente nada, más bien al contrario, es mejor que haga, él y el resto, como en Sevilla, y nos ahorrábamos así dolores de cabeza y los "bajatús" de sus malencarados hooligans. Los Lozano le subsistirán los chotos. 

Pepe Moral: Revelación de la temporada 2014. Vamos verle, a ver qué tal. Será el primer día de la feria, con los toros del Cortijillo.

César Jiménez: Después de algún tiempo desaparecido, vuelve a la palestra este año, con la de Fuente Ymbro. Esperemos que con aires renovados. 

El Payo: Un torero que, en su época de novillero, causó gratas sensaciones. Poco a poco se fue convirtiendo en uno más para, finalmente, llegar al esperpento, precisamente en su última tarde en esta plaza. ¿Habrá cambiado a bien? Lo medirán los toros de Fuente Ymbro, pero personalmente hubiera preferido quedarme con las ganas de saberlo, sobre todo teniendo en cuenta la baraja de toreros interesantes que se han quedado sin venir.

Eugenio de Mora: Una buena actuación en agosto, refrenda su presencia en la feria con los lisardos de Valdefresno.

Morenito de Aranda: Fino, diferente, de corte clásico, y al que que llevamos mucho tiempo esperando en Madrid. Pero el muchacho, otro más, no termina de disparar. Antes de verle con la de Valdefresno en la feria, también le tendremos disfrazado de goyesco días antes. 

Arturo Saldívar: De la nueva hornada de mexicanos. Matará la corrida de Valdefresno.

Uceda Leal: La eterna promesa por excelencia, aunque con el arroz un poco pasadito ya. Una oreja de plaza de talanqueras y sendos petardos con los victorinos y adolfos, su maravilloso currículum de 2014. Los huecos a rellenar, que son muchos...
Salvador Domecq el día 14.

Diego Silveti: También de la nueva hornada mexicana. ¿Será capaz de responder a los genes que lleva? Lo veremos con los toros de Salvador Domecq.

Jiménez Fortes: Un torero que, prácticamente, sale a cogida por corrida. Ya puede espabilar y mejorar los muchos defectos que tiene. Completa la terna que dará cuenta la corrida de Salvador Domecq.

El Capea: Está todo dicho. Anunciado el día 19 con la de Alcurrucén.

David Galván: Jovencito y, por consiguiente, con ganas de decir algo en esto. Veremos.  Mata la de Las Ramblas.

Víctor Barrio: El primer nombre importante de este 2015, al triunfar con fuerza en Valdemorillo, y además toreando muy bien por momentos. Si sigue esa actitud, estamos ante un torero con futuro. Viene a la corrida de Las Ramblas en la feria, y el domingo de Resurrección.

López Simón: Otro torero joven que vendrá, por lógica, con hambre de triunfo.  O muleta el cartel que estoqueará la corrida de Las Ramblas.

Finito de Córdoba: Una gran opción si lo que se busca es a alguien que no moleste para abrirle cartel a las figuras. Ideal para estos casos, pero para poco más. Mata los juanpes.

Luis Bolívar: Cómo tantos otros, figura en tierras americanas, y uno más en España, donde suele anunciarse con lo que los grandes del toreo no quieren. Como es el caso, que matará la de Baltasar Ibán.

Eduardo Gallo: Entró en la de Partido de Resina casi a última hora, esperemos que para bien.

Sebastián Ritter: Hablamos de la última obra de Antonio Corbacho. Como tal, sobrado de valor, pero verde todavía a la hora de torear. Le veremos con los pablorromeros.

Rafael Cerro: Un chaval que tuvo unas cuantas tardes afortunadas en Madrid como novillero, tenía que tener hueco en San Isidro sí o sí. Cierra cartel la tarde de Partido de Partido de Resina.

Luis Miguel Encabo: A priori, será muy interesante ver a un torero lidiador como él ante los toros de Comeuñas.

Rafaelillo: Se hará cargo de los miuras el último día de la feria, ganadería a la que es muy habitual. Ojalá esa tarde saliera ese torero poderoso y con saber hacer ante la casta, que ya hace tiempo que no vemos. 


Publicar un comentario