miércoles, 2 de octubre de 2013

INSTANTES DE UNA TARDE INTERESANTE. ENTRADA ACABADA. Novillada-concurso del ciclo de encastes marginados 2013


Nuestra directora jefe de fotografía, Cristina Monreal, nos ha preparado una magistral composición fotográfica que ilustra lo que fue la novillada-concurso de los encastes marginados del domingo pasado. Aquí el resultado, con mis correspondientes anotaciones debajo de cada ilustración.


© Archivo fotográfico de Dña. Cristina Monreal.



La plaza mostró mejor entrada que la de las demás tardes de este ciclo. Fue seguramente la mejor entrada de cualquier novillada fuera de feria de esta temporada en Madrid. Aún así, las entradas siguen siendo pobres... ¿Por qué será?


La grada y el tendido 7 mostraban una gran entrada. El 7 estuvo lleno de aficionados, que volvían del éxodo veraniego; y también lo poblaron muchos jóvenes aprendices de aficionado que fueron a la Plaza deseosos de ver cosas nuevas. Y las vieron, aunque en pequeñas dosis respecto a lo esperado.



La tablilla anunciaba la salida del novillo de Sánchez Cobaleda, un señor toro en presentación. Esperemos que no sea el último ejemplar de este honorable hierro que es anunciado en esta plaza.



Este fue el de Sánchez Cobaleda. Titubeó en su salida y fue fielmente manso al comportamiento que mostró en ella, pero mostró casta; hubo emoción por momentos.




Hechuras de seriedad, lo que los figurines del destoreo 2.0 no vieron en años pasados ni en el actual ni verán en los venideros. Les dejan los ejemplares serios a los novilleros menos placeados...Qué pena.



De nuevo, los peones con su dichoso toque de capote desde el otro lado del burladero. "Eso también lo sé hacer yo", dice siempre una aficionada de mi grada. Razón no le falta.



Entró humillado el cobaleda en su primer encuentro con el peto.




Luego cantó la gallina saliendo despavorido en el segundo castigo que le propinó el varilarguero.



La seria mirada del vega-villar



Jesús Fernández demostró valentía y firmeza, además de estar poco placeado y de faltarle oficio. Aquí, dispuesto; pero dejando una ventana insalvable que le ocasionaría algunos apuros.



Volapié del novillero catalán Jesús Fernández. No fue mala la ejecución de la estocada, pero la de la muleta en el encuentro resultó la tristemente habitual en estos tiempos.




Lo mucho que esperábamos este hierro, y lo que desencantó...



Al saltillo de D. José Joaquín Moreno de Silva le faltó cara, casta y fuerzas. Ojalá vuelva pronto este interesante hierro.



Pobre presentación por delante la de este utrero de Moreno de Silva. De saltillo tuvo ese hocico ratonero tan particular, pero su comportamiento fue soso y descastado.

Francisco Pajares con el graciliano de don Juan Luis Fraile. 



Alberto Escobar con el de Moreno de Silva


Pajares con el de Quintas

El de Quintas fue "asesinado" a su salida en la querencia del manso por el pica de turno




El de Quintas, ya en la contraquerencia


Pajares con el de Quintas




El clariac de doña Paloma Sánchez-Rico


Jesús Fernández con el clariac

En la tarde hubo de todo menos poder y mando por parte de los actuantes.

El coquilla de La Interrogación, el novillo más completo de la concurso sin ser de premio, ya que, según mi opinión, faltó en su comportamiento entrega y fijeza.



Y así quedó la noche de una tarde de interés para el aficionado, para el aprendiz de aficionado y para todo aquel que se acercó a la Plaza de Madrid a ver lo que allí acontecía.



*Estas fotografías pertenecen al archivo de doña Cristina Monreal y son propiedad de este blog. Quedan a la libre disposición de cualquier aficionado y bloguero que quiera compartirlas. Absténganse los portales taurinos, taurinos y demás ralea de comediantes. 

Un saludo a todos y que viva la diversidad y la casta del Toro de Lidia.




Publicar un comentario