domingo, 19 de mayo de 2013

TALAVANTE HACE EL RIDICULO CON UNA NOVILLADA LIGHT DE VICTORINO MARTIN

En el mundo de los toros, acontecimientos como el de esta tarde en Las Ventas dejan muchas evidencias y certezas, de la musma manera que también dejan misterios y dudas que los aficionados sonos incapaces de resolver por nosotros mismos. Que llamen a Iker Jiménez y a su equipo de Cuarto Milenio que aquí hay un trabajito para ellos. Veamos, sabemos que en Las Tiesas hay toros de mayor trapío y mejores reatas, ¿qué pasa con esos toros que no vienen a Madrid? ¿No hay dinero para pagarlos? ¿Victorino padre ha perdido el norte y ya deja que su casa sea el coño de la Bernarda? ¿Sus toros definitivamente ya no son los de antes ni lo volverán a ser? Cosas que únicamente puede resolver el bueno de Iker Jiménez. Luego está el tema de las evidencias y certezas que la tarde de hoy ha dejado tras de sí. La principal, que a Talavante le ha venido enormr el compromiso de hoy. Por preparación, por recursos lidiadores, por poderío y, sobre todo, por actitud. La imagen que el matador ha dado esta tarde ha sido de alguien que ha venido a cumplir el trámite sin más, sin ganas de jugársela ni de hacer las cosas. Ha habido que esperar cuatro toros para verle hacer un quite, el único de la corrida, por chicuelinas en las que no se ha estado quieto. Así de triste y así de esperpéntico. Tampoco ha conseguido parar un puñetero toro de salida ni dominarlo con la muleta a comienzo de faena. La excepción, unas verónicas al cuarto ganando terreno echándo el culo afuera. Lo demás, incompetencia lidiadora, carencia de recursos, mucho miedo... Y eso que eran victorinos sin cafeina, zeros y lights, que si se llega a topar con el clásico victorino que hizo grande a este ganadero... En definitiva, que lo que ha pasado a venido siendo que se ha demostrado es que si a estas pseudofigurillas de porcelana se les saca del torillo artista, se quedan en paños menores. Ya le pasó a otro de los "grandes" en Sevilla con otro cárdeno un día que se encerró con seis toros. Modestamente, pienso que llamar figuras del toreo a toda esta panda es insultar y dejar a la altura del betún a figuras de verdad como Andrés Vázquez, Ruiz Miguel, Campuzano, Capea padre o Roberto Domínguez, por citar a unod pocos. De la novillada, porque lo hoy lidiado ha sido una novillada en toda regla, decir que ha sido otro petardazo, pero no es menos cierto que, exceptuando los bueyes lidiados en cuarto y sexto lugar, el resto tuvo partido que sacar. Ninguno estaba por la labor de querer comrse a nadie, cosa grave y preocupante en un victorino, pero Talavante tomó con ellos unas precauciones exageradas. A los dos primerosno los quiso ni ver, y el viento no es excusa porque molestó a ratos en muchas ocasiones dio tregua. Con el tercero ya se confió más y dio algunaos muletazos templados con la izquierda y poniendose en el sitio, pero su fea manía de esconder la pierna y de echar el culo afuera hicieron que todo quedara a medias tintas. De haber acertado con el descabello le hubieran pedido la oreja. Por cierto que dos estocadas hicieron guardia, y eso en un torero que actúa 70 u 80 tardes al faño es esperpéntico, como también lo fue que, al entrar a matar al cuarto, perdió la muleta y saliera corriendo a tomar el olivo sin que el toro tuviera la más mínima intención de hacer por él. Fue, en definitiva, una tarde para olvidar. Se agradeció en su momento la intención del torero pero para este esperpento, mejor quedarse en casita agusto. No son maneras estas de venir a encerrarse con 6 toros a Madrid, y lo peor es que aquí al amigo Talavante no es la primera vez que le pasa.
Publicar un comentario