lunes, 1 de octubre de 2012

CONCURSO DESIERTO Y DECEPCION GENERALIZADA

El llamado Ciclo de Encastes Minoritarios fue clausurado ayer domingo con una novillada concurso de ganaderías que tuvo interés por momentos pero decepcionó en conjunto. Se presentaba una tardeespléndida; cielo despejado, temperatura agradable y sin un ápice de viento, una buena entrada en el tendido y, además, un variado y atractivo plantel ganadero (aun habiéndose producido la triste baja del vega-villar de Barcial).
Abrió plaza un novillo de Partido de Resina muy justito de presentación que animó el cotarro en varas, donde se arrancó desde los medios recibiendo tres puyazos traseros de Domingo García y empujando con la carita abajo. En la muleta mostró mucha nobleza y un puntito de casta, aunque le faltó más picante. Miguelín estuvo por debajo del novillo, aunque consiguió arrancarle algún muletazo suelto templado y de bonito trazo, pero poco más. Con lo que estuvo verdaderamente mal toda la tarde fue con los aceros, dando sendos mítines. Ovación para un novillo que, a la postre, fue el más completo del encierro aunque ni por asomo fue de premio.
El segundo de Jaral de la Mira (procedencia Ibán) derribó al picador en el primer encuentro y acudió con prontitud en el segundo y tercer encuentro embistiendo con la cara arriba y dando feos derrotes. Manso y de embestida bobalicona, no dio muchas opciones a un novillero que dadas las circustancias terminó optando por el encimismo barato que no lleva a ningún lado y que lo único que se consigue con ello es recibir pitos a su terquedad por queres sacar agua de un pozo seco.
La vuelta a los corrales del inválido urcola de Alonso Moreno de la Cova supuso un varapalo enorme. Corría el bulo por el tendido que había comentado el ganadero Joaquín Moreno Silva sobre este novillo que llevaba cojo desde verano. De ser verdad, que mala manera de venir a Madrid de un ganadero que tiene ganado todo el respeto posible del aficionado. Se lidió un sobrero de Casasola (Domecq vía Aldeanueva) fuera de concurso flojito y noblón que, junto con su matador, aburrieron sobremanera al personal.
Las hechuras del de Cubero-Buendía corrido en cuarto lugar a mi me desconcertó, pues no eran de santacoloma puro. Ese hocico de rata delataba origen santacolomeño pero ¿en su mayor grado de pureza? No creo... Por lo que sabemos, esta ganadería conserva otra línea de origen Villamarta. ¿Habrá habido mezcla de sangres y se nos habrá dado gato por liebre? Todo indica que así puede ser... Costó una barbaridad meterlo en el caballo, donde recibió dos varas sin empelarse apenas. En la muleta demostró mucha nobleza y dulzura, desaprovechada por un novillero al que le preocupaba más ponerse bonito que aprovechar las dulces embestidas del presunto santacoloma.
Una lástima fue la lesión de mano del 5º, un precioso veragua de Aurelio Hernando, pues en la única vara que tomó empujó con más brío y alegría que los cuatro anteriores juntos. En su lugar salió, también fuera de concurso, otro veragua del mismo hierro que fue abanto y frío de salida y pasó sin pena ni gloria por el picador y con el que Raul Rivera montó un espectáculo "enfandilado" en el segundo tercio, pues no faltaron las carreras de aquí para allá y de allá para acá, hacia delante y hacia detrás; eso sí clavando a cabeza pasada. En el último tercio el novillo sacó casta pero se quedaba corto y Raul Rivera no supo corregirle el defecto. Tiró de líneas y le hizo una faena vulgar y carente de personalidad y quietud. El golpe que se llevó al entrar a matar y el tercio de banderillas que calentó al público le valió para que sus incondicionales lo sacaran a saludar una ovación muy cuestionable.
Cerró plaza y concurso un coquilla con muchos kilos de más (nada menos que 538 pesaba el animalito, una barbaridad para su encaste) y fuera de tipo. No dio juego alguno en el caballo, manseó durante toda la lidia y no tuvo un muletazo. Para mí, personalmente, fue la mayor decepción de la tarde, pues tenía muchas esperanzas puestas en este encaste.
Quedó desierto el premio de una novillada concurso que contó con tres novilleros con poco bagaje profesional, cosa que ha ocurrido durante todo el mes de septiembre. ¿Donde están Gómez del Pilar, Fernando Adrián, Alberto Durán o Rafael Cerro? A estos se les presume más toreados y con más oficio. Pero sin siquiera haber tomado la alternativa y ni siquiera haber hecho nada relevante en el toreo ya están aburguesados según parece.
Y así termina un Ciclo de Encastes "Minoritarios" que ha tenido muchas cosas interesantes y que a mi me ha dejado un grato sabor de boca. Próxima parada, una interesante Feria de Otoño...
Publicar un comentario