martes, 11 de septiembre de 2012

SANTACOLOMAS DE VERDAD




Por fin apareció. Llevábamos ya tiempo si verla aparecer por aquí, y hoy la hemos apreciado y de qué manera... Y no podía ser de otra forma que de la mano de Santa Coloma, ese encaste que tanta admiración despierta en la afición, tanto espanto siembra en el ruedo, y tanto irrita al taurinismo. Señores, por fin y despues de unos cuantos meses, la casta ha vuelto a hacer acto de presencia en el ruedo venteño. En lo más profundo de las entrañas de los gracilianos que pastan en Isla Mínima venía prendada ese componente tan esencial y a la vez tan denostado y poco presente en los últimos tiempos que da verdadero sentido a la Fiesta. Cuando de chiqueros sale el verdadero Toro de Lidia, ese que no perdona los errores, que persigue las telas como si se le fuera la vida en ello, que nunca vuelve la cara en la pelea en varas, que de tonto no tiene un pelo, que es más duro que las canteras de Despeñaperros, que muere con la boca cerrada aunque lleve 15 minutos de agonía y tenga que salir el puntillero de la plaza para acabar con él; recorre un halo de emoción los tendidos que a todos nos entusiasma y emociona.


De esta calaña fueron los de Mauricio Soler Escobar, que si de juego fueron unos señores toros, en cuanto a presentación no hay nada que reprocharle, además de estar todos ellos (a excepción del 1º) marcados con el 8 en la paletilla. Es decir, una señora corrida de toros ya cuajada y que alguno incluso podría lidiarse como cuatreño el mes que viene en esta misma plaza. Así se viene a Madrid, que aprendan otros muchos.
De los novilleros, "Gallo Chico", a pesar de tener una actuación llena de valentía y estoicidad ante el 3º, no tapó sus múltiples carencias y su fea manera de torear en línea recta a un encastado y fiero novillo al que le faltó una tercera vara y que cumplió con creces en el caballo. El 6º se le quedó vivo, gran parte de culpa tuvo su peón quien no atinó en ningún momento a darle la puntilla a pesar de intentarlo en varias ocasiones.
Daniel Martín fue el que más rodaje evidenció. No terminó de apostar con el 1º, muy en la línea Buendía, estando únicamente correcto y sin muchas apreturas ante un novillo que tenía petróleo de donde sacar. Cabe apuntar que este novillo no volvió al corral por segundos. Al 4º le hizo una faena meritoria en la que intercaló algunos muletazos buenos arrastrando la muleta con enganchones. Me quedo con un pase de la firma de preciosa factura ya el epílogo de faena. Mató de una estocada algo trasera y fue premiado con una oreja pedida por mayoría y que a mí me pareció muy trabajada.
Completó cartel Sergio Blanco, que sorteó el garbanzo negro del encierro (5º) y un interesante novillo corrido en 2º lugar, con el que no fue capaz de estar a la altura y demostrar que está muy verde aun.
Como nota final y según adelantó anoche en la Caden SER el ganadero, la empresa ofreció la posibilidad de que este hierro lidie en 2013 una corrida de toros en esta misma plaza. Si esta propuesta al final llega a buen puerto, chapó por Taurodelta. Es el premio justo a una ganadería que de momento ha lidiado el mejor encierro de la temporada en Madrid.
Enhorabuena pues Don Mauricio Soler Escobar por la gran novillada lidiada, ojalá el año que viene vuelva y sus pupilos sean lidiados por manos más expertas.
Publicar un comentario