sábado, 11 de marzo de 2017

SAN ISIDRO 2017: LOS TOREROS

Una vez desgranado el grueso de ganaderías que lidiarán en San Isidro, llega el momento de hacer lo propio con los toreros que lidiarán y darán muerte a dichas corridas.

Mirando uno a uno los nombres que aparecen en la lista, uno se da cuenta de que hay pocas ausencias destacadas y, sin embargo, mucha paja de relleno. Y es que veinticinco corridas de toros, a uno se le presumen demasiadas. Si en ganaderías ya nos sobraban Las Ramblas, Valdefresno, El Pilar o José Luis Pereda, entre otras, en cuanto a coletas uno no termina de entender qué pintan en la feria nombres como Fandi, Rivera Ordóñez, Pinar, Padilla, El Cid, Luque; o los dobletes de Juan del Álamo, Joselito Adame, Juan Bautista, Cayetano o Jiménez Fortes. Rellenar, simplemente rellenar una feria inviablemente larga.
Y sin embargo, ¿a quién se echa de menos?
¿A José Tomás, sin ir más lejos? Misma cantinela de todos los años, y además consta que el Productor de jarte hizo un sobreesfuerzo por traerle. Y ni puñetero caso.
¿Juan Mora? Pues sí, ya podrían acordarse de él y, de paso, del aficionado.
Uno se acuerda también de Sánchez Vara y el esfuerzo que hizo el año pasado con lo de Moreno Silva, y la verdad, bien hubiera merecido su huequecito. Pero no se ha tenido presente.
Y, por supuesto, también hay memoria para los Javier Cortés, Sergio Aguilar, Fernando Cruz, Octavio Chacón o Emilio de Justo, quienes, seguro segurísimo, tienen mucho más interés, al menos a priori, que la recua más arriba nombrada, que aburren más que la carta de Valdano a los Reyes Magos.
En cuanto a las figuras, se puede apreciar, así a bote pronto, que sus combinaciones ya no son tan repetitivas como antes, que les han hecho hueco en sus carteles a los toreros nuevos. Pero para lidiar la misma bazofia de siempre, vaya. De ahí no salen. Y la verdad, ni falta que hace, pues siempre se prefiere ver ante los miuras, por poner un ejemplo, a una verdadera figura del toreo como lo es Rafaelillo, antes que a alguno de esos cantamañanas que solo sabe estar cunvre ante el osito Mimosín. ¿Para qué, para que salgan como tienen que salir, los traten como basura, y los juntaletras a su servicio lo pongan al nivel de una escombrera? A uno no le compensa, la verdad...

Por supuesto, de esto se pasa por alto a Alejandro Talavante, quien amén de tirar un póquer sobre la mesa, una de las corridas que lidiará será la de Victorino Martín. Y ojalá se desquite de aquella encerrona de hace tres años y dé una gran tarde de toros. Se anuncia también con las corridas del Puerto de San Lorenzo, Núñez del Cuvillo y Victoriano del Río. Eso sí es un gesto de figura del toreo.

Del resto, decir lo siguiente:

DAVID MORA: Triunfador apoteósico del San Isidro de 2016, con una reaparición soñada en el escenario donde por poco pierde la vida años atrás. Viene tres tardes en la Feria con las corridas de El Pilar, Parladé y Garcigrande.

LÓPEZ SIMÓN: Meritorio, pero que muy meritorio (para que luego no le echen cuentas a este pobre incomprendido) es que tenga una nada despreciable colección de cuatro puertas (chicas) grandes sin haber pegado medio muletazo en condiciones. Y hasta aquí, las únicas virtudes que se le pueden presumir a este excelso pegapases para entrar tres tardes en San Isidro, con los hierros de Montalvo, Jandilla y Victoriano del Río.

ALBERTO AGUILAR: Un torero en el que siempre se ha creído, aunque no haya terminado de despuntar. Lidió hace un año al bravo Camarín, con el cual no terminó de entenderse aun cortando una orejita. Dicen los que le vieron que dio una buena tarde de toros en pasado 12 de octubre frente a los toros de Palha.  Pues vamos a ver cómo está en sus dos tardes lidiando La Quinta y Rehuelga.

ANTONIO FERRERA: Vuelve a Madrid tras un año lesionado para matar las corridas de Las Ramblas y Adolfo Martín.

CURRO DÍAZ: Fino, pinturero, con duende, garbo y gracia... Y también, con mucho gusto, sobre todo en eso tan de moda de "torear" escondiendo la patita. Después del 2016 que echó, viene en esta feria por todo lo alto, con la de Montalvo en día del Patrón y la de Parladé, además del festejo que se celebrará en Domingo de Resurrección.

DIEGO URDIALES: Tan irregular como buen torero. Lleva algunas tardes en Madrid sin hacer el más mínimo ruido, y esperamos que en esta feria rompa la mala racha. Está anunciado con las corridas de El Pilar y Victorino Martín.

FERNANDO ROBLEÑO: Mucho tiempo lleva coleccionando tardes de las de "sin pena ni gloria", y recordando más bien poco a aquel Robleño que deslumbró en sus comienzos. Se las verá con las corridas de Cuadri y Rehuelga.

JIMÉNEZ FORTES: La verdad es que no somos pocos los que creemos que, con una tarde, hubiera chutado. Pero bueno, por ahí anda metido para lidiar Lagunajanda y Valdefresno, aunque con este percal difícil lo tiene el hombre.

GINÉS MARÍN*: Un joven de los que se hablan cosas maravillosas y fabulosas, aunque el año pasado no mostrara nada diferente al resto en la novillada que estoqueó en San Isidro. Vamos a darle una oportunidad, las cuales consistirán en sendas corridas de Alcurrucén y El Torero.

IVÁN FANDIÑO: Quien no levanta cabeza desde aquella tarde. Vamos a ver qué tal este año con las de Parladé y José Luis Pereda.

JAVIER JIMÉNEZ: Muy bien colocado, como no podía ser menos, quien el año pasado pegó un fuerte aldabonazo en el verano madrileño. Tendrá la oportunidad de reafirmarse ante la corrida de La Quinta en la primera de feria, y la del Puerto de San Lorenzo en tarde de campanillas.

JOSÉ GARRIDO: Deseando como un poseso de vislumbrarle a este hombre las grandes cualidades que se le atribuyen en todos los corrillos taurinos, porque de verdad aún quedamos algunos que no somos capaces. A ver si con las de El Pilar y Fuente Ymbro fuera posible...

JOSELITO ADAME: A quién también se le atribuyen grandes logros en esto del toreo, y unas maneras la mar de cualificadas. Y a uno que le da una pereza inmensa tener que tragarle, y nada menos que dos tardes... En esas dos tardes se anuncia con las corridas de El Torero y Alcurrucén.

JUAN BAUTISTA: Una oreja en su única comparecencia en la feria de 2016, y para adentro en la del 2017 por partida doble. Poco más se puede añadir, salvo que matará los toros de Cuvillo y Adolfo Martín.

JUAN DEL ÁLAMO: Coleccionista de baratijas y agasajos muy generoaos por estos fueros. De verdad, ¿es necesario tenerlo dos tardes? Ufff...
Lagunajanda y Alcurrucén son para él.

MANUEL ESCRIBANO: Torero curtido en corridas donde aparece el Toro, y es ante este tipo de corridas donde da lo mejor de sí, como no puede ser menos. Recuperado de su grave cogida en pasado mes de junio, viene a Madrid para lidiar Las Ramblas y Adolfo Martín.

MIGUEL ÁNGEL PERERA: Integrante de ese selecto grupo de figurones del toreo que tanto aburren, hastían y cabrean, y que viene a San Isidro, como no puede ser menos, sin complicarse la vida, con lo de Fuente Ymbro y Victoriano del Río.

MORENITO DE ARANDA: Uno que sabe hacerlo, y además con mucha torería y gusto,  aunque tampoco parece que haya querido complicarse mucho la vida, con los del Ventorrillo y José Luis Pereda.

PACO UREÑA: Uno de los más esperados, este debería ser su año en Madrid sí o sí. Ha elegido bien, pues Montalvo y Victorino son las corridas que lidiará. Además, a vestirá de goyesco el día 2 de mayo.

RAFAELILLO: Mucho se rumoreó hace pocas semanas de que podría ser una de las ausencias de la feria pero, al final, sólo rumores. Menos mal, porque si no hubiera sido para mandar a la guillotina a más de uno. Vuelve Rafaelillo a anunciarse con los toros de la Doña, con los cuales ha dado grandes tardes en Madrid, además de estar también en el cartel para estoquear la corrida de Miura, otro hierro de los suyos. Esto sí que es una figura del toreo.

ROCA REY: El torero de moda, valiente como él solo, por supuesto, y gran intérprete de suertes 2.0 como el péndulo, el banderazo por arriba, el circular, el banderazo por abajo, el de por delante, el de por detrás, y... ¿Y TOREAR? Ahí, a algunos, nos cuesta mucho terminar de darnos cuenta. Matará Cuvillo y Victoriano del Río, no vaya a ser que se le complique demasiado la existencia.

ROMÁN: Joven, revelación del 2016. Fiel imitador de la Tauromaquia 2.0. Hace doblete con El Ventorrillo y Lagunajanda.

SEBASTIÁN CASTELLA: Pasó en 2016 cuatro tardes por Madrid sin hacer el menor ruido, como si nadie hubiera pasado por allí. Será que su monofaena ya cansa hasta a sus fans. Veremos qué pasa cuando lidie las corridas del Puerto de San Lorenzo y Jandilla.

ALBERTO LAMELAS: Un torero hecho mayormente en Francia, midiéndose ante las ganaderías más encastadas del panorama, y que con mucho acierto ha sido contratado para estoquear la corrida de Dolores Aguirre. Tiene mucho interés.

ÁLVARO LORENZO*: Se le vende como el relevo generacional de las figuras, todo un fenómeno y un nuevo valor del toreo. Muy bonito todo, hasta que se le ve torear en vídeo y se termina a comprender porque se le califica como el "relevo de las figuras". Ay señor, qué monotonía... Confirma la alternativa en la corrida de Alcurrucén de manos de quien seguro es su mayor fuente e inspiración: El Juli.

DANIEL LUQUE: Este año sólo contará con dos toros más, de Valdefresno por cierto, para ser figura. Y si no hubiera contado con ninguno, tampoco hubiera pasado nada. Qué hartura...

DAVID GALVÁN: Abre la feria ante la corrida de La Quinta. Bueno, pues habrá que ver de qué es capaz...

DÁVILA MIURA: Que vuelve por un día a Las Ventas para matar la corrida de su familia, como ya hizo meses atrás en Pamplona o Sevilla. Pues que tenga suerte.

EL CID: Una sola tarde, ante la corrida de Alcurrucén. Qué pena, cómo se degenera a veces. Y lo peor de todo es que si no hubiera sido incluido en la feria, no habría pasado absolutamente nada.

EL FANDI: Tan solo una tarde este año, ante la corrida de Fuente Ymbro. Y, como el caso anterior, si no hubiera sido ninguna, quizás tampoco habría pasado nada.

ENRIQUE PONCE: El maestro por excelencia del que apenas hace falta decir nada. Mata la de Garcigrande, para variar. A este sí que no importa verlo ante el Toro-Toro.

EUGENIO DE MORA: Ya con unos cuantos años de alternativa, y que está viviendo algo así como una segunda etapa en su carrera, sobre todo en Madrid, donde últimamente anda acertado. Mata la corrida del Ventorrillo.

FRANCISCO JOSÉ ESPADA*: Viene a confirmar la alternativa con la corrida de El Torero, después de una etapa de novillero en la que se hinchó a torear, pero más bien sin terminar de convencer a los aficionados exigentes.

GÓMEZ DEL PILAR: Un torero joven que vendrá a San Isidro a morder para seguir escalando puestos.
Dará cuenta de los toros de Dolores Aguirre y, además, está anunciado con la de Victorino el próximo Domingo de Ramos.

GONZALO CABALLERO: ¿Y qué hubiera pasado si a este hombre le hubieran dado una segunda tarde en Madrid? Absolutamente nada. Más bien al contrario, hubiera apetecido mucho ver a quien tanta ilusión generó en su época de novillero y, además, pagó el tributo de la sangre hace un año en Madrid. Con la de José Luis Pereda me temo que se pegará de bruces.

JAVIER CASTAÑO: Y cuadrilla, ante la corrida de Cuadri.

JOAQUÍN GALDÓS*: Se parte de la base de que todo el mundo tiene derecho a venir a confirmar la alternativa a Madrid. Pero a este jovenzuelo se le presumen más bien pocos méritos para incluirle en San Isidro, y menos aún en un cartel de campanillas. Como novillero no dio una a derechas. Su tarde será ante los toros de Juan Pedro Domecq.

JOSÉ MARÍA MANZANARES: El guapo y potentorro torero dinástico, protagonista de una de esas tardes cunvres que quedan grabadas en la memoria de los grandes afisionaos en la pasada Beneficencia, se anuncia en San Isidro con la Corrida de Juan Pedro Domecq y, además, en Beneficencia con la de Victoriano del Río. ¿Volverán a pedirle el rabo otra vez? El del toro digo...

JUAN JOSÉ PADILLA: Si hay que rellenar huecos, perfecto, pero que sea con toreros que tengan más interés. Padilla, desde hace algún tiempo, poco lo tiene. Se anuncia con Las Ramblas.

JUAN LEAL: Torero francés que confirmó el año pasado sin pena ni gloria. Veamos este año, con la de Valdefresno.

CAYETANO: ¿Porque es guapo y popular? ¿Porque tiene apellidos? ¿Porque sale en la tele? ¿O por qué? No se entiende esta inclusión de quien no ha hecho en más mínimo mérito, taurinamemte hablando, para entrar en San Isidro. Y mucho menos para hacer doblete, entrando además en la cosa esa de la Corrida de la Cultura. Bien cómodo viene, con lo de Juan Pedro y Cuvillo,  se supone que para que no se le manche el elegantísimo terno que lucirá en esos días.

EL JULI: Todos firmes, que viene la primerísima figura del toreo, la verdadera reencarnación de Joselito "El Gallo" según los que entienden de toros, el torero más poderoso de los últimos tiempos , la perfección en persona... Y quien diga lo contrario, que se atenga a las consecuencias, que no son pocas. Si los veterinarios se los aprueban (cosa que me hace dudar, vistos sus antecedentes en esta plaza), los mojones que tan cuidadosamente han seleccionado sus veedores en el campo para venir lo más cómodo posible a pasar el cepillo, serán de Alcurrucén y, además, de Victoriano del Río en Beneficencia.

JOSÉ CARLOS VENEGAS: Aunque, por diversas circunstancias, no haya terminado de estar acertado en esta plaza, lo cierto es que ha dejado entrever sus buenas maneras, lo que hace concebir ilusiones en su inclusión con la corrida de Cuadri. Suerte.

RIVERA ORDÓÑEZ: Incluido en San Isidro con la corrida de Jandilla porque viene "a despedirse de Madrid". A despedirse... ¿De quién? ¿De una plaza donde no ha sido tragado nunca? ¿De la afición de la que un día declaró que "habría que ponerlos una bomba"? Ande y váyase al carajo.

PÉREZ MOTA: Una oreja, o mejor dicho, un regalito presidencial el pasado agosto es su único credencial para entrar en San Isidro ante la corrida de Rehuelga.

RUBÉN PINAR: Mata la corrida de Miura y, la verdad, no se comprende muy bien su inclusión en los carteles. Pocos méritos acumula para ello, pero en fin...

VAREA*: Joven valor al que, también, se le atribuyen grandes logros como novillero y buenas maneras. Veremos... Confirmará la alternativa con la corrida de Garcigrande.


También hará acto de aparición, en la llamada Corrida de la Cultura, Morante de la Puebla. Y según se ha dicho, no viene a San Isidro porque sigue con su terquería de que "no le gusta el ruedo de Las Ventas". Y es que en Feria es imposible rebajar el ruedo, pero en una corrida de domingo sí parece más viable darle el caprichito. Pues nada, con esto sí que sí ya debería ser esta su tarde en Madrid, ¿no? Le bajan la pendiente, viene con Cuvillo, uno de sus ganaderos fetiche quien, además, le habrá seleccionado los toros que a él le habrá apetecido... Si es que se le da todo lo que pide.
Y si pega otro petardo, que el año que viene lo que exija sea otra marca de puros.


*CONFIRMARÁN ALTERNATIVA 





Publicar un comentario