sábado, 4 de febrero de 2017

EL TORO BRAVO, SEGÚN VICTORINO MARTÍN ANDRÉS

《 El toro bravo no se cría pensando en el torero, porque caeríamos, sin remedio, el la mansedumbre. El buen ganadero solo debe pensar en la bravura, principio y final de este tinglado de la ganadería brava. El toro debe tener buen principio y buen final, servir para todos los tercios, dejarse torear pero sin caer en la bobaliconería, ser bueno para el caballo, tener prontitud y codicia en banderillas y meter la cabeza en la muleta con bravura, repitiendo en las embestidas, humillando y con largo recorrido.

Buscando el toro bueno para la muleta nos hemos cargado las ganaderías bravas con reserva de casta. Solo se ha pensado en la muleta como final único y definitivo y, a la hora de la selección, en las ganaderías se dejaron las vacas buenas para la muleta y se eliminaron las aunténticas bravas. Así hemos caído en la mansedumbre.

El público desea ver el toro bravo , y no el tonto. Nos olvidaremos del llamado "todo artista" y, echando mano de la reserva de la casta, donde la haya, volveremos al origen de la bravura. No hay otra que la demostrada en el caballo 》.  Amén

VICTORINO MARTÍN ANDRÉS 
GANADERO DE TOROS BRAVOS 


Publicar un comentario