domingo, 19 de agosto de 2018

JULIANADAS Y DEMÁS MALES DE LA FIESTA


Algunos ven el problema, más que en este hecho en sí, en que muchos lo denunciamos. 


Julián López Escobar, Madrid, 35 años. Frase inocente y que poco dice a ojos de la ignorante y poco alfabetizada sociedad que padecemos en el año 2018. Si a ella le añadimos "El Juli", quizás, y solamente quizás, más gente no aficionada a la Fiesta puede conocer con qué se relaciona tal nombre.

El Juli, un asesino y maltratador de animales para cierto colectivo que, solo escuchándoles hablar, uno llega a la conclusión de que saben leer y escribir de puro milagro. Eso, en el hipotético caso de que sepan, claro.

El Juli, un grandioso torero, paladín de eso que el taurinejo de turno califica como se torea mejor que nunca. Figurón cunvre de la Tauromaquia del siglo XXI. Referente de la inmensa mayoría de los que aspiran a ser torero. Lo mejor que ha parido la madre naturaleza en los últimos 25 años, a fin de cuentas.

Y luego está lo de otro sector de aficionados, poco minoritario a decir verdad, por mucho que les pese a los juligans del clavel, el ginc-tónic, del biiiiiiiiiieeeeeeeeeeeennnnnnnnnjjjjjjjjj que destila aroma a alcohol lo suficientemente fuerte como para que a uno le pegue un coma etílico con solo aspirar un par de veces de esa bocanada; y también por mucho que les duela a los subvencionados de la alcachofa con el logo C+ y demás cadenas de televisión, a los subvencionados de los portales, las revistas y todo aquel que, sin papeles morados mediante, no suelta ni los buenos días en su portal/revista/lo que quiera que sea.

Pues bien, para ese sector del que todos los anteriormente descritos vociferan desde su poltrona como sector minoritario (eso quisieran ellos), el señor Julián López Escobar, áleas El Juli, no es otra cosa distinta a una célula cancerígena, otra más, que componen esa gran enfermedad terminal que está matando a la Tauromaquia lenta y dolorosamente. El Juli representa a las mil maravillas todos y cada uno de los males que se han convertido en rutina en el toreo. Lo de hace escasas horas en la salmantina localidad de Guijuelo no es sino un ejemplo más de que allá por donde pasa no sólo el Juli, sino toda y cada una de las también cancerígenas figuras de la Tauromaquia del siglo XXI, arrasa con todo lo que se interpone en su camino. Para empezar, ¿qué pintan dos figuras como lo son Diego Ventura y El Juli, cada uno en lo suyo, midiéndose en un mano a mano sin fundamento en una plaza de tercera categoría ubicada en una localidad que no pasa de los diez mil habitantes? ¿No sería más justo, y también más beneficioso para el futuro de la fiesta, que en estas plazas se dieran novilladas o corridas de toros con matadores menos rodados, y se dejaran un poco más de lado los carteles de lujo? Para el futuro de la Fiesta, quizás sí. Pero para el bolsillo de los taurinejos, desde luego que no. Y eso es lo que importa aquí, arramplar con todo y al resto que le zurzan. ¡¡Qué lástima!! Y ya no hablemos de aquellas ferias de provincias en las cuales no se anuncia ni una triste novillada. Evidentemente hacer chivo expiatorio única y exclusivamente al tal don Julián con todo esto sería de lo más injusto. Pero no es menos cierto que todo ello lo consiente un sistema putrefacto que está montado para beneficio y disfrute de unos pocos taurinejos, entre los cuales por supuesto se encuentra nuestro Julián.

Luego está el tema del toro que se lidia. No podemos pretender que en una plaza de tercera categoría (salvando quizás algunas plazas de la denominada zona del Valle del Terror) se lidia el toro de Madrid o de Pamplona. Pero lo que no es ni de recibo es que aparezcan con los pitones hechos una piltrafa a causa del serruchazo que se les ha pegado. Ni es de recibo, ni es algo que se deba consentir, ni mucho menos callar, lo cual hacen precisamente todos los palmeros y aduladores de estos personajillos vestidos de luces: callar, callar y callar. Salvo cuando el ejemplar es de Miura claro, ahí barra libre.
Pero por desgracia la práctica del afeitado es muy habitual. En realidad, siempre lo ha sido. Pero en los últimos tiempos se están alcanzando unos niveles de desvergüenza impresionantes. Hasta los chavalines que empiezan a querer ser toreros se toman la licencia, muchos de ellos, de mandar pasarle el serrucho a los ejemplares que han de lidiar. Y si no, amenazan con no torear. Y para colmo, los taurinejos les ríen la gracia. Ya hay que ser canalla.

De canallas está lleno el mundo del toro, como puede verse. Tantos son, que si algún día les diera por volar, el cielo se cubriría por completo y no pasaría entre ellos el menor atisbo de luz solar. Y así está la Tauromaquia: aficionados que desertan, plazas semivacías y ferias en un estado lamentable, algunas plazas cerradas a cal y canto a causa de la dejadez de los taurinejos ante algunos ataques político-animalistas, ganaderías y encastes legendarios abocados a la desaparición o ya desaparecidos, cada vez menos festejos (sobre todo novilladas que son el pilar fundamental de la tauromaquia), por consiguiente novilleros poco o nada rodados que sucumben cuando la casta se hace presente, matadores y novilleros por otro lado que basan sus méritos en los despachos y en las influencias más que en lo que se hace en el ruedo, una monotonía aplastante impuesta por un estilo de toreo que se basa en un vulgar y mentiroso pegapasismo y una gran dejadez en el resto de las suertes, así como un largo etcétera de males. Y los taurinejos, lejos de querer ponerle coto e intentar enderezar está situación, más preocupados en denunciar a aquellos aficionados cansados y hastiados que denuncian tanta patraña, y poniéndole la zancadilla a aquellos presidentes que intentan interponer la seriedad como recurso para evitar que esto se siga yendo al garete.
Cuando esto desaparezca, por desgracia, ya habrán aprovisionado lo suficiente para tener la vida resuelta, pero no merecen algo diferente a un pico y una pala para jubilarse cavando zanjas.
Publicar un comentario