jueves, 7 de junio de 2018

7 DE JUNIO DE 2018, TRIGESIMOPRIMERA DE FERIA: DE DESAFÍO, EL NOMBRE COMO MUCHO

La feria languidece y cada día se hace más cuesta arriba venir a los toros. Y gran parte de culpa de que esto suceda la tiene el simple hecho de que cada tarde, salvo muy contadas excepciones, ha sido un enorme fiasco y el aburrimiento se ha apoderado de los aficionados. Por muchas mamadurrias de corridas de La Cultura, Las 6 Naciones o Desafío Ganadero que Monsieur Gafapasta se invente para venderlo como un espectáculo único.

Hoy, trigesimoprimera de abono, ha tocado precisamente de eso ultimo: un desafío ganadero entre dos hierros de origen Santa Coloma, distribuidos en tres toros con el hierro de Rehuelga, y otros tres con el de Pallarés. Eso, en la teoría.
En la práctica, la corrida terminó siendo un pseudodesafío entre 3 toros de Pallarés, dos de Rehuelga y uno, sobrero, de José Luis Marca que salió al ruedo para sustituir al segundo, de Pallarés, el cual salió lesionado. ¿Que quién ganó el tal desafío? Pues como todo en la vida, esto será según a quién se le pregunte, pero en cuanto a un servidor respecta, la cosa quedó en lo que llega siendo un premio "desierto". A los dos toros de Rehuelga se los protestó mucho por su baja alzada, y no ser demasiado aparatoso de carnes ni de cara. Vamos, lo que llegan siendo protestas a eso de estar en tipo. Quizás es que algunos esperaban ver zambombos de la talla del célebre Liebre lidiado hace justo un año. O sea, kilos, carnes, más kilos, más carnes, y así hasta que salga un elefante con cuernos para que se considere "bien presentado". Pero los dos salieron en tipo, qué gran pecado. Su comportamiento se resume en pocas palabras: de haber estado dotados de más poder y fuerzas, ambos hubieran sido de lío. Pero como se trató de un par de inválidos, todo lo demás les vino muy grande. Los cuatro de Pallarés levantaron más alzada, lucieron más carne y cornamenta, y la tablilla les sumó algunos dígitos más. Para los amantes de esta estadística, no por otra cosa...  Y en especial, destacó un hermosísimo zambombo, el sexto, que parecía una albóndiga con patas y cuernos. La antítesis perfecta del toro de Santa Coloma. O la panacea del trapío y de la buena presentación, según quién lo mire vaya.
Y el sobrero de José Luis Marca, otro zambombo regordete con mucho genio y poco apto para toreo excelso del siglo XXI.

La corrida, más allá de todas esas cosas, sacó posibilidades para propiciarle el triunfo a la terna. No excesiva casta, pero sí algunas arrancadas bonacibles como para triunfar. Ese verbo, ni Iván Vicente, ni Javier Cortés ni Javier Jiménez lo consiguieron conjugar en la tarde de hoy.
Iván Vicente pasó por ambos pitones al soso y flojo primero con frialdad, aseo y no muchas apreturas. No había toro ahí para nada de nada, pero Iván Vicente estuvo rato porfiando como si la cosa fuera a alcanzar altura en algún momento.
El cuarto fue el mejor de la corrida. Hizo una pelea en varas que fue de menos a más: protestó e hizo ademán de quitarse el palo en la primera vara, metió mejor la cara en la segunda, y puesto por tercera vez de largo, se arrancó pronto y a galope para acudir al peto a empujar metiendo los riñones y la cara abajo. Notable pelea en este tercer encuentro, y tres puyazos arriba aunque algo traseros por parte de Jesús Vicente. El toro tuvo muchísima nobleza y también casta, y acudía con prontitud y franqueza a cada cite de Iván Vicente quien, apático, muy espeso y sin apreturas, se lo dejó ir sin torear en una faena larguísima de trapazos en la que hasta el toro terminó aburrido de tanta vulgaridad.

Javier Cortés venía con ambiente después de la buena tarde que dio hace un mes en esta plaza vestido de goyesco. Pero esta no fue la suya. El segundo, de Pallarés, no se empleó en el caballo, y Abraham Neiro con su excelente brega mostró que el toro se desplazaba con nobleza y buenas formas. Cortés, ya con la muleta, comenzó dando derechazos a media altura y haciendo pasar al toro con trallazos metiendo mucho el pico. Cogió la mano izquierda Javier Cortés y, citando muy encima, volvió a pegar trallazos sin mandar en ningún momento, quedándose el toro corto y sin que el matador consiguiera alargar el viaje. Transcurrió la larga faena en ese halo de vulgaridad y mal hacer del torero, quedando el toro por encima, y mandándolo al desolladero con una estocada caída perdiendo la muleta. El quinto fue el sobrero de José Luis Marca, manso y muy bruto al que Javier Cortés le intentó imponer, con nulo acierto, el toreo 2.0 de cites fuera de cacho, trapazos hacia fuera, pico y pierna retrasada. Y en un momento dado el toro, que no era la tonta del bote, se lo llevó por delante y le propinó una fortísima voltereta que dejó muy mermado al matador, quien tuvo que ser atendido en la enfermería una vez estoqueado el toro. Valiente y dispuesto Javier Cortés, pero desacertado al plantearle la monofaena de siempre a tan complicado animal.

Javier Jiménez tuvo en su haber al segundo de los dos inválidos que se lidiaron con el hierro de Rehuelga, y con el que pegó muchos pases aliviados y sin obligar lo más mínimo al toro, para evitar la genuflexión de este dada su poca fuerza. No le puso las cosas fáciles el pastueño zambombo de Pallarés que cerraba corrida, pero tampoco imposibles. Ya en el caballo se arrancó con alegría hasta en tres ocasiones, pero sin hacer nada que no fuera defenderse una vez se le colocaba el palo en el morrillo. Por cierto que Agustín Romero, además de ejecutar la suerte más que correctamente, colocó el palo en todo lo alto, dejando así tres puyazos sencillamente COLOSALES. Enorme este picador. Ya cambiado al tercio de muerte, el toro demostró estar un tanto agarrado al piso, así como que se desplazaba con recorrido una vez tenía a bien de arrancarse. Javier Jiménez no supo tirar del toro en ningún momento, siempre pegando latigazos hacia fuera y quitándole la muleta de la cara para perderle pasos y tener que volver a colocarse siempre. Por debajo de las posibilidades que ofreció el animal Javier Jiménez. Una pena.

El desafío ganadero Rehuelga-Pallarés no dio más de sí salvo un toro bueno que fue el tercero, los puyazos de Agustín Romero al sexto, y un buen par de banderillas de Jesús Robledo "Tito" al cuarto. Y es que el final del festejo, la sensación fue de que se desafío, la corrida solamente tuvo el nombre.


No hay comentarios: