domingo, 10 de septiembre de 2017

DESAFÍO SALTILLO-JUAN LUIS FRAILE: VENCIÓ EL INTERÉS

Ni el hierro de Saltillo, ni el de Juan Luis Fraile. Quien verdaderamente se llevó el gato al agua en este primer desafío ganadero fue el interés. Sí, el interés. El interés que trae de la mano la sola presencia del Toro en el ruedo, entendiéndose por Toro ese conglomerado de trapío, dureza de patas, poder y fiereza. En una sola palabra, CASTA, la que tan poquito vemos, por obra y gracia de esa paja mental hecha por los taurinos del siglo XXI y a la cual llaman mejor toreo de la Historia, el cual necesita del medio borrego bobo, diminuto y desmochado para ser llevado a cabo. Gracias a los cielos, aún quedan ganaderos en la actualidad que no se dejan llevar por las parafernalia modernas que tanto daño hacen a esta bendición que es la Tauromaquia, y creen en la casta. Y dos de esos ganaderos son precisamente los dos señores que han lidiado hoy seis toros, tres y tres, en Madrid, en esa otra bendición que es la Plaza de Toros de Las Ventas: Don Joaquín Moreno Silva y los señores herederos de don Juan Luis Fraile, Juan Luis y Carolina. Sus toros, con sus cosas buenas y también, faltaría más, sus defectos, han dado esta tarde interés y, por ende, han hecho del aburrimiento, tan presente otros días, en un mero ausente. Así sí se defiende esto.

Tres de Saltillo, primero, tercero y quinto, de desigual presentación, siendo el primero un animal de pavorosa fachada, y tercero y quinto con menos caja y remate, pero también aceptables. El primero, que en el recibo capotero de Octavio Chacón se permitió el lujo de hacer el avión en varias ocasiones, huyó del caballo como buen manso que fue las tres veces que se le colocó en suerte. El animal tuvo alegría y afán de embestir durante toda la lidia, pero los de luces no terminaron de estar acertados ahí delante. Jarocho, quien se ocupó de la brega, nunca lo llevó por abajo y eso provocaron tornillazos y embestidas a la defensiva. Ya en el último tercio, se vio claramente que el animal pedía las tablas, pero Chacón se empeñó en plantear la faena en los medios, donde siempre lo llevó a media altura con trapazos sin ponerse en el sitio en ninguno de ellos. ¿Y si hubiera sido todo en tablas y llevando al animal sometido por abajo? Nos quedaremos con esa duda por los restos.
El tercero desconcertó a media humanidad durante el primer tercio: cuatro picotazos, repartidos malamente por la paletilla, la mitad del lomo y el número en un pésimo quehacer de ambos picadores (a quien guardaba puerta le fue a parar el animal en el cuarto puyazo), de los que salió cantando la gallina y coceando en todos y cada uno de ellos . Pero ¡ay!, cuando se le puso por quinta vez en suerte... Pelea de bravo en esta ocasión, empujando abajo como un avión despegando y con el rabo mirando al cielo. ¿Qué explicación cabe ante algo así? La única que a un servidor se le ocurre, es que la colocación de la puya quizás pueda tener que ver en algunas ocasiones con el comportamiento del toro en el caballo. Cuatro picotazos en mal sitio, el toro sale despavorido, mientras que en la quinta entrada, con el palo colocado en todo lo alto, pelea de bravo. Se admite debate.
Gran toro fue este en el último tercio, noble y con mucha casta y, por lo cual, para romperse a torear en una veintena de muletazos y darse poca coba más. Así lo entendió José Carlos Venegas, que empezó doblándose con torería y sobriedad, para luego dar dos series con la diestra templadas y tirando del animal, pero despegado, perfilero y descargando la suerte con descaro, siendo muy jaleado por ello. Con la zocata no terminó de acoplarse el torero, y cuando quiso volver a la diestra, ya no quedaba toro. Estocada atravesada y orejita para José Carlos Venegas.
El quinto empujó en el caballo con un sólo pitón en el primer encuentro, peleando mejor en la segunda vara. Fue colocado en los medios para recibir un tercer puyazo, pero la Presidencia se apresuró a sacar el pañuelo demasiado rápido y nos quedamos con las ganas de verlo. Toro también de escándalo en la muleta, para hartarse a torear y salir en esta tarde de figura del toreo pero Pérez Mota, simple y llanamente, muy mal.

Por su parte, los descendientes de aquellos a los que un día llamaron los "miuras de Salamanca" (qué piropazo), lucieron presencia de toros antiguos, casi parecía que habían sido sacados de aquellas estampas de La Lidia. Largos, con buenas defensas y finos, sin exageraciones pero tampoco luciendo como raspas, a un servidor se le hicieron los ojos chiribitas presenciando aquellas hechuras que recordaban, efectivamente, a sus remotos antepasados. No fue tampoco tontería lo que llevaban dentro los de Juan Luis Fraile, no. El segundo fue picado de forma muy pésima por Francisco Vallejo, quien se llevó una tremenda bronca, en tres encuentros en los que el animal no terminó de pelear como un bravo. Fue pronto y noble en la muleta, un toro apto para una mano poderosa que tirara de él y le pusiera esa pizquita más de chispa que le faltaba. Pérez Mota bien, gracias.
El cuarto fue el toro que mejor y más completa pelea en varas hizo de toda la corrida, recibiendo un buen puyazo de Juan Melgar, el segundo, pero siendo la primera caída. Muy por dejabo de nuevo Octavio Chacón ante tan importante toro, encastado y noble, y al que no llegó nunca por abajo y templado.
Por último, el sexto recibió dos fuertes marronazos en la paletilla, y acabó, como no podía ser de otra manera, lisiadico perdido a causa de tan pésimo tercio de picas, pero la casta del animal pudo más y llegó al último tercio ofreciendo opciones a un Venegas que lo trapaceó de fea forma, sin llegar a someterlo ni poder con él.

Sobre los toreros está prácticamente todo dicho: de Octavio Chacón se pueden hacer dos lecturas: la del director de lidia siempre atento a los quites, a estar siempre bien colocado, a tener afán de poner en suerte a los toros, y todas esas cosas tan necesarias y a la vez, desgraciadamente, perdidas hoy en día; y la del torero vulgar a quien a quien se le fueron dos importantes animales sin torear.
Pérez Mota, de nuevo, bien, gracias. Así a lo tonto, ¿cuántos toros se le han ido en Madrid a este pobre hombre? Yo ya perdí la cuenta. Mal, mal, mal...
Y sobre Venegas, que despojos aparte, tampoco pudo con sus oponentes.
La ovación unánime de la tarde fue, una vez más, para el gran Ángel Otero por sus pares de banderillas al segundo. Nunca defrauda.

Publicar un comentario