lunes, 18 de septiembre de 2017

DESAFÍO PALHA vs HOYO DE LA GITANA: LA EMOCIÓN DE LA BRAVURA

Sin Toro no hay nada, dicen los viejos aficionados. Y tienen mucha razón, porque el Toro es fuente y sustento de la emoción, y sin emoción ¿que sería de esto? Cada toro es un mundo, y eso le imprime más interés a esto de la Tautomaquia (excepto aquellos ideados para lo del se torea mejor que nunca, o como se llame la parafernalia esa, que esos están todos cortados por el mismo patrón de borreguez).

Pero pongamos que se habla de un toro cualquiera marcado a fuego con un hierro cualquiera, lidiado una tarde cualquiera en una tarde cualquiera. Un toro cuya alzada acojona, con perdón, a todo aquel que lo admira desde el tendido, y más aún al que se pone delante; y cuyo nombre recuerda a una reata clásica de una de las ganaderías más bravas de la actualidad. De este toro se diría que entró tres veces al caballo, bien puesto en suerte y de forma variada por su matador, y que su pelea en las tres varas que tomó fue, sencillamente, de bravo, llegando incluso a derribar el piquero en el primer encuentro y encelándose ferozmente con el jaco una vez derribado. No quedó atrás su pelea en el último tercio, pues el animal acudía a cada cite con prontitud, humillando y repitiendo en cada tanda con gran nobleza y no menos casta, la casta de un toro que fue bravo. El toro cualquiera que fue bravo se llamó Asustado, herrado con el número 656 en el costillar y el hierro de Palha en el anca, y fue lidiado por Noé Gómez del Pilar en la tarde de ayer domingo en el transcurso del desafío ganadero entre la mencionada ganadería y Hoyo de la Gitana. Bien estuvo el matador y la cuadrilla durante toda la lidia de este tercero. Bien el picador "Patilla" montando a caballo y haciendo la suerte con corrección y vistosidad, aunque yéndosele los puyazos un tanto traseros. Sublime el peón Iván Aguilera con el capote. Y, por supuesto, enorme el quehacer lidiador del matador, siempre preocupado de direccionar adecuadamente la lidia, de colocar al toro en suerte y de estar bien colocado en la plaza, de darle al toro sus pausas entre serie y serie de muletazos, y de darle sitio. No terminó, sin embargo, de acoplarse a las buenas embestidas del toro una vez tuvo la franela en la mano. Templado, despacioso y haciendo buen uso de las distancias y los tiempos, pero fuera de cacho y descargando la suerte siempre, sólo fue capaz de dar dos naturales sueltos de muy buen trazo que, si se hubieran convertido en unos cuantos más, ahora mismo se estaría hablando de algo muchísimo más gordo. Mató bien al toro y le fue pedida la oreja, la cual, de haber sido concedida, no hubiera estado para nada de más.

Del resto de la corrida pocas cosas de gran interés sí podrían reseñarse. Los otros dos toros de Palha, primero y quinto, fueron dos toros que mansearon lo suyo y que dieron un juego dispar en la muleta. El primero, no muy sobrado de fuerzas, se movió con poca gracia y la cara a media altura, y al cual Rubén Pinar le pegó pases con la misma poca gracia que la que derrochaba el toro. El quinto, tan bien presentado como sus dos hermanos, tuvo muy buen son en los primeros compases de la faena, hasta que Javier Cortés, más preocupado toda la tarde del encimismo que de torear bien, acortó las distancias exageradamente y lo ahogó.

Por su parte, los tres de Hoyo de la Gitana no salieron ni muchísimo menos como se esperaba. Al menos, a ojos de un servidor. Mucha romana y hechuras que recordaban más bien poco al tipo de los míticos toros del gran Graciliano Pérez-Tabernero, sangre a juzgar por lo que dicen los libros mayoritaria en esta ganadería, su juego no dio ni mucho menos la talla. El segundo, que fue picado de forma más que censurable por el picador Pedro Muñoz (uno de tantos a los que les regalan el carnet de picador en las tapas de los yogures de Danone) cumplió sin más en el caballo, y al cual nos hubiera encantado ver por tercera vez entrar al peto, pero no hubo tal amabilidad. Javier Cortés, encimista y sin dar sitio al toro, lo que cabreó a parte del personal, pues a muchos dio la impresión de que tal cosa tapó la condición del animal.
El cuarto también cumplió en los dos encuentros con el caballo, arrancándose incluso con alegría desde lejos en la segunda vara y empujando con brío, y de nuevo, se nos privó de una tercera vara sin entender muy bien por qué. Muy poco fondo, reservon y brusco, Pinar no se dio demasiada coba ante tal ejemplar.
Cerró plaza un animal al que ya le costó un mundo acudir al caballo en el segundo encuentro, y aun así se intentó llevarlo por tercera vez, desistiéndose de ello al ver qué el toro no quería caballo. Enorme de nuevo el picador, José Francisco Agudo montando a caballo y haciendo la suerte. Noble fue y poca casta sacó, estando ante él Gómez del Pilar muy fuera de sitio y con mucha desgana por hacer el toreo de verdad.

Se llevó el segundo desafío de ganaderías el hierro del señor Folque gracias a ese gran Asustado, pero también gracias a Gómez del Pilar, su banderillero y su picador, que hicieron posible que el verdadero potencial del toro reluciera en el ruedo.
Por su parte, Rubén Pinar pasó de puntillas en esta tarde; mientras que Javier Cortés, aquel chavalín rubito que deslumbró como novillero, demostró seis años después de su última comparecencia en esta plaza que es un torero que tiene dentro un gran concepto y puede mandar en esto convenciendo al aficionado más exigente, pero solo si se preocupa más de dar a cada toro las distancias que requieren que de subirse encima de estos.





Publicar un comentario