lunes, 25 de septiembre de 2017

DESAFÍO JOSÉ ESCOLAR vs ANA ROMERO: TOROS 6 - TOREROS 0

"El encaste minoritario, es minoritario porque no embiste", soltó por la boca no muchas lunas atrás cierto personajillo del taurineo, empedernido fumador de puros (qué le echará a los puros, madre del amor hermoso y divino). Claro que, vistos los tres desafíos ganaderos que a lo largo de este mes de septiembre la gente de Plaza 1 ha tenido a bien de agasajarnos, podría decirse que quizás el ganaduros de turno tuvo razón aquel día. Y no soy muy de darle la razón a ciertos personajillos de este Mundo, pero las cosas claras y el chocolate oscuro. Minoritario, o mejor dicho, MARGINADOS, porque no embisten. Estamos de acuerdo. Pero le faltó sentenciar que "no embisten como la gente de la cunvre del escalafón quisiera para hacer la monserga esa suya llamada torear como nunca antes se ha toreado." De nada señor Ruiz.

En el tercer y último desafío ganadero, todo aquello se ha demostrado, aún más si cabe. Y ahí está el resultado: 6 puntazos para los de cuatro patas, y un cerapio la mar de hermoso para los tres señores del chispeante bordado en oro, discípulos adelantados de eso del mejor toreo de la Historia, o como quiera que lo llamen por ahí. Embestir, se puede decir que han embestido los seis, pero nada de borreguez y tontuna antibovina de esa para disfrutar una barbaridad, no señor. Porque hoy, otra vez, ha habido casta, y ya se sabe que la casta trae dificultades, problemas que solventar, peligro cuando no se hacen bien las cosas y, en definitiva, necesidad de lidiadores capacitados para dejar atrás las faenas pegapasistas tan de moda a día de hoy. No como los tres mozalbetes de hoy, que venían ya con la idea de preconcebida de torear como nunca se ha toreado. Y así, el resultado final del festejo ha sido claramente de seis a cero a favor de los toros. Lo obvio, si lo que se busca ante toros encastados es el toreo moderno consistente en faenas larguísimas, trapazos, cites en la oreja, y todas esas cosas que los borregos artistas tragan como si nada. 

Los toros, tres del señor José Escolar y otros tantos de la señora Ana Romero, apenas se han empleado con bravura y poder en varas. Tan solo en quinto, de Escolar, ha cumplido en las dos varas que ha tomado, aunque una vez puesto en suerte por tercera vez no ha querido ir. Sí se emplearon, de diversa forma los seis, en el último tercio. Abrió plaza un animal nobilísimo al cual le faltó un punto de chispa para terminar de emocionar, y ante el cual Iván Vicente estuvo un rato larguito dando muchos pases de nula calidad y menor enjudia aún. El segundo, uno de los toros de la tarde, ya en banderillas dejó entrever que iba a ser de lío. Y lo fue, vaya si lo fue. Muy noble, con casta y prontitud, así como embestida con el morro acariciando el albero, dejó a Luis Bolívar en paños menores, no siendo capaz este de templar y mandar sobre la embestida del animalito en ningún momento.
A la casta del manso tercero le vino de perlas la infame lidia a la que le sometió la cuadrilla de Alberto Aguilar. Miles de capotazos de cualquier manera, un desorden clamoroso durante la lidia y dos puyazos fortísimos en mal sitio fue en lo que consistió tal labor, llegando el toro al último tercio con más dificultades aún de lo que su casta ya ofrecía de por sí. Alberto Aguilar, descompuesto y con pocas ganas de hacer las cosas bien, basó su faena en trallazos a media altura y todo ello en los medios, cuando el animal sólo quería de tercio para dentro. Fue en esos terrenos donde el animal ofreció arrancadas en las que hizo surcos en la arena con el morro y embistió con carbón, mostrando así que fue un toro que mereció mucho más. A la hora de matar, se atascó aún más Alberto, y si no regresó el toro vivo al corral fue por la excesiva benevolencia de la presidencia. La bronca fue de órdago.
El cuarto, que hizo alarde de unas feas hechuras que en muy poco recordaban al tipo buendía, también tuvo lo suyo. Iván Vicente ante tal ejemplar ni quiso ni pudo. Mucho mejor se le dio eso de encararse con un aficionado que le reprochó su pésima colocación toda la tarde, cosa que desató algunas palmas y también unos cuantos pitos en señal de acuerdo total con la voz anónima.
El quinto fue otrora animal destacado de la tarde. Y también, el más completo, pues además de sacar casta y magníficas embestidas, fue el único que cumplió en el tercio de varas. Cumplió sin más, pero cumplió. Luis Bolívar salió más espoleado que en su anterior turno y consiguió gustarse en algunos muletazos sueltos, pero todo en la línea moderna de toreo lineal, pico y pierna retrasada. Aplaudida por momentos la faena, pero siempre muy por debajo del animal, fue rematada de estocada entera desprendida que hizo asomar los pañuelos, pero la presidencia esta vez puso las cosas en su sitio y negó lo que hubiera sido otro despojo de verbena. Dio Luis Bolívar una vuelta al ruedo por su cuenta que también le fue muy recriminada.
El de Ana Romero que cerró plaza ofreció una emnbestida suavona y noble, la cual, de igual manera, hizo sucumbir a un Alberto Aguilar que volvió a tomarse las debidas precauciones, siempre mal colocado, trallazos hacia fuera y metiendo el pico con enorme descaro. Está este torero en quien no hace mucho confiábamos plenamente como mero rellena-carteles para aquellas ganaderías que nadie quiere ver. Una pena.

Ovación unánime y merecida se llevó el picador Ismael Alcón, de la cuadrilla de Luis Bolívar, en su turno correspondiente ante el segundo de la tarde. Se le fueron dos dedos traseros los puyazos, pero esa forma de mover el caballo y hacer la suerte fue una lección para la inmensa mayoría de picadores de hoy. Todo un espectáculo. También Félix Majadas le pegó un gran puyazo al quinto e hizo la suerte con suma corrección; y Fernando Sánchez dejó un gran par de banderillas al segundo. Los demás atributos, para los de cuatro patas, que en esta tarde volvieron a ganárselos. Otra vez, aunque este tipo de encastes no embistan según las modas que imperan en la actualidad.


Publicar un comentario