martes, 23 de mayo de 2017

DECIMOTERCERA DE FERIA: ME CUENTAN QUE...

"Antitaurino todo", ha sido la respuesta con la que me he encontrado al interesarme por la tarde de hoy en la Plaza de Madrid. Insisto un poco más y me hablan de una moruchada de campeonato, perdidamente inválida, que llevaba marcado a fuego el hierro de Valdefresno. Me quedo a cuadros ante tal contestación, ¿la de Valdefresno mala? ¿En serio? No puede ser, tiene que haber un error...

Solamente uno fue devuelto, pero pudieron ser unos cuantos más. Salió un sobrero de Adelaida Rodríguez, que igualmente volvió por donde había salido por tetrapléjico, para dar paso a un sobrero de Carriquiri "de banderillas negras". Ea, no hace falta que me digan más.
Para Daniel Luque, este de Carriquiri y el titular de Valdefresno fueron dos toros más que añadir a su registro personal de los toros que le quedan para ser figura. No hay más vuelta de hoja.
Fortes, el hombre, cuentan que ha cumplido como ha podido ante semejantes cachos de carne con ojos y cuernos. Y también, que hay ganas de que tenga suerte y le embista un toro. Esperaremos pues.
Y sobre Juan Leal, se dice y se comenta que gasta unas formas un tanto pueblerinas e inaguantables, esto último más aún cuando lo que se tiene delante no vale un pimiento y se está ahí una eternidad con arrimones, circulares, trapazos por arriba, trapazos por abajo, trapazos por delante, trapazos por detrás... Que nada de nada, a fin de cuentas.
Nada de nada, no. Nada de nada esta tarde, otra más. Y ya se ha perdido la cuenta de las que llevamos así. Ni un puyazo en su sitio, ni un par de banderillas, ni un quite, ni una estocada, ni un mísero detalle que llevarse a la boca. Y eso, por no hablar de animales que se asemejan un poquito, sólo un poquito, a un toro de lidia, y no a una vulgar ternera concebida para acabar en pan de hamburguesa.
Que no, que nada. Nada de nada de nada de nada de NADA.  Al igual que en la inmensa mayoría de tardes que llevamos desde que empezó este mojón de feria. Pero cabreo, tedio, hastío, gente que abandona su localidad antes de tiempo, protestas, bostezos, pitos, etc., para tomar y regalar. Qué ruina de feria la suya, señor Casas, QUÉ RUINA.





Publicar un comentario