jueves, 25 de mayo de 2017

DECIMOQUINTA DE FERIA: ME CUENTAN QUE...

Saturado de tanto libro, me tomo la licencia de darme un respiro, a eso de las nueve y veinte de la noche, y aprovechar para conocer el percal de esta tarde en Las Ventas. Y me encuentro de sopetón con la primera Puerta Grande de la Feria. La del confirmante de alternativa Ginés Marín, quien ha cortado las dos orejas al sexto de Alcurrucén.
Ante tan halagüeños comentarios que me hacen llegar los buenos aficionados con los que tengo la gran suerte de codearme, me falta tiempo para lanzarme a la caza y captura del vídeo en las Redes. Y, aunque casi muero en el intento, por fin lo consigo y puedo ver la faena de Ginés. La verdad es que se ha podido apreciar que el chaval ha mostrado en la tarde de su confirmación en Madrid un concepto del toreo muy a tener en cuenta, dando unos naturales extraordinarios y dejando en el ruedo un aroma de torería y verdad con esa mano izquierda como la que apenas se tiene hoy en día. Enhorabuena, y a seguir progresando.

También se hablaba que esta tarde el Juli ha estado en Madrid mejor que nunca. A lo que un gran aficionado de Madrid, con unos cuantos años ya a sus espaldas y muchas andanzas y vivencias en la plaza de Madrid, me contesta: "Si yo llego hoy y te chapurreo como buenamente puedo cuatro palabrejas sueltas en japonés, quizás alucines en colores y me des una palmadita en la espalda diciéndome qué bien, lo que no significa que hable japonés a las mil maravillas". No hay más preguntas señoría. 

En esta tarde de doble confirmación de alternativa también hizo lo propio otro jovenzuelo del que también se cantan grandes virtudes, Álvaro Lorenzo. Buenas maneras serán, nadie dice lo contrario, pero entendiéndose que lo de "buenas maneras", en el argot dospuntocero, se corresponden a los cites perfileros, al pico, al toreo lineal, y a las faenas excesivamente laaaaaaargas. 

Los toros, de Alcurrucén, justitos justitos pero que muy justitos de presentación y muy poco castigados en el caballo, se han prestado al toreo y han tenido sus cosas más que de sobra para torear. Algo es algo.
Publicar un comentario