lunes, 17 de abril de 2017

DOMINGO DE RESURRECCIÓN EN MADRID: PETARDO A TRES BANDAS

Y eso que la tarde de hoy estaba destinada a pasar a los anales de la historia de la Tauromaquia como una de esas tardes cunvre, en las que todo el que asiste al festejo sale de la plaza emocionadísimo y toreando calle Alcalá arriba. No ha sido precisamente por falta de ganas, porque gran parte de la plaza hoy estaba predispuesta a hacer de su capa un sayo con lo que ocurría en el ruedo, pero lo que está claro es que este vis a vis celebrado en la plaza de Madrid en el tradicional festejo del domingo de Resurrección ha sido un verdadero petardo. Petardo, clamoroso, y a tres bandas: petardito de Montealto, petardo monumental de todo aquel que ha gastado taleguilla y/o calzona, y petardazo de Madrid, de la "afición" de Madrid, que no da pie con bola.

Petardito de la ganadería de Montealto, que para la ocasión embarcó rumbo a Las Ventas seis adefesios desiguales, bastos, fofos, con caras destartaladas y, a fin de cuentas, más feos que la vaca que los cagó hace algunos añetes. Tan mansos como feos eran los de Montealto, además de flojitos y con poca casta más bien aunque, eso sí, no por ello se puede decir que no sirvieron y que apenas dieron opciones.

Y al hilo de esta cuestión viene lo que llega siendo el petardazo, monumental a todas luces, de todos aquellos que hoy se vistieron de luces para la ocasión. Pésimos hasta decir basta los seis picadores, que picaron en el primer sitio donde les cayó la puya; fatal, pero que muy mal las cuadrillas, lidiando de forma caótica, y sin poner orden ni concierto absolutamente nadie. Y, por supuesto, nefastos los dos señores que vistieron la taleguilla bordada en oro. Curro Díaz y José Garrido, José Garrido y Curro Díaz quienes, en su segundo vis a vis en esta misma plaza en tan solo medio año, volvieron a mostrarse, de nuevo, por debajo de la situación. Si en aquella tarde de la pasada Feria de Otoño sucumbieron ambos ante una corrida muy encastada y con poder del Puerto de San Lorenzo, para la ocasión hicieron lo propio ante una corrida de Montealto que, resultando ser un fiasco, sí ha corrido ejemplares más que aptos para el triunfo y que no pusieron para nada en aprietos a los de luces. Vamos, lo que en el argot de los que entienden de esto se conoce como toros hechos para el disfrute del maestro de turno. Y es que Curro Díaz hoy ha venido a Madrid con muy pocas ganas de nada. Dos toros, primero y tercero, pastueños, flojos y sosos ante los cuales se mostró en una dinámica más propia de un torero que viene a pasar el trámite sin complicarse la vida lo más absoluto. Frío como el hielo, despegado y tomando muchas precauciones, lo mejor que hizo en sendos actos fue que no se demoró demasiado en irse a por la espada. Salió más espoleado ante el quinto, aunque no tanto como la mayor parte de sus partidarios. Inicio de faena con intenciones de torear bonito y con detalles de bisutería fina, aunque la mayor parte de los muletazos resultaran enganchados y carentes de temple, para seguir con muletazos, o mejor dicho trallazos desde Manuel Becerra, metiendo el pico con enorme descaro y, para no desentonar, escondiendo la patita. Eso sí, poniéndose muy bonito. ¿Que no dio uno solo en el que el toro siguió el trapo, en lugar de que el trapo siguiera la embestida del toro? No importa, Curro componía la figura con musho jarte. ¿Que no cargaba la suerte ni dejaba la muleta plana en ningún momento? Y a quién le importa, si daba gusto ver el gran desmayo del que Curro hacía gala... ¿Que en la mayoría de los muletazos el toro tocaba la muleta? Qué más da, si Curro estaba demostrando ahí abajo su inconfundible clase. ¿Que el temple y el dominio brillaron por su ausencia? Ea, que en el ruedo había un torero poniéndose bonito. Y para finiquitar, hermoso bajonazo que formó una dantesca imagen en el ruedo de la que cualquier aficionado reniega.
Luego estuvo José Garrido, quien sí hizo gala de unas formas primorosas toreando con el capote (su quite por chicuelinas al cuarto, rematadas con una larga con rodilla en tierra que, a la par, dejaron al toro en suerte con enorme eficacia, fue la única muestra de buen toreo que se vivió en toda la tarde). Pero con la muleta no consigue dejar en evidencia ninguna de esas virtuosos cualidades que tanto se cacarean por ahí fuera. ¿Este es el Garrido del que se habla como la reencarnación de quien inventó eso de torear, o es que este Garrido se comió hace tiempo al verdadero? Ojú, qué tardecita la de José Garrido. Empezó mal ante el segundo, un manso declarado que, aunque tardeaba mucho mucho a la hora de arrancarse en el primer muletazo, cuando lo hacía repetía si se la dejaban puesta. Todo al revés con el toro, que pedía distancia pero Garrido lo ahogó, y que siendo toro de tercio para dentro se lo llevaron a la boca de riego.
El cuarto marrajo también se movió y tuvo cierto tranco, pero de nuevo el Garrido encimista volvió a dejar de darle sitio, hasta que el animal echó la persiana y se terminó.
Para cerrar plaza se lidió el animal más potable del encierro, un nobilísimo ejemplar con mucho que torear, y que por supuesto se fue al desolladero sin tal cosa. Muchísimos trallazos, sin ponerse ni una sola vez en el sitio, siempre hacia fuera y, en definitiva, consumando su desastrosa tarde José Garrido volviendo a hacer gala de su incompetencia.

Al petardito de Montealto y al petardo monumental de todo aquel que se vistió a luces, se le sumó el enorme petardazo de la "afición" de Madrid, predispuesta al triunfalismo y a la chabacanería, sin protestar ni un poquito siquiera la fealdad y mala presentación de los espantajos de Montealto, sin recriminar el mal quehacer de los picadores, ni censurar las desastrosas lidias de las cuadrillas, aplaudiendo en el arrastre algún que otro toro manso, jaleando como si Manolete resucitado hubiera sido Curro Díaz por una faena llena de ventajismo y trallazos en las que el toreo brilló por su ausencia y, para colmo, sacándole a saludar una ovación ya no sólo después de tal faena, sino de culminarla con un horrible sartenazo. Y es que está Madrid, la Tauromaquia y todo este tinglado cada día más irreconocible. ¿Novedad? Ni mucho menos, pero no por ello deja de doler el ver Madrid en tal estado.

Publicar un comentario