martes, 5 de julio de 2016

MARCIAL LALANDA


¿Había muchos toros como estos, que daban la impresión de ilidiables, y en realidad no lo eran? 
Muchos. Me preguntaréis: "¿Es que quieres que vuelvan a los ruedos aquellos toros?". Mi respuesta rotunda sería: ¡¡Sí!! Aquellos toros -junto con otros más nobles- daban la tónica de lo que la Fiesta debe ser. Descubrían la importancia de un torero, y el público vivía en toda su intensidad la grandeza del toreo. Los aficionados que no se reconfortan con estas sensaciones son culpables de la decandencia actual de nuestra Fiesta. 

MARCIAL LALANDA

Publicar un comentario