martes, 7 de abril de 2015

ESOS "NIÑATOS"

La que hay liada en la red por culpa del periodista Carlos Herrera. Solo se le podía pasar por la cabeza a él hacer esas declaraciones. ¿A quién se le ocurre, hombre? Mira que llamar "niñatos" a cuatro figurones del Olimpo taurino cuyo único pecado es no torear en Sevilla por una supuesta falta de respeto...
Esos cuatro figurones, a saber Miguel Ángel Perera, El Juli, Morante de la Puebla y Alejandro Talavante, son de esos toreros que llevan la honestidad por bandera, no se les ocurriría jamás vetar a ningún compañero, van en contra del fraude que azota la Fiesta, y además han demostrado con creces tener gran capacidad para enfrentarse a los toros más fieros y bravos del campo bravo. ¿En qué cabeza cabe llamarlos "niñatos"?
Oiga, que si a esos señores les ha dado la ventolera y no torean en Sevilla, será por algo, digo yo.
Ellos, desde su condición incuestionable de dioses de la Tauromaquia, pueden hacer lo que les venga en gana. Si no quieren torear en Sevilla, que no toreen. Si algún día, así de buenas a primeras, les da por enfrentarse a algún becerrillo mutilado de pitones y creerse los amos del mundo, bien por ellos. Si otro día van y se pasan por el arco del triunfo los cánones clásicos del toreo y tal cosa la imponen como el mejor toreo de la historia, que lo hagan.
Que no estoy diciendo que ese sea su sino diario, Dios me libre. ¡¡Todo lo contrario!! Pero si algún día lo hacen, ¿qué problema habría? Que no se entera, señor Herrera, que ellos son guays y molan mucho, y además tienen una legión de periodistas y palmer... Digooooo, una legión de periodistas y grandes aficionados a sus pies como nadie los ha tenido nunca.

¿"Niñatos"? ¿Por un arranque infantil de cinismo pidiendo respeto, aunque ni se tenga ni se conozca? Para los seres terrenales comunes como usted y como yo, señor Herrera, el respeto hay que ganárselo; pero para los seres superiores del imperio celestial de la Tauromaquia, es decir esos "niñatos", el respeto hay que dárselo de manera innata, aunque ellos no respeten ni al Toro, ni al que paga, ni a la Fiesta, ni a la madre que nos parió.

Publicar un comentario