miércoles, 31 de diciembre de 2014

DE 2014 NO OLVIDARÉ...

A escasas dos horas de terminar el año, plasmo en este humilde blog los mejores recuerdos que el 2014 taurino me ha dejado. Un 2014 en el que ha predominado la paja sobre el grano, pero ha sido un grano de muchos quilates:



Diego Urdiales, la joya de mi particular corona de 2014. Él volvió a hacernos sentir el toreo de verdad entre tanto vertedero pegapasista.


Gonzalo Caballero también nos devolvió el aroma del toreo caro a lo largo de la temporada venteña. Hacen falta formas como las suyas.


Miguel Abellán, después de un año sabático, firmó en san Isidro una tarde cargada de heroicidad y verdad. Como para olvidarse.





Zahonero y Cubanito, de Miura y Partido de Resina respectivamente. Dos toros de dos ganaderías emblemáticas tan deseadas por el aficionado como repudiadas por los que hoy en día son, dicen, figuras del toreo. Enormes toros ambos que hicieron vivir emoción durante su lidia.
Tampoco olvidamos a Tomillero, Fusilito o Trastero.




Victorino Martín, tras unos años cárdenos como sus toros, devolvió en San Isidro la casta que antaño dio tantas grandes tardes de toros. Mansa, sí, pero muy encastada y emocionante. Es lo que hace falta.


Los gracilianos del campo charro lidiados en Cenicientos el 15 de agosto también mansearon, pero su casta y empuje emocionó a los presentes y nos hizo vivir una interesante y nada aburrida tarde de toros. En esa corrida, además, brilló en la brega del tercero Raúl Cervantes con el percal y José Luis Carmona  con los palos. Grandes ovaciones se llevaron esa tarde.


Y en 2014, cayó en la mis manos uno de los libros que más emoción me ha transmitido de todos los que he leído. La Doña no merecía menos. Gracias, Eneko.



A 2015, le pido bravura, casta, torería, pureza, verdad, emoción, volver a ver hacer el paseíllo a David Mora, a los golfos alejados de la Fiesta... y sobre todo, seguir disfrutando de mi mayor afición al lado de la buena gente de la que me rodeo en esto de los toros.

FELIZ 2015 Y SALUD A TODOS

Publicar un comentario