viernes, 5 de diciembre de 2014

ANTITAURINAZIS

No es la primera vez, por desgracia, que amanecemos sobresaltados por la noticia de una agresión antitaurina hacia un aficionado o aficionada a los toros. Ayer tuvo tan triste honor Andrés de Miguel, que sufrió una agresión ilegítima, cobarde y ruin en una conferencia en el CEU (aquí su historia: http://adiosmadridtoros.blogspot.com.es/2014/12/una-agresion-intolerable.html?m=1 ).

Andrés no es el primero en sufrir en sus propias carnes algo así: hace cosa de un año, en una tienda de souvenirs cercana a la madrileña Puerta del Sol y archiconocida por su recreación a escala real de un encierro pamplonica, la dueña de este local y nada menos que ¡¡su hija de 14 años!! fueron agredidas y rociadas con pimienta en la cara por unos salvajes autodenominados "defensores de los derechos de los animales" (entre animales queda la cosa, me supongo yo). Hace unos años, concretamente en 2008, otro grupúsculo antitaurino autodenominado "Acción Charra contra la Desaparición del Tauricidio" (sí, leyeron bien y no me he trabado con las teclas: Contra la desaparición del tauricidio; además de salvajes, cafres de remate los pobres) profanaron la tumba del maestro Julio Robles, rociándola de pintura y llenándola de pintadas, amén de robar el busto que adorna la sepultura. Para colmo, llegaron a declarar que su intención era la de robar el cadáver del malogrado diestro, pero que no se llevó a cabo porque les fue imposible retirar el mármol.
También se dedican a liarla todos los años durante la celebración del ancestral Torneo del Toro de la Vega, no sólo manifestándose y proliferando insultos a los miles de aficionados que se dan cita en Tordesillas; también les ha dado por esparcir bandas de clavos por los terrenos en los que se celebra el Torneo. Y por no hablar del incendio que provocaron en la casa del periodista francés Andrè Viard, con el susodicho periodista y toda su familia dentro de la casa en todo momento.
Manifestaciones en las puertas de las plazas de toros y en las que se agrede verbalmente a los aficionados que entran, o vandalismo contra los coches de cuadrillas, también forman parte de esta negra cronología de sucesos protagonizadas por los antitaurinazis, los cuales van por el mundo como si no hubieran roto un plato en su vida, y resultando ser en la realidad seres repugnantes que agreden hasta a los menores y a los difuntos.
Como durante la época del III Reich, en la cual a los alemanes les daba igual que fueran niños, bebés, personas mayores, mujeres o enfermos; la cuestión era gasearlos a todos por el mero hecho de ser diferentes. Y para colmo, también iban de defensores de los animales, pues Adolf Hitler fue el primer gobernante de la historia en crear una ley de protección animal. Que se lo pregunten sino al líder de las SS y responsable directo del mayor genocidio de la historia, Heinrich Himmler, quien hasta se llegó a desmayar durante una corrida celebrada en Las Ventas y a la que asistió invitado por el general Franco.

Y mientras tanto, ¿cuál ha sido la reacción en el mundo de los toros? Pues los aficionados, a través de las RRSS, mostrando su mayor indignación y enojo por el hecho y, más tarde, por el silencio de los medios oficiales taurinos al respecto. Algunos de ellos, han reaccionado tarde y seguramente espoleados ante tantas críticas, pero han reaccionado. Luego está el caso de Mundotoro,  quien, 18 horas después del suceso, aún no ha dicho nada. Pero para sacar editoriales contra los talibanes y las ganaderías que "no sirven en el siglo XXI", tienen el dedito muy ágil.

Abrazos y cariño a Andrés de Miguel y a todos aquellos que hayan sido víctimas del antitaurinazismo, instamos a justicia a que actúe y no queden impunes estas "personas".
Publicar un comentario