miércoles, 2 de julio de 2014

LAS VENTAS: UN CAMPO DE EXTERMINIO DE AFICIONADOS

¡¡Empieza el mes de julio, empieza el verano taurino!! Lejos quedan aquellos gloriosos veranos madrileños en los que se anunciaba en viernes, de noche ya cerrada, una novillada y, el domingo, una corrida de toros que servía para que toreros más modestos pudieran llamar la atención y abrirse abanico. Los hierros del Cura de Valverde, Barcial, Isaías y Tulio Vázquez, Adelaida Rodríguez o Murteira Grave se veían plasmados en los carteles de aquellos años no tan lejanos. Hoy todo es diferente. En este mes de julio de 2014 no hay corrida de toros que valga, y ni mucho menos otra cosa que no sea monoencaste: Los Chospes, Antonio Pallá, Santos Alcalde y La Guadamilla, más de lo mismo, como siempre. Y si hablamos del plantel novilleril, ya es para cortarle la digestión a uno: chavales nuevos y poco o nada conocidos en su mayoría y sin experiencia suficiente para anunciarse en Madrid. Y aquí entra otro tema tabú: la crisis hace mella en la celebración de festejos, pero también es sangrante ver como en plazas de tercera y portátiles se anuncian corridas de toros con matadores ya consagrados, quitando el puesto a la celebración de una o dos novilladas que sirvan para que la cantera se curta. No sólo es la crisis, es más, hasta ésta es lo de menos; el mayor problema es lo mal distribuido que está todo en este mundillo. Y el resultado es el que ya conocemos: el estrepitoso porrazo de los chavales en Madrid, algunos incluso aun llevándose algún despojo en el esportón que los del pueblo y los extranjeros despistados conceden. Y es que estos dos bandos de espectadores componen la mayor parte del escaso público presente. Los aficionados, cada vez menos en la Fiesta, son ahuyentados del granito venteño con este desolador panorama que Taurodelta y la CAM proyectan sin escrúpulos, y van en favor de querencia adonde haya interés. Por ejemplo, ahí está el certamen de novilladas sin picadores Ribera del Tajuña que se celebra en Valdelaguna, Tielmes y Perales de Tajuña. Nada menos que Saltillo, Baltasar Ibán y Flor de Jara, junto con El Torreón y Victoriano del Río, lidiarán en este ciclo que ya está consolidado como un referente para los aficionados que buscamos interés ganadero. Villaseca de la Sagra, en Toledo, también es un lugar de peregrinación para los aficionados en los últimos tiempos. Baltasar Ibán, Flor de Jara y Fuente Ymbro, junto con una novillada concurso en la que se lidiarán novillos de Moreno Silva, Conde Mayalde, Pablo Romero, Navalrosal, La Quinta y Fidel San Román, componen la feria del Alfarero de Oro que se celebrará en las próximas fechas. Tampoco podemos obviar Cenicientos, en donde, según se habla en muchos chascarrillos, se anunciarán sendas corridas de Juan Luis Fraile y José Escolar. Son solo unos pocos ejemplos para evadirse de ese campo de exterminio de aficionados en el que han convertido Las Ventas en los últimos tiempos. A buen seguro, se pasará un verano taurino agradable lejos de monoencaste, público autobusero, guiris, novilleros sin interés y vacío de contenido. Con Taurodelta de empresa y el señor Abella mirando a otro lado, no se espera otra cosa.
Publicar un comentario