lunes, 7 de abril de 2014

EN EL PAÍS DE LOS CIEGOS...

Plaza de Toros de Madrid "Las Ventas". Domingo 6 de abril del 2014. Tercer festejo de la temporada.
Tarde soleada. Un cuarto de entrada.

Novillada picada.6 utreros, 6 de Los Chospes (cuya procedencia es J.P. Domecq-Daniel Ruiz) de presentación nada pareja y de presencia muy justita para Madrid. Novillada falta de casta en general -excepto el quinto-, blanda y muy noble.

-Borja Álvarez (De Alicante. Nuevo en esta Plaza). De azul mar y oro.
1º: Estocada tendida en la suerte contraria aprovechando la querencia del novillo. Silencio.
4º: Pinchazo en los medios perdiendo la franela, media estocada trasera en la suerte natural y un descabello. Dos avisos. Leves pitos.

-Vicente Soler (De Burriana. Nuevo en esta Plaza). De grosella y oro.
2º: Pinchazo en la paletilla en la suerte natural, pinchazo hondo trasero y un descabello. Silencio.
5º: Pinchazo en la suerte contraria y media estocada contraria en el rincón de Ordóñez. Oreja.

-David González (De Madrid. Nuevo en esta Plaza). De azul cielo y oro.
3º: Estocada corta arriba en la suerte natural y tres descabellos. Un aviso. Silencio
6º: Media estocada atravesada y trasera en la suerte contraria, cuatro pinchazos y ocho intentos de descabello. Dos avisos. Leves pitos.
--------------------------------------------------------------------------------
Presidencia: Presidió el festejo D. Trinidad López-Pastor Expósito. Cambió con demasiada celeridad el primer tercio del segundo novillo, ejemplar blando que salió crudo del peto. Debió devolver el tercer novillo por evidente invalidez, ya que perdió las manos repetidamente.
Cuadrillas y otros: Destacó la buena distribución lidiadora en el segundo tercio del tercer novillo, con dos importantes quites de Vicente Soler al salir el rehiletero de la suerte en los pares segundo y tercero. El peón de brega Pedro José Mariscal llevó a cabo una notable labor en el cuarto, lidiándolo por abajo y muy templado con la capa.
---------------------------------------------------------------------------------

1º) Merengue (37). Castaño. 490 kilos. Junio del 2010.
-Presentación: Dignamente presentado. Bizco del izquierdo, pero con cuajo.
-Tercio de varas: José María Tafalla picó trasero al relance en el primer encuentro tapando la salida al manso. En la segunda entrada, acarició al burel con un leve picotazo trasero.
-Condición: Manso, blando, noble y dulzón; con fijeza, embistiendo al primer toque y con humillación hasta su muerte.

2º) Criado (38). Negro listón. 485 kilos. Junio del 2010.
-Presentación: De feas hechuras. De pitones más que extraños...
-Tercio de varas: "Puchano" marcó al manso en su primera entrada, viniéndose el novillo de largo, ya que salió huyendo al notar el castigo. Dos picotazos traseros recibió después, saliendo suelto y buscando toriles. Se quedó crudo.
-Condición: Manso declarado, descastado y huidizo.

3º) Largapuya (50). Negro listón chorreado. 482 kilos. Mayo del 2010.
-Presentación: Feo de presencia. De pitones más que extraños... Bizco del derecho. Engatillado de pitones. Renqueante de los cuartos traseros desde su salida de toriles.
-Tercio de varas: Mala labor la de Marcial Rodríguez, ya que dio al novillo tres picotazos traseros sucesivos en la primera entrada y un puyazo trasero en la segunda, provocando la salida por los suelos del novillo y el consiguiente mal estado de la res, que ya presentaba problemas de movilidad.
-Condición: Manso huido, descastado e inválido.

4º) Cocinero (59). Negro listón. 480 kilos. Mayo del 2010.
-Presentación: De mejor aspecto que los anteriores, ya que presentó seriedad por delante  y cuajo en sus hechuras. De pitones extraños... Punteó los capotes de salida.
-Tercio de varas: Ismael Alcón marcó arriba al novillo, que no fue puesto en suerte y que acudió al relance en su primera entrada y en su segunda, fue de nuevo marcado saliendo suelto y sin haberse empleado. Quedó crudo el novillo al finalizar el tercio.
-Condición: Manso con genio, levemente encastado, noble en sentido hiperbólico, dulzón, con fondo y ritmo, y de embestida pronta por el izquierdo.

5º) Rabanito (26). Negro. 482 kilos. Septiembre del 2010.
-Presentación: De correcta presentación. De extraña conformación de pitones, ya que su pitón izquierdo mostraba falta de naturalidad...
-Tercio de varas: Fco. Javier Elena "Patillas", en la primera entrada, picó trasero al novillo, que no se empleó, y, en el segundo encuentro, ejecutó un soberbio puyazo -el mejor de la tarde- en la caída del morrillo, saliendo suelta la res.
-Condición: Encastado, que se entregó en los  medios sin ser bravo -ya que salió suelto del peto-, y que embistió repitiendo y con prontitud por abajo por ambos pitones.

6º) Acuchillado (35). Negro. 510 kilos. Septiembre del 2010.
-Presentación: Extraño por delante... Alto y largo de hechuras.
-Tercio de varas: Pedro Iturralde masacró picando muy trasero al novillo en la primera entrada, marcó en la segunda y ejecutó por tercera vez la suerte, marcando al novillo cuando el presidente había cambiado ya el tercio.
-Condición: Manso, bronco, descastado, flojo y por ende, soso.
-----------------------------------------------------------------------------------------

Se anunciaba para esta tarde un cartel con tres novilleros nuevos y una ganadería del encaste imperante en la Fiesta actual. Esperábamos encontrarnos con tres chavales con ganas de agradar al personal, que no es difícil si se viene con el objetivo de hacer las cosas bien. Y, sinceramente, pocos detalles de interés pudimos degustar esta tarde, aunque el resultado parece mejor que el de los dos primeros festejos de esta nueva temporada. Los Chospes, otro hierro más de la extensísima lista de ganaderías con sangre Domecq que están ya anunciadas hasta el mes de junio en nuestra Plaza, trajo una conjunto muy desigual en presentación y predominantemente manso en comportamiento, que se dejó -como se oye decir ahora a los actuales "críticos"- y que dio ciertas posibilidades a los novilleros para que pudiesen mostrarnos que quieren ser toreros con la que está cayendo en estos tiempos, de falta de contratos y oportunidades, para los del escalafón menor.

 El primero de la terna, el alicantino Borja Álvarez, se puso delante -es un decir...- del más potable lote de la tarde, de embestidas nobles aunque contadas, aun recibiendo éstos en el peto poco más que caricias del picador, saliendo ambos crudos del primer tercio . El alicantino recibió a sus dos novillos a portagayola, como si eso supusiese demostrar algo a los que no le fuimos a ver desde su ciudad natal. En el primer recibo, con una larga cambiada afarolada -o algo parecido...-, perdió la capa y en el segundo, se le coló el burel repetidamente y tampoco consiguió parar a su segundo a pesar de recetarle un buen número de lances, lances en forma de mantazos sin mando y sin poder. En el muleteo al primero, volvió a perder la herramienta dando ocho tandas sin ton ni son con todo el surtido de ventajas dispuesto, aportando pases cambiados y redondos que no consiguieron más que aburrir al respetable. En su segundo trasteo, frente a un carretón que no dejaba de embestir al primer toque del estaquillador, no aprovechó sus embestidas colocándose siempre fuera del sitio, disponiendo la muleta con enorme falta de naturalidad y sin querérsela dejar, a pesar de iniciar este tercio con unos templados derechazos de rodillas. Volvió a demostrar en su segundo que está muy verde, que tiene aún dificultades para correr la mano a los novillos con temple, ya que fueron infinitos los enganchones y trallazos conseguidos, escuchando al finalizar leves pitos por su labor.

Causó cierta sorpresa el segundo de la terna, Vicente Soler, ya que no dejó de estar en novillero durante toda la tarde, no solo por la labor que llevó a cabo delante de sus toros sino también por sus actuaciones en los quites y durante el trascurso de la Lidia, estando siempre bien posicionado en el albero. A pesar de ello, no paró ninguno de sus toros con la capa y, en su primero, llevó a cabo un tercio de banderillas enormemente vulgar, donde no puso los pares sino que los lanzó, imitando el disparo de la jabalina. En su primer par aguantó al novillo dándole ventajas, aunque las banderillas de su primer tercio quedaron poco reunidas. Con su segundo novillo, dejó un primer buen par de poder a poder, dejándose ver y con paso garboso de legionario, demostrando valentía. Frente al segundo novillo, un manso abanto, derrochó falta de poder, no sabiendo qué hacer con la papeleta que tenía delante. El novillo pasaba sin querer pelea saliendo de la muleta con la cara muy alta y Vicente Soler no consiguió poder al de Los Chospes que pedía a gritos ser macheteado. En el segundo trasteo, frente a un novillo encastado que fue de menos a más, supo darle sitio citándolo de lejos, luciendo su embestida y dejándosela para mandar sobre un novillo que embestía oliendo la arena por el izquierdo. A pesar de ésto, el novillero burrianense rara vez bajó la mano, disponiendo la muleta a media altura, embarcando con cierto temple, pero finalizando el pase regular sin rematarlo atrás y sin poder a su oponente, mandando al novillo lejos de la suerte. En los cites, nunca se cruzó y descargó la suerte por regla general. Aguantó la embestida del animal, pero embarcando retorciéndose como un calamar en la sartén. El Juli es un modelo poco aconsejable para estos chavales que son el futuro, y parece que éstos se fijan mucho en él, como podemos observar semana tras semana en nuestra Plaza. A pesar de ésto, cerró las series regulares con una tanda por el izquierdo con tres naturales de ley, ceñidos y profundos, que son motivos, aunque escuetos, para creer en este novillero. Dejó, antes de irse tras el estoque, dos ayudados por alto y un trincherazo de cierto gusto, pero la faena no tuvo uniformidad ni estrategia alguna, predominando el ventajismo y el destoreo moderno. Se impuso de nuevo la falta de rigor festivalero, influencia de los muchos espectadores de su tierra que habían venido a verle, y el presidente concedió una oreja barata con una media estocada rinconera en el segundo intento, que, no siendo la de menor valor que se ha concedido en esta Plaza, fue demasiado premio. Parece que las vueltas al ruedo se han perdido en la Fiesta actual y lo único que vale es repartir despojos para que los novilleros piensen que han estado muy bien cuando deben progresar seriamente. Pero bueno, estuvo en novillero y eso hay que reconocerlo y valorarlo. Debe mejorar y aún tiene tiempo para hacerlo. Esperemos que se decida por hacer el toreo de verdad, como el que cerró su segunda faena, y no el que hacen buena parte de los que dirigen el escalafón mayor y del que los novilleros, como bien se aprecia tarde tras tarde, tanto se fijan.

Al tercero de la terna, David González, se le vio rebasado durante toda la tarde, muy verde, sin saber qué hacer con sus dos oponentes y con poca confianza en sí mismo. Su primer trasteo, a un novillo que apretaba para dentro en banderillas pero que respondía embistiendo en los medios cuando se le dejaba ver toriles, lo llevó a cabo en las afueras, careciendo los muletazos de ligazón y de mando, y demostrando la falta de facultades que hasta la fecha tiene su toreo. En su segundo, después de una lidia desastrosa de su cuadrilla, pechó frente a un novillo bronco de escasas fuerzas frente al que no se acopló en un aburrido trasteo, cerrando la tarde con un sainete con la espada.

Nos fuimos de la Plaza habiendo visto algunos detallitos.Toreo, del que dictan los cánones, vimos poco o nada en una tarde donde hubo dos novilleros fuera de juego y uno, Vicente Soler, que, al menos, vino en novillero y con ganas de hacer las cosas a su manera, aunque esto no supuso convencer a la mayoría de los que asistimos a la Plaza. Ya saben ustedes, en el país de los ciegos...


Publicar un comentario