lunes, 21 de abril de 2014

EL DESPROPÓSITO DE LA MALAGUETA

A través de la página de Facebook "Soy de Vicente Pastor", me llega este escrito de don José Picón, buen y cabal aficionado de Almería que, con más arrojo que el espontáneo que saltó al ruedo sevillano a enfrentarse al de Miura, se plantó en Málaga para ser testigo de la antitaurina patochada que se vivió en el coso malagueño. No tiene desperdicio, pasen y lean: Los seis animales, bueno siete, que saltaron al ruedo no tuvieron la categoría de una plaza de primera, que aunque Málaga esté en el sur, es plaza de primera, se paga en taquilla como de primera y lo que salió al ruedo era de segunda y alguno de segunda regional. El comportamiento denominador común fue la invalidez y la falta de casta a espuertas. El festejo empezó con retraso, porque al parecer la empresa no sabía que el domingo había dado agua, que iba a llover y no tuvo ni el detalle de poner una lona por si las moscas, vamos que el de los chubasqueros lo sabía e hizo el agosto. Después del paseíllo el publico generoso, ( había medio Sevilla en la malagueta ) sacó a saludar al par de machos y comenzó el espectáculo. El lote de Morante fue para devolverlo íntegro, vamos, sin pestañear. Su primero, un castaño de Zalduendo del 10/8, culipollo y tapado por dos pitones tocaditos arriba desde que salió, iba dando tumbos, se cayó en las patas del caballo y al salir del encuentro, la plaza echaba pestes. Dejan al toro quieto y es la presidenta la que obliga a moverlo, Morante había dado órdenes de ni tocarlo, y Carretero, obediente a la presidenta, la mueve sin bajar las manos y ayudándolo. Penoso, patético, pañuelo verde. Antes de eso Morante dejo algún lance pero sin toro. Sale el sobrero de Victoriano, otro toro de segunda, para mi plaza, Almería, ideal, otro inválido vacío por dentro al que Morante volvió a lancear al viento y poco más. Con la muleta, tocó la música y, viendo que aquello no era para tales honores, paró y Morante, ocurrente como siempre, se descaró con ellos mirándolos y diciéndoles alguna patochada de las suyas. Su segundo, el de Juan Pedro, otra prenda, un inútil total, ni fuerza, ni casta, ni presentación, una birria. Me comentaba el chaval del asiento de al lado: "qué coño le ha visto Morante a los Juan Pedro!!!!!!". Aquí estuvo Morante en Morante, por la calle del medio y bronca. Y su tercer y último toro, el Jandilla, un negro burraco del 11/8, feo, pero feo, cabezón, con mas cabeza que un puesto de muñecos, acapachado de cuerna pero feos los pitones, otro inútil, salió con algo más de pies que sus hermanos pero ya se encargó Morante de parárselos en el caballo, este lo brindó al público. Con la muleta, muletazos al viento con algún muletazo, alguno que destacar por decir algo, pero nada que nada, aquel zambombo hizo lo que pudo. De los tres animales elegidos ninguno, ninguno tenia hechuras de embestir, era imposible. De la suerte de varas no comento nada, no hubo. Ahora le toca el turno a Don Julián, el respetuoso, el digno, vaya tela, vaya tela con Julián. Su primero de Garcigrande, escurrido de carnes, manilargo, con dos pitones tocados arriba, pero lo toros necesitan estar rematados de culata y de pecho, me enseñaron a ver los toros sin pitones, tuvo algo mas que sus hermanos, se movió, iba, venia, metía la cara, casi siempre una mezcla de genio y arreón, al que Julián lanceo marca de la casa a su manera y en la muleta cuando el animal se le apagaron los humos pues el típico arreón para acojonar al personal, ya el toro había bajado dos palmos el cuello y medio metro de lengua fuera. Intento de benardinas pero el toro se aculo en tablas y ni para adelante ni para detrás y para colmo le pego un sartenazo con la espada en el numero, caída, atravesada, vamos un siete. El julipié esa tarde no funcionó, normal, cuando las cosas se hacen mal que resultado vas a obtener. Si el julipié hubiera causado efecto, le corta las orejas. El toro fue aplaudido en el arrastre. Su segundo oponente, este fue de traca, este animal no debería haber salido, un animal anovillado muy cómodo de cara, colorao chorreao, otro inútil, aquí cero patatero pero encima Julián hace gestos de disgusto y cabreo y digo yo ¿quién eligió ese toro? yo, tú, el de los chubasqueros, anda ya Julián!!!!!!. En este toro lo lanceó en un quite a su manera y volvió a joderla con el estoque, el julipié se le ponía cuesta arriba. Y salto su tercero al ruedo, de Domingo Hernández, otro toro indigno para una plaza de primera pero visto lo visto a esas alturas, un pedazo de toro. Se fue a recibirlo a toriles, algo tenía que hacer para justificarse ya que en toda la tarde solo pudo lucir con el arrimón a su primero y el julipié también le había dado de lado no le quedaba otra. Este toro un manso, nada pudo hacer. En fin un espectáculo patético, indigno, una falta de respeto total al que paga, sea aficionado, entendido, curioso, extranjero, festivalero, como quiera llamarse, lo que se vio ayer es la prueba de lo que quieren conseguir estos señores, hacerse lo amos de ésto, llevarse una pasta y el que le lleve la contraria pues ya sabe, le falta el respeto, es un talibán, un reventador y mil cosas mas. Y aparte de la falta de respeto un robo, porque si pagas por ver toros, que sean toros, que luego lo que llevan dentro no responde pues que vamos a hacer, pero lo que no puede ser es ver toda la tarde una limpieza de corrales y toros de saldo, eso no. Es que por ejemplo Garcigrande o Victoriano del Río no van a tener en el mes de abril cinco o seis pavos para Málaga????Lo que ocurre es que menos el de los chubasqueros aquí esta untado hasta el gato. No se si me habré dejado algo en el tintero pero mas o menos esto es lo que vi desde el tendido y mis opiniones sobre lo acontecido. ¿Volveré a viajar para ver toros? Pues si estoy como una cabra, pero ya me cuidaré de que haya tres tíos y seis toros Qué gran suerte, añado yo después de dar cuenta del texto, que han tenido los aficionados sevillanos de librarse de estos asaltadiligencias a lo largo de este año. Lástima que los Canorea-Valencia no lo hayan sabido aprovechar, pero eso ya se sabe que es harina de otro costal.
Publicar un comentario