jueves, 24 de abril de 2014

EL 1X1 DE SAN ISIDRO: CONFIRMACIONES Y AUSENCIAS

Nuestro particular análisis de la Feria de San Isidro llega a la tercera entrega de la mano de aquellos que confirmarán la alternativa a lo largo del serial y de las ausencias más destacadas, tanto de toreros como de ganaderías.
A diferencia del pasado año, donde se dieron hasta 7 confirmaciones de alternativa a toreros de a pie, este años solo se hará lo propio con tres matadores de toros. A saber: Manuel Escribano, David Galán y José Carlos Venegas. 

El torero sevillano dio un gran toque de atención en Sevilla el pasado año con la corrida de Miura y lo cierto es que, a raíz de ello, toreó bastante en 2013 y demostroó que su toreo, lejos de la ortodoxia y la pureza que enamora al aficionado, se centra más en el bullicio y los guiños de cara a la galería. O sea, que de torear, muy pero que muy poco. Aún así, le esperamos en su presentación como matador de toros en la plaza más importante del mundo para examinarle más minuciosamente. Será el 14 de mayo, en ese espantoso cartel completado por Juan José Padilla y Joselito Adame con ganado pseudobravo de La Palmosilla.

El caso del torero dinástico David Galán ha causado mayor sorpresa, pues apenas hemos pasado de una situación en la que apenasse oía hablar de este, a que de buenas a primeras lo tengamos acartelado para confirmar la alternativa en San Isidro, nada menos que el día del Santo Patrón y en un cartel "de lujo". Veamos qué sabe hacer este torero malagueño aparte de, como bien manda la tradición familiar, tirarse a matar sin muleta.

Y por último, José Carlos Venegas, torero jiennense del que se han escuchado cosas interesantes y que confirmará la alternativa con los chicos de Cuadri. Suerte para los tres toricantanos.

Y, por otro lado, nos disponemos a abordar las ausencias. Hay quienes echan en falta a un señor de Galapagar que tantas tardes de gloria ha dado en esta plaza. Normal, con semejante currículum. ¿Volverá algún día a Madrid? Quien también es una triste e injusta ausencia es Juan Mora, torero por los cuatro costados y que desprende un aire de toreo añejo digno de ser requerido mucho más de lo que lo es realmente. Es degradante tener que tragar, tanto en Madrid como el resto de plazas, con tantísimo pegapases que nada aporta a la Fiesta, y que este hombre se halle en casa sentado.

Hay otros dos buenos toreros, de Vallecas y Chamberí respectivamente, que han sido excluidos de esta feria y que podrían haber dado un toque atractivo en lugar de otros que nada pintan aquí. Me refiero a Sergio Aguilar y Fernando Cruz, de los que, esperemos, sí se acuerden a lo largo del verano; y otro madrileño, aunque de Getafe, llamado Javier Cortés y que tantas buenas tardes nos dio como novillero en esta plaza, también podría ser requerido para torear a lo largo del verano en esta plaza, pues es otro torero que tiene mucho que decir en ésto.

En cuanto a ganaderías ausentes, dos son los que, consideramos, deberían haber sido anunciadas. Una es la de Pedraza de Yeltes, que lidió un encastado y mal aprovechado encierro el pasado año y que esperamos ilusionaría lo suyo volver a tenerla por aquí. La otra es Moreno Silva, la cual no lidia desde aquella famosa novillada de 2010. Ya son unos cuantos años deseosos de palpar la casta en cuatreños y cinqueños de la mano de los pupilos de don José Joaquín, y la verdad, creemos, que va ya siendo hora. 

Por otro lado, también es una triste ausencia la ganadería de doña Dolores Aguirre, quien merece un gran homenaje por parte de sus toros en la plaza a la que tantas emociones fuertes brindó. Por lo demás, a las mencionadas de Pedraza de Yeltes ( de procedencia Domecq pero muy deseada por el aficionado, ojo), Moreno Silva o Dolores Aguirre, también nos hubiera gustado tener a Juan Luis Fraile, Flor de Jara, Mauricio Soler Escobar e incluso algo de Vega-Villar,a través de Barcial o Monteviejo. Pero en lugar de innovar, se sigue apostando por ganaderías que año tras año fracasan estrepitosamente, véase Jandilla, La Palmosilla, José Luis Pereda, Puerto de San Lorenzo o Juan Pedro Domecq. En definitiva, penoso. 
Publicar un comentario