lunes, 23 de septiembre de 2013

QUÉ TOSTÓN...


                   Poner banderillas es ya un ejercicio atlético que debería ser admitido como deporte olímpico.



8 de septiembre de  2013 | Escrito por don Jose Barranco.
Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo
Corrida de novillos. Segunda del ciclo: Encastes minoritarios

Ganadería: 4 novillos de Fidel San Román. Encaste: Villamarta y dos de Mollalta, corridos en 3º y 4º,  no considerados encastes minoritarios.  Procedencia Torrealta
Terna:
·            Raúl Rivera: Azul pavo y oro. Estocada baja y trasera que vale. Se permite el lujo de salir a saludar. Pinchazo, metisaca saliéndose de la suerte y bajonazo infame. Silencio benevolente.
·            Jesús Chover: Lila y oro. Tres pinchazos y estocada. Silencio. Pinchazo y estocada baja, trasera y atravesada.  Aviso. División de opiniones cuando saluda. Con esa estocada no tendría que haber saludado.
·            Manuel Cuenca, Chicuelo de Hellín: Salmón y oro. Pinchazo, media estocada en los bajos, pinchazo y doce descabellos. Aviso. Silencio muy benevolente.  Bajonazo.  Aviso. Silencio
·            Presidente: D. César Gómez Rodríguez: El palco no tuvo complicaciones.
·            1º.- Violoncillo: Un novillo todo mansedumbre que salió de toriles buscando comida en la arena. Derribó en la primera vara por culpa del picador. y salió huyendo de la pelea. En la segunda entrada también salió huyendo cuando sintió el hierro, sin querer saber nada de los capotes, ni estos de él. En la tercera entrada también salió suelto. Recibió dos varas de regalo del picador de reserva.  Manso, descastado que ha servido para la muleta.
·            2º.- Soplillo: Manseó de salida. Recibió un largo castigo en la primera entrada al caballo empujando con fijeza, pero el piquero le tapó la salida Perdió las manos. En la segunda entrada, el picador marcó en los bajos. Manso que se ha dejado pegar en el caballo. En la muleta, aunque se  defendió, tuvo  recorrido por ambos pitones.  
·            3º.- Tremendo: No se le ha visto en el caballo, ya que no lo han puesto en suerte. Acudió al reserva y le zurró la badana tapándole la salida. Los toreros convirtieron el ruedo en una autentica capea. En la segunda entrada al caballo derribo por culpa del picador que no supo engancharlo.  No se le ha visto en el caballo, pero se ha dejado torear con la muleta.   
·            4º.- Escandaloso: Le apretó al torero al recibirlo de capote y lo tuvo que sacarselo para fuera. En la primera vara empujó con un pitón y el picador para no ser menos que sus compañeros le tapó la salida. La segunda vara la recibió entrando al relance y también le tapó la salida. Novillo manso que se ha defendido en la muleta.
·            5º.- Hacendoso: En la primera entrada al caballo el piquero falló y quedó colgado del cuello del caballo, mientras el novillo apretaba en el peto. Un espectáculo lamentable. .En la segunda entrada lo picó trasero.  Otro novillo que no se le ha visto en el caballo, pero se dejó torear en la muleta.   
·            6º.- Gamo: En la primera entrada al caballo empujó con fijeza pero salió suelto. En la segunda entrada  acudió suelto y se dejó pegar.  Mansote que se ha dejado torear en la muleta.  

·            Cuadrillas y otros: En el primero de la tarde no hubo ningún torero que supiera parar al novillo, y  cuando se había cambiado el tercio, recibió dos varas del picador de reserva. El montado tenía que haberle parado al novillo con el regatón. Estos detalles, como tantos otros,  se van perdiendo de la rica tauromaquia. El torero solo piensa en la faena de muleta que es donde se ve arropado por los seguidores que siembran la plaza de ignorancia, albergando en la mayoría de los novilleros  falsas espectativas.  Hubo un detalle que pasó inadvertido para muchos de los presentes, que dejó al descubierto  la poca afición que tienen estos toreros.  Raúl Rivera, con la muleta en la mano, se tuvo que tapar en la tronera cuando fue acosado por su enemigo.  Muchos aficionados se preguntaría, ¿para qué vale la muleta? Está bien que se tape cuando lo desarme, pero nunca, con la herramienta en la mano. Lo que se observa cada día es la poca colaboración entre los toreros de plata. El tercero hizo hilo con un peón y lo llevó corriendo por todo el albero hasta que consiguió alcanzar las tablas en el tendido 2  Nadie intentó  tan siquiera distraer al novillo de su objetivo. Varios de los utreros lidiados superaron los 500 kg de peso, destacando el quinto que dio en la bascula 536. Kg.  Era un toro en toda regla.
       Respecto al ganado tampoco se lidió la corrida completa y es la segunda.  que ocurre este hecho. Montan este tipo de novilladas, ¿para qué?



·       Comentarios: Que tostón  ofrecieron ayer los tres espadas anunciados. Ni un detalle que mostrara que alguno  está en el camino  de llegar a ser alguien en este duro arte del toreo. Lo único que hicieron fue  arrastrar  a la plaza un grupo de espectadores incondicionales dispuestos a apoyarles aunque su arte estuviera impregnado de vulgaridad. . Es un público facilón que aplaude cualquier detalle del torero, aunque sean  posturitas para la galería. Los aficionados no entendieron como un torero responde con un saludo a los aplausos después de haber ofrecido un sartenazo al entrar a matar. Se puede comprender que el público se exprese de la manera que mejor considere, pero un torero tiene que saber en todo momento cuando debe responder a esta manifestación voluntaria del  público. Son las normas que imperan en la fiesta, y si no las conoce, por mal camino va.  Esto les ocurrió  a Raúl Rivera en el primero de su lote y a Jesús Chover en el quinto.  Jesús Rivera solo ofreció unos muletazos por bajo al comienzo de su faena y con esto terminó todo lo que se puede recordar. A continuación se dedicó a dar trapazos a un novillo que le plantó pelea y  lo único que tenía que hacer era colocarse en su sitio, bajar la muleta y templar las embestidas. Alguien llamó a esto  torear y eso fue lo que no hizo el coleta  En su segundo y ante un novillo que se defendió en la muleta no encontró los recursos para intentar someterlo.  

·       Jesús Chover estuvo vulgar en su primero  que aunque llegó a la muleta defendiéndose tenía buen  recorrido por ambos pitones, solo había que templar sus embestidas, pero eso debe ser complicado para muchos toreros. Al  entrar a matar dio un verdadero recital de pinchazos, entrando en todas las ocasiones fuera de cacho. Así no se puede ser figura, por lo menos hay que intentarlo. A su segundo consiguió sacarle tres naturales templados pero con posturas antiestéticas, escondiendo la pierna contraria y rematando para fuera. Una pena torero.

·       Chicuelo de Hellín  trató de conectar con los tendidos mostrando un toreo bullicioso. En su primero se encontró con un enemigo que se fue apagando poco a poco en la muleta y cuando el torero quiso enterarse no tuvo nada que hacer.  Ya lo dijo el insigne periodista: “Las faenas, en cinco minutos”, lo demás, sobra. Las orejas se cortan en las primeras series y toreando con la izquierda. La derecha se usa para adornarse una vez que se ha construido la faena. Esto, tan elemental,  parece que cala en las nuevas generaciones de toreros.   En su segundo no encontró otro camino que dar trallazos en lugar de manejar la franela con  gusto, haciendo malo a su enemigo. Después de otro sainete para despenar al novillo, alguien desde el tendido le comentó en voz alta. “Chaval, no olvides los libros”. Creo que fue un mensaje afectuoso.
        

    ©J. Barranco
Publicar un comentario