lunes, 23 de septiembre de 2013

NI CONCHAS NI SIERRAS, por Jose Barranco.

El magnífico aficionado Jose Barranco -asiduo a la Grada 7- nos ha hecho llegar esta su crónica de la novillada de ayer en Madrid y aquí la publicamos.

Solamente fueron "conchaysierras" en estampa.



22 de septiembre de  2013 | Escrito por don Jose Barranco "Pepeíllo" |
Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo
Corrida de novillos. Cuarta del ciclo: Encastes minoritarios

Ganadería: 6 novillos de Concha y Sierra. Encaste: Vázquez-Veragua.
Terna:
·            Fran Gómez: De Tabaco y oro. Estocada casi entera, atravesada y caída. Aplausos que recoge desde el tercio. Estocada en dos tiempos. Vuelta por su cuenta.
·            Andrés Jiménez, “Gallo Chico”: De lila y oro. Dos pinchazos, el primero en los bajos, estocada en la suerte contraria y descabello tras aviso. Silencio. Estocada caída y tendida. Silencio. .
·            Sergio Salas, “El Pijorro”: De nazareno y oro. Dos pinchazos, y estocada. Aviso. 15 descabellos. Aviso. Silencio benevolente. Pinchazo y sartenazo bajo y delantero. Silencio.


·            Presidente: D. Trinidad López-Pastor Expósito. No tuvo problemas el presidente.



·            1º.- Pingüino: Marró el piquero en la primera entrada y le tapó la salida. No se podía pedir más a su nefasta actuación. En la segunda entrada solo marcó  el castigo. El burel se fue sin picar. Su comportamiento fue  manso, descastado y una babosa en la muleta.  
·            2º.- Florido: En la primera entrada lo dejó estrellarse  en el peto. En la segunda picó trasero y en los  bajos. Peor, imposible. El novillo, manso, descastado y blando.
·            3º.- Mañico: En la primera entrada picó trasero, el animal hizo una fea pelea en varas, defendiéndose con un pitón.  En la segunda, no lo castigo y salió suelto. Manso y blando que ha sacado algo de genio en la muleta.    
·            4º.- Bermellón: Hizo pelea de manso. En la segunda vara fue picado trasero.  Manso y blando. Presentó  problemas en el último tercio.  
·            5º.- Recogedor: Trasero. Se dolió al sentir el hierro. En la segunda entrada, el piquero marcó solo el castigo. Manso, descastado que se defendió  en la muleta.    
·            6º.- Coscorrón: En la primera entrada al caballo se dejó pegar. En la segunda no lo castigo y salió suelto  Manso, descastado y blando, defendiéndose en el último tercio.    


·       Cuadrillas y otros: Los picadores estuvieron mal. Ya lo comentó  un profesional que se dedica a la cría de caballos de picar, que  por respeto omito su nombre: “La mayoría de los picadores no saben ni montar a caballo”. Y por lo que ve en el ruedo, tampoco  tienen  afición. Al torero Fran Gómez los aficionados le tuvieron que llamar la atención, ya que al colocar a su primero al caballo, en tres ocasiones quedó mal colocado. No quiso enterarse el torero de los mensajes que le enviaban desde los tendidos. Así le fue. Destacaron en banderillas, Jesús Arroyo en el cuarto de la tarde, que tuvo que desmonterarse. Daniel Oliver en el quinto y Porritas en el primero, lo tuvo que hacer todo el torero de plata, ya que el novillo no colaboró en la suerte.   La novillada  estuvo muy bien presentada. Varios  se podían haber lidiado en plazas de primera, esas que la exigencia del toro es baladí. Que cada uno le ponga nombre.



·       COMENTARIOS: Sobre el comportamiento de los toros del encaste de José Vázquez y posteriormente del duque de Veragua, comentaban los tratadistas de la época que estos se empleaban, en las dos primeras suertes, con casta y bravura, pero solían pararse en la muleta. El comportamiento de los novillos de Concha y Sierra lidiados ayer, recordaron a sus antepasados en el comportamiento en la muleta, pero la casta y la bravura se la tuvieron que dejar en la dehesa. Ninguno se empleó en el caballo  y no fue necesario que fueran castigados, ya que llegaron al tercio de banderillas como si los hubieran masacrado en varas. En resumen, la novillada fue un autentico fracaso.

·   Los novilleros tampoco se libraron de la mediocridad que inundó el albero venteño, los tres brillaron al mismo nivel, es decir, la vulgaridad como exponente del toreo moderno, ese que muestran las  figuras tarde tras tarde y que la prensa del taurinismo trata de glorificar a quienes la realizan. Ante este hecho, a nadie le puede extrañar que los toreros que buscan  una oportunidad empleen las mismas armas que los  consagrados, es decir, en lugar de manejar la muleta con temple se limitan a dar  trallazos, colocándose  en la oreja de sus enemigos, rectificando terrenos continuamente y citando  con el pico de la muleta. Ese fue el bagaje artístico que mostraron  ayer los tres aspirantes a matadores.  En la faena de muleta del segundo de la tarde se invirtieron los papeles,  fue el novillo quien mandaba en el ruedo y  Andrés Jiménez no pudo sacar de su muleta los recursos para  no que ocurriera. Durante la faena, su enemigo le perdonó varias cornadas. Como decía un aficionado, los toros tiene que  trasmitir miedo a los tendidos, si no es así,  algo falla en la fiesta. Hubo quien le echó cara y se puso a dar la vuelta al ruedo después de  de una faena inexistente. Ocurrió en el cuarto de la tarde. Su autor, Fran Gómez. Será lo que aprenden en las escuelas, ya que a torear…..
·       El gaditano Sergio Salas no mostró durante la faena de sus dos enemigos algo que hiciera recordar a los presentes que habían acudido a los toros, salvo las posturas que manejaba a la perfección, lo que ocurre es que cuando no hay motivos para ellas,  están expuesto a caer en el ridículo.  Hizo del manejo del pico un insulto al toreo.
·       Créanme que me duele tener que escribir lo que veo, me gustaría tener la habilidad de hacerlo de otra manera, aunque sea lo que no he visto.



©Pepeíllo.
Publicar un comentario