miércoles, 7 de agosto de 2013

REGRESO AL PASADO

Ya podrían estos mandamases de la Fiesta darnos el gusto a los aficionados de coger el túnel del tiempo para otras cosas, como por ejemplo rememorar aquellos años en los que las figuras mataban todo tipo de hierros y encastes, aquellos años en los que la competencia entre todos los toreros era real, aquellos años en los que la baraja de toreros que existía era de lo más variopinta y extensa (no como ahora, que existe una sola forma de interpretar el torero, muy engañosa por cierto), y todas esas cosas que ya por desgracia se han perdido prácticamente. Pero no, ayer un empresario con cierto renombre publicó un comunicado en el que dejaba claro que si aquí se coge una máquina del tiempo es para volver a la época del pensamiento único y la no libertad de expresión y difusión de información. Ha ocurrido en una feria de renombre en el norte, donde la empresa gestora del coso ha puesto un cerco consistente en que quien quiera difundir una sola fotografía, vídeo o crónica de lo que suceda en dicha feria, ha de pedir permiso a dicha empresa y obtener su consentimiento. Vamos, como en la época del NODO, solo que en el mundo taurino.
¿Qué oscuras pretensiones se puede pretender con algo así? Según el empresario, se trata de "un freno para los que están en contra de lo que más amamos que es la Fiesta Nacional". Qué jeta, oiga. Aquí lo que pasa, hablando claro, es que se sabe perfectamente que en los blogs se dicen, con mayor o menor acierto, las cosas como se piensan y como son, y muchas veces hay fotos para atestiguar los vicios y fraudes en la gran mayoría de los festejos que se celebran, sobre todo cuando hay figuras de por medio, tal es el caso de la renombrada feria que me ocupa en escribir; y claro con eso se quiere acabar. ¿Qué pasó recientemente, por poner un ejemplo, con el simulacro de mano a mano entre Juli y Manzanares en Huelva? Que ahí estaba mucha gente bloguera a la que no se le engaña tan facilmente y se dio la réplica a las interesadas crónicas de los palmeros de turno. Hablando de otra manera, aquí lo que hay es un miedo insuperable a que a mucha gente interesada se le desmonte en tenderete. Se puede decir más alto pero no más claro.
Venga señor empresario, ¿a quien quieren engañar con esa excusa tan barata? Métase esto en la cabeza: los antitaurinos nunca serán peligrosos si no se les dan motivos. Y motivos le llamo a lo que hemos visto en plazas como Huelva, Badajoz, Valencia o incluso la mismísima plaza de Madrid (donde este empresario es veedor, por cierto). Es decir, toro diminuto, sospechoso de pitones y al límite de sus fuerzas y de casta. ¿Y quien nos garantiza que eso no vaya a pasar en la feria que nos ocupa en escribir? Figurines y ganaderías de su gusto en los carteles y además uno de los responsables de que en el ruedo de Madrid se lidien animalejos impresentables como empresario de dicho coso... ¡¡cóctel explosivo!!
Aquí está, creo, el origen de la cuestión, en que no interesa que ciertas cosas salgan a la luz. Bastante se ha visto ya por ahí, ¿verdad? Se acreditarán a los medios del NODO Taurino (Mundotoro, Burladero, Tendido Cero, Cultoro, 6TOROS6, etc.) y a los que puedan dejar en paños menores el negocio que se traen ¡al carajo con ellos! Así de claro.
Que no se chupa uno el dedo, señores.
Publicar un comentario