domingo, 6 de enero de 2013

DANIEL LUQUE TAMBIEN SE APUNTA

Otro torero que se apunta a los llamados gestos, de cara a 2013, es el sevillano Daniel Luque. Y es que el torero de Gerena se ha ofrecido a matar, mano a mano con El Cid, la corrida de Victorino Martín en Sevilla.  Primero fue Talavante, pidiendo matar en solitario los albaserradas del ganadero de Galapagar. Después El Cid se decidió a volver por sus antiguos fueros pidiendo estar en la victorinada de Sevilla; y ahora, es Daniel Luque quien se deja ver por estos menesteres. E incluso hace poco leí en la blogosfera (no recuerdo exactamente en qué blog) que Sebastian Castella también ha pedido matar en Francia una de Victorino Martín. Sin duda son buenas noticias y poco a poco se van viendo cositas que los aficionados demandamos. Pero siempre me queda un pequeño porcentaje de duda en lo más profundo de mis entrañas, y es que eso de que todos se apunten a la misma ganadería me huele a quemado. ¿Por qué? Muy sencillo, hace como cosa de dos años asistí a una tertulia de la Asociación El Toro de Madrid en la que como invitado figuró Fernando Cuadri, y entre las muchas cosas interesantes que dijo el propietario de los cuadris, dejó una sentencia que se me quedó bien marcado a fuego en la cabeza y en el corazón. Dijo así:


ME PREOCUPARÍA SI LAS FIGURAS EMPEZARAN A MATAR MIS TOROS


Ahí queda eso, ahora que cada cual saque sus propias conclusiones. ¿Las mias? Por el momento satisfecho porque, aunque bien es verdad que en pequeñas dosis, se empiezan a ver pequeños "brotes verdes". Ahí está, por poner otro ejemplo, Morante de la Puebla, torero cuyo lema parece ser "Domecq, después Domecq, y luego más Domecq". Pues el de Puebla del Río matará en Beneficencia los lisardos de Valdefresno. Sí, de acuerdo, no es gran cosa, pero acostumbrados al sota, caballo y Rey, pasa que cuando sacan un dedo del pie de su redil, uno se emociona y se pone como unas castañuelas. No es gran cosa, pero tampoco Roma se construyó en dos días. Y la verdad prefiero pecar de optimismo exacervado a pasar otro invierno más, cabreado y amargado porque lo que se avecina es más de lo mismo. 
Y hablando de la Beneficencia, ¿alguien cree que Padilla se habrá visto en el mejor de sus sueños anunciado para torear en Madrid en tan señalado día? Pues si es así, esperemos que dicho sueño no se haga realidad. Más que nada, porque no ha hecho el más mínimo mérito para anunciarse en la corrida más importante del año en Las Ventas. Lo siento, es un tío que ya me gustaría a mí tener los dos bemoles que él tiene, y lo suyo en estos últimos tiempos tiene un mérito y un coraje envidiable. Pero de ahí a contar con él en un día así... Yo creo que ya es demasiado. 
Publicar un comentario