miércoles, 16 de mayo de 2012

SAN ISIDRO BUENO, SAN ISIDRO AMABLE.....

Antiguamente, en época de sequía, me cuenta mi abuela que se solía implorar a San Isidro Labrador para que hiciera llover a través de unas estrofas que decían así:

San Isidro bueno, San Isidro amable;
riega nuestros campos, que buena falta hace.

Pues algo parecido deberíamos hacer los sufridos abonados de Madrid, aunque realizando algunos ajustes en la estrofa; lo que viene siendo orar al Santo Patrón madrileño al grito de:

San Isidro bueno, San Isidro amable;
¡¡¡mándanos casta y bravura, que buena falta hace!!



Y si eso no puede ser, pues por lo menos que haga entrar en razón a ganaderos como el de hoy para mandar a toda su ganadería al matadero. Qué menos, después de bautizar la presuntamente Feria taurina más importante del mundo con su nombre. Claro, que a lo mejor ahí está el problema; el pobre santo, presenciando desde el cielo la mierda de feria que le rinde tributo, pensará: "¿Esto en mi honor? Vamos hombre, lo que me faltaba por ver. Ni milagros ni leches, os jodeis y os aguantais por manchar mi nombre y mi reputación de esa manera". Pues razón no le faltaría al hombre... Yo me pongo en su lugar y pienso que si para festejar mi día grande en la ciudad donde soy Santo Patrón, la ganadería de turno(Ventorrillo en este caso) lidia una moruchada impropia hasta para una capea, ¿como no me voy a cabrear? Y si encima llega un tío vestido de luces y con sus miedos, su incompetencia como director de lidia y lidiador, sus maneras de entrar a matar, su "ay que escondo la pata"; "ay que ahora la pata la pongo para allá"; "ay que la pata va pa´dentro"; "ay que ahora me escondo yo"; "ay que salgo corriendo"... entendemos a la prefección el cabreo que se gasta el porbre San Isidro. Pero como aficionado que soy me arrodillo sobre cualquier reclinatorio y le imploro aquello de "¿Y yo que culpa tenemos las 24.000 almas posadas en el tendido de todo esto, estimado San Isidro?" Con nosotros que no lo pague, que bastante tenemos ya encima. Un poquito de comprensión, por favor.
Aparicio, como ya digo, ni estuvo. Se inhibió en todo momento de sus facetas como director de lidia, los banderilleros le hicieron todo en los dos primeros tercios, con la muleta ni se dignó a ponerse de verdad... Ni que el chochón primero mordiera, Julito; y el pobre Terciopelo, ¿qué os hizo a ti y a tu picador para que lo masacrarais en varas? No creo que ninguno de los dos merecieran tampoco tanto pinchazo en los lomos, no se portaban mal hombre Julito; si eran muy buenos chicos, más de la cuenta.
El lote imposible se lo llevó Curro, el de Linares. Imposibles los dos toros por mansos y sin una mísera gota de casta en las venas. Abrevió con ambos y hasta la Feria del Arte y la Cultura, donde se te seguirá esperando con ilusión.
El Gallo de Salamanca vino a sustituir al lesionado Ángel Teruel. Y el Gallo lo intentó con muchas ganas pero esta vez desafinó un poco. Ante el tercero, un animal exigente que se empujó en varas y se arrancó con alegría en la segunda, tomando una buena vara de José Ney Zambrano, nunca optó por bajarle la mano, algo que el toro pedía a gritos y el matador desatendía. Mal lidiados tanto este como el 6º, que desarrolló genio y Eduardo no se terminó de confiar.

Total, que aquí se vivió otra tarde más de deseperación y cabreo general. Tanto que alguno se fue de la plaa entre almhoadillas. Mañana viene El Cid, ¿levantará la feria? Aunque cada vez que lo veo me surgen más dudas de si volverá a ser el Manuel Jesús que nos cautivó hace no muchos años con su mano izquierda, le sigo esperando con ilusión.
San Isidro, ¡¡ruega por nosotros!!


FICHA DEL FESTEJO

6 Toros de El Ventorrillo, de buenas hechuras aunque dispares cabezas. Mansos, abantos y descastados, a excepción del exigente 3º, el cual dio un juego más que aceptable en varas.

Julio Aparicio (grana y azabache): Bronca y bronca.
Curro Díaz (verde manzana y oro): Silencio y silencio.
Eduardo Gallo (azul pavo y oro): Saludos y silencio tras aviso.

Publicar un comentario