viernes, 13 de abril de 2012

OREJAS DE DISTINTOS MATICES

Dos orejas se han cortado en el primer festejo de la Feria de Abril de 2012. Dos orejas de distintos matices. Una, la que cortó el debutante Gonzalo Caballero, premiaba las ganas de alguien que quiere ser algo, el estar en novillero y, sobre todo, una buena estocada. Otra, la de Fernando Adrián, premiaba el pegapasismo moderno. Pero vayamos por partes.

Gonzalo Caballero demostró la bisoñez propia del debutante y, sobre todo, torpeza, mucha torpeza, algo imperdonable incluso para los que empiezan. Hasta en cuatro ocasiones resultó cogido por el tercero de la tarde, un animal noblote al que le faltó transmisión y con el que estuvo muy firme y muy en novillero. Por ello, y por la buena estocada con la que pasaportó al novillo, le dieron una oreja. Con el novillo que cerraba plaza más de lo mismo. Lo recibió desde el centro del platillo con chicuelinas, arrancándole el capote de las manos y poniéndole en serios apuros al hacerle hilo y tropezar el matador, pero afortunadamente no pasó a males mayores. El novillo daba ciertas opciones de triunfo, pero fue otro que se fue sin torear y con el que Caballero se mostró muy voluntarioso sí, pero mucho debe mejorar este chico, que Madrid está a la vuelta de la esquina y aquí no se le perdonarán este tipo de carencias. Atentos estaremos.

Fernando Adrián se llevó el mejor lote, un lote para que un novillero al que se le presume puntero y con mucho futuro se encumbrase en una plaza como lo es La Maestranza. Y lo consiguió (a medias, eso sí) con el quinto, animal que pedía a gritos que le cortaran las dos orejas. Faena con muchos muletazos, la mayoría ejecutándolos desde la lejanía y echando la patita hacia atrás. Mató de estocada atravesada de buen efecto. Oreja. Le pidieron la segunda, pero la señora presidenta consideró oportuna, acertadamente, su no concesión. El segundo se le fue al desolladero con la oreja puesta. Novillo que se arrancó de lejos en la primera vara y realizó una buena pelea. Llegó noble y repetidor a la muleta, algo que su matador desaprovechó. Faena sin acople, nunca colocándose en el sitio y llena de enganchones. Consiguió los mejores pasajes de la faena con la mano izquierda, mano con la que arrancó algún muletazo aceptable.

Abrió cartel el sevillano Javier Jiménez. En primer lugar dispuso de un novillo sin fondo y desclasado con el que compuso una faena larga y sin ningún interés. Se puso pesado tanto con la muleta como con la espada, por lo que escuchó dos avisos. El cuarto fue un novillo complicado que acusó la mala lidia que recibió en los dos primeros tercios. Llegó con mucho genio a la muleta, y Jiménez derrochó voluntad, aunque poniendose de nuevo pesadete, tanto así que recibió una seria voltereta afortunadamente sin consecuencias. Mató de otra buena estocada y escuchó una ovación.

 

FICHA DEL FESTEJO


Novillos de Fuente Ymbro,
correctos de presentación. Los mejores, 2º y 5º. Manso y complicado el 4º, sin fondo ni clase el 1º, nobles y sin chispa 3º y 6º.


JAVIER JIMÉNEZ
(de grana y oro): Silencio tras dos avisos y saludos.

FERNANDO ADRIÁN
(de verde manzana y oro): Silencio tras aviso y oreja con petición de la segunda y dos vueltas al ruedo.

GONZALO CABALLERO
(de azul marino y oro): Oreja y silencio.

 

 

 

 

 

 
Publicar un comentario